Sig­ni­fi­ca­ción de la muer­te de Jo­sé Mar­tí pa­ra la cul­tu­ra cu­ba­na

Arte por Excelencias - - CUBA - Por Car­los Ro­drí­guez Lo­ra

La caí­da en com­ba­te de Jo­sé Mar­tí en Dos Ríos, te­rri­to­rio de Ji­gua­ní, el 19 de ma­yo de 1895, fue una pér­di­da de gran­des di­men­sio­nes pa­ra la pa­tria cu­ba­na. Él ha­bía con­vo­ca­do y or­ga­ni­za­do lo que de­no­mi­nó Gue­rra Ne­ce­sa­ria, pa­ra lo­grar la in­de­pen­den­cia de Cu­ba del co­lo­nia­lis­mo de España. Con­ta­ba al mo­rir con 42 años. Su des­apa­ri­ción fí­si­ca fue un du­ro gol­pe en la con­ti­nua­ción de la lu­cha por la in­de­pen­den­cia; ade­más, se­gó la con­ti­nui­dad de su obra co­mo pen­sa­dor, ar­tis­ta y po­lí­ti­co de ex­tra­or­di­na­ria di­men­sión hu­ma­na.

La con­ti­nua­ción de la lu­cha ca­re­ció a par­tir de ese mo­men­to de sus im­por­tan­tes jui­cios y va­lo­ra­cio­nes en la cons­truc­ción de las ba­ses de la fu­tu­ra Re­pú­bli­ca, aque­lla que él afir­ma­ra de­bía ser “con to­dos y pa­ra el bien de to­dos”.

La sig­ni­fi­ca­ti­va crea­ción li­te­ra­ria de Mar­tí des­de su pe­rio­dis­mo fue lo­gran­do un al­can­ce es­cla­re­ce­dor de pro­fun­da vi­sión cul­tu­ral, po­lí­ti­ca y social en­la­zan­do la lu­cha en Cu­ba con sus raí­ces uni­ver­sa­les y en par­ti­cu­lar la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

En su poe­sía la­tió su co­ra­zón con una be­lle­za cau­ti­va­do­ra en las imá­ge­nes de los Ver­sos Sen­ci­llos o la ter­nu­ra de su amor fi­lial en el Is­mae­li­llo. Es­ti­mu­ló a los poe­tas cu­ba­nos con su crí­ti­ca pro­fun­da don­de des­ta­ca­ba acier­tos y li­mi­ta­cio­nes. Po­dría­mos re­fe­rir­nos a sus en­sa­yos tan vi­sio­na­rios de los orí­ge­nes, re­tos y ame­na­zas a la Amé­ri­ca es­pa­ño­la pa­ra lo­grar ase­gu­rar su iden­ti­dad y so­be­ra­nía.

La na­ción cu­ba­na que emer­gió en el si­glo xx sen­ti­ría in­ten­sa­men­te que no es­tu­vie­ra la in­te­li­gen­cia crea­do­ra y fun­da­do­ra de Jo­sé Mar­tí. Nos fal­tó esa vo­lun­tad, ese es­pí­ri­tu enal­te­ce­dor de lo me­jor del ser hu­mano. Fal­ta­ron sus emo­cio­nes, sus pro­fun­das ver­da­des, sus jui­cios cer­te­ros so­bre las raí­ces de los pue­blos y la po­si­bi­li­dad de ser cul­tos y li­bres a par­tir de sus pro­pios es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios.

Los cu­ba­nos y cu­ba­nas du­ran­te el si­glo xx y lo que trans­cu­rre del xxi, han ido pe­ne­tran­do in­ce­san­te­men­te en el le­ga­do pro­fun­da­men­te sa­gra­do y enal­te­ce­dor de los va­lo­res por los cua­les el lu­chó y en­tre­gó su pre­cio­sa vi­da; nues­tro de­ve­nir co­mo na­ción con su pre­sen­cia ha­bría al­can­za­do en me­nos tiem­po al­tas co­tas de edu­ca­ción, cul­tu­ra y ver­da­de­ra li­ber­tad, pe­ro su vi­da, pen­sa­mien­to y obra fue tan tras­cen­den­te que ha ser­vi­do de ejem­plo y aci­ca­te a di­ver­sas ge­ne­ra­cio­nes, que hi­cie­ron su­yas su an­he­lo de pa­tria cuan­do afir­mó: “… pa­tria no es más que eso, …la pa­sión del de­co­ro y ven­tu­ra del hom­bre. Re­pú­bli­ca no es más que eso, el de­seo ar­dien­te… de ver al hom­bre di­cho­so y li­bre”.

De la serie Mar­tí I y II, óleo so­bre lien­zo, Ale­xis Pan­to­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.