Me­dia Lu­na en Ce­lia

Arte por Excelencias - - CUBA - Por MA­RIT­ZA ACU­ÑA NÚ­ÑEZ

Me­dia Lu­na, cu­na de gran­des ha­za­ñas, tie­ne el es­pe­cial pri­vi­le­gio de ser la tie­rra na­tal de Ce­lia Sán­chez Man­du­ley , y de atesorar su ca­sa con­ver­ti­da hoy en Mu­seo Me­mo­rial, ubi­ca­da en la ave­ni­da Raúl Po­dio No. 111 en el ba­rrio de Pue­blo Nuevo.

Fue és­te el lu­gar es­co­gi­do por el Dr. Ma­nuel Sán­chez Silveira y su es­po­sa Aca­cia Man­du­ley Al­si­na pa­ra es­ta­ble­cer su ho­gar. Aquí na­ció a la 1:00 de la tar­de del 9 de ma­yo de 1920, la He­roí­na del Llano y de la Sie­rra. El 16 de octubre de 1920 fue ins­cri­ta en el Re­gis­tro Ci­vil del Juz­ga­do Mu­ni­ci­pal de Vi­ca­na ba­jo los nom­bres Ce­lia Est­her de los De­sam­pa­ra­dos Sán­chez Man­du­ley, los mis­mos con los que fue bau­ti­za­da el 22 de ju­lio de 1922 en la Pa­rro­quia de la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción de Man­za­ni­llo.

A la for­ma­ción del ca­rác­ter de es­ta mu­jer sin­gu­lar, in­flu­yó de­ci­si­va­men­te las con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas e his­tó­ri­cas de Me­dia Lu­na, así co­mo el am­bien­te fa­mi­liar, el con­tac­to pe­ren­ne con la cam­pi­ña y, es­pe­cial­men­te, la figura de Ma­nuel Sán­chez Silveira, su pa­dre.

Me­dia Lu­na era en aque­lla épo­ca un ba­rrio ru­ral del tér­mino mu­ni­ci­pal de Man­za­ni­llo y con­ta­ba con al­go más de 4 mil ha­bi­tan­tes. La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal era el cul­ti­vo, la co­se­cha y la mo­lien­da de ca­ña de azú­car, y a su vez cons­ti­tu­yó la úni­ca fuente de ocu­pa­ción de la in­men­sa mayoría de los tra­ba­ja­do­res, so­me­ti­dos al ré­gi­men de ex­plo­ta­ción. En él pre­do­mi­na­ban hu­mil­des ca­se­ríos y ca­lles de tie­rra in­tran­si­ta­ble cuan­do el tiem­po ha­cía de las su­yas. Te­nía en co­mún con los otros pue­blos del Gua­ca­na­ya­bo, no so­lo las bon­da­des de su cli­ma, la siem­pre be­lla con­ju­ga­ción del mar y las mon­ta­ñas, sino tam­bién las in­quie­tu­des cí­vi­cas y pa­trió­ti­cas de sus ha­bi­tan­tes y la tra­di­ción de lu­cha de su cla­se obre­ra.

En es­te me­dio social vi­vió Ce­lia su ni­ñez, ado­les­cen­cia y par­te de su ju­ven­tud. De ahí la tras­cen­den­tal im­por­tan­cia de la de­ci­són del ma­tri­mo­nio Sán­chez Man­du­ley de es­ta­ble­cer su ho­gar en Pue­blo Nuevo, pues cons­ti­tu­yó una só­li­da en­se­ñan­za pa­ra la le­gen­da­ria gue­rri­lle­ra que en­tró con luz pro­pia a la his­to­ria de nues­tra Pa­tria.

En el con­tex­to fa­mi­liar se des­ta­ca el ca­rác­ter de la ma­dre, siem­pre ale­gre y cor­dial, y la in­tere­san­te per­so­na­li­dad del pa­dre Ma­nuel Sán­chez Silveira, quien tras­cien­de en la bús­que­da de la jus­ti­cia pa­ra el hom­bre. Su con­di­ción fun­da­men­tal fue la de médico ru­ral, in­cur­sio­nó, ade­más, en la ar­queo­lo­gía, la es­pe­leo­lo­gía y fue un in­can­sa­ble in­ves­ti­ga­dor his­tó­ri­co que su­po exal­tar a los hé­roes de la in­de­pen­den­cia. Mar­tiano de­vo­to, pa­trio­ta sin ta­cha, apor­tó a la his­to­rio­gra­fía cu­ba­na el lu­gar exac­to don­de ca­yó Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des . Edu­có a sus hi­jos sin dog­mas de con­ven­cio­na­lis­mos, pre­jui­cios y ri­gi­de­ces.

Con ape­nas 6 años Ce­lia en­fren­tó la tem­pra­na au­sen­cia de la ma­dre y ocu­pan es­te enor­me va­cío en el ho­gar la figura del pa­dre, la abue­la Ire­ne y la tía Glo­ria, quie­nes in­flu­ye­ron no­ta­ble­men­te en la for­ma­ción de há­bi­tos y con­duc­ta de la ni­ña que se ca­rac­te­ri­zó por un tem­pe­ra­men­to in­quie­to, do­ta­da de gra­cia, sim­pa­tía y sen­ti­do del hu­mor. Cul­ti­vó ha­bi­lia­da­des que su­po man­te­ner a lo largo de to­da su vi­da: la no­ta­ble des­tre­za en las ar­tes ma­nua­les, el gus­to por la co­ci­na y el amor a la na­tu­ra­le­za. Cre­ció en un es­pí­ri­tu de to­tal cu­rio­si­dad gra­cias a las en­se­ñan­zas de su pa­dre. De él he­re­dó la re­cie­dum­bre de ca­rác­ter, el amor a los hu­mil­des y las más ele­va­das ideas de jus­ti­cia y dig­ni­dad. No so­lo fue la hi­ja que más se le pa­re­ció fí­si­ca­men­te, sino la que más cer­ca es­tu­vo de él, el gra­do de iden­ti­fi­ca­ción en­tre am­bos es digno de des­ta­car.

La sa­bia de­ci­sión del Dr. Sán­chez de in­gre­sar a sus hi­jos en la es­cue­la pú­bli­ca del ba­rrio de Pue­blo Nuevo, mar­có pa­ra siem­pre a la ni­ña Ce­lia. El con­tac­to di­rec­to con las ca­pas más hu­mil­des, el re­cuer­do de la maes­tra es­cri­bien­do en la pi­za­rra con una mano y con la otra sos­te­nien­do una som­bri­lla en la épo­ca de llu­via, la so­li­dez en la do­cen­cia, el fomento en los alum­nos de los me­jo­res va­lo­res cí­vi­cos y pa­trió­ti­cos im­preg­na­das por las in­te­li­gen­tes maes­tras Adol­fi­na Cos­sío Es­tu­ro, Is­mae­la Cés­pe­des y Bea­triz Per­nías, con­tri­bu­ye­ron a se­di­men­tar su for­ma­ción co­mo par­te del acer­vo fa­mi­liar que re­ci­bió Ce­lia des­de la cu­na mis­ma.

Sin lu­gar a du­das, el Dr. Ma­nuel Sán­chez Silveira, Me­dia Lu­na, Pue­blo Nuevo y el am­bien­te social, abier­to y so­li­da­rio en que na­ció y cre­ció Ce­lia, la pre­pa­ra­ron pa­ra ade­lan­tar­se a su épo­ca y con­ver­tir­se en una de las fi­gu­ras fe­me­ni­nas más im­por­tan­tes de nues­tra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.