Ca­mino de la ma­du­rez

Arte por Excelencias - - ESPAÑA - Por YORDANIS RI­CAR­DO PUPO Fo­to @YRICARDO

La edi­ción 39 de la fe­ria de ar­te con­tem­po­rá­neo Ar­co Madrid, en­tre el 26 de fe­bre­ro y el 1ro. de mar­zo, cerró sus puer­tas con un ba­lan­ce muy po­si­ti­vo y un al­to rit­mo de ven­tas. Y aun­que los vi­si­tan­tes han ba­ja­do un sie­te por cien­to, has­ta los no­ven­ta y tres mil, la crí­ti­ca con­si­de­ra que ha me­jo­ra­do en la ca­li­dad de las obras y los ar­tis­tas se­lec­cio­na­dos, lo que ha atraí­do a más co­lec­cio­nis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

La ba­ja­da de pú­bli­co era de es­pe­rar, por el mie­do al con­ta­gio con el co­ro­na­vi­rus, de los que se han con­fir­ma­do en España más de un cen­te­nar de ca­sos. Sin em­bar­go, en­tre las ga­le­rías (209 de 30 paí­ses) y co­lec­cio­nis­tas in­vi­ta­dos no hu­bo can­ce­la­cio­nes im­por­tan­tes, y el even­to trans­cu­rrió con nor­ma­li­dad.

Tam­po­co hu­bo du­ran­te la inau­gu­ra­ción la tra­di­cio­nal obra po­lí­ti­ca/po­lé­mi­ca que sue­le em­pa­ñar la jor­na­da y afear la vi­si­ta de los re­yes de España, aun­que al­gu­nas se ro­ba­ron los ti­tu­la­res, co­mo la del fin­lan­dés Rii­ko Sak­ki­nen, que ri­di­cu­li­za con fa­ke news el le­ga­do de Fran­cis­co Fran­co (Fran­co no era tan malo co­mo di­cen, ga­le­ría Fors­blom) y unas ban­de­ras chi­le­nas en las que Fer­nan­do Prats pin­tó un gra­fi­ti con el le­ma «El vio­la­dor eres tú» (ga­le­ría Joan Prats).

DIÁ­LO­GOS Y OPE­NING

Con la par­ti­ci­pa­ción de diez ga­le­rías, más de la mi­tad de ellas lle­ga­das de Amé­ri­ca, el pro­gra­ma co­mi­sa­ria­do Diá­lo­gos se cen­tró en las prác­ti­cas del ar­te en La­ti­noa­mé­ri­ca. Co­mo de cos­tum­bre, en ca­da es­pa­cio se ex­pu­so la obra de dos ar­tis­tas, par­tien­do de la idea de po­ten­ciar un diá­lo­go in­ter­ge­ne­ra­cio­nal.

Una de las ga­le­rías la­ti­noa­me­ri­ca­nas que más lla­mó la aten­ción fue la gua­te­mal­te­ca Pro­yec­tos Ul­tra­vio­le­ta, que tra­jo la obra de He­llen As­co­li y Nau­fus Ra­mí­rez­fi­gue­roa. Es­te «es­pa­cio pa­ra la ex­pe­ri­men­ta­ción en el ar­te con­tem­po­rá­neo» re­ci­bió el Pre­mio Ibe­ria Diá­lo­gos —en­tre­ga­do por pri­me­ra vez—, y tam­bién el XIII Pre­mio illy Sus­tai­nart, que re­co­no­ció las crea­cio­nes de He­llen As­co­li, don­de se fun­den tra­di­cio­nes tex­ti­les y con­tem­po­ra­nei­dad.

En su tra­ba­jo, ins­pi­ra­do en la erup­ción del Vol­cán de Fue­go, la gua­te­mal­te­ca afin­ca­da en Wis­con­sin rinde ho­me­na­je a la figura ar­te­sa­nal de las te­je­do­ras de su país. Ca­da pie­za, ela­bo­ra­da «con ba­se de te­la te­ji­da en te­lar de cin­tu­ra, al­go­dón, te­la en­con­tra­da, al­go­dón cos­tu­ra­do a mano o so­bre gan­chos di­se­ña­dos», res­pon­de a nom­bres de poe­mas co­mo Don­de nos acu­cli­lla­mos en amor, Mu­je­res pie­dra

o dón­de las pie­dras co­bran vi­da o A ve­ces el cie­lo se abre.

Por su par­te, Ope­ning, la sec­ción de­di­ca­da a los pro­yec­tos y crea­do­res emer­gen­tes, es­tu­vo for­ma­da por vein­tiún ga­le­rías de ca­tor­ce paí­ses de Áfri­ca, Amé­ri­ca y Eu­ro­pa. Un ju­ra­do es­pe­cia­li­za­do es­co­gió al ar­tis­ta ru­mano Vlad Nan­ca˘, re­pre­sen­ta­do por Su­prain­fi­nit, co­mo ga­na­dor del VI Pre­mio Ope­ning. El ga­lar­dón, al igual que Ibe­ria Diá­lo­gos, re­com­pen­sa al me­jor stand de la sec­ción con la de­vo­lu­ción del va­lor de su es­pa­cio en la fe­ria.

Es­te año es ex­tra­ña la au­sen­cia en es­tos pro­gra­mas de ga­le­rías cu­ba­nas, pues en nu­me­ro­sas oca­sio­nes he­mos vis­to, por ejem­plo, a Aca­cia par­ti­ci­pan­do en Diá­lo­gos. Se de­mues­tra la im­por­tan­cia de Ope­ning pa­ra las jó­ve­nes ga­le­rías, pues El Apar­ta­men­to si­gue de­jan­do su im­pron­ta en el pro­gra­ma ge­ne­ral, y es­te año se han vuel­to a ver fo­to­gra­fías de Lean­dro Feal y Rey­nier Ley­va Novo, pinturas de Dia­na Fon­se­ca y un par de es­cul­tu­ras en ma­de­ra de Ores­tes Her­nán­dez, ade­más de pie­zas de Alex Her­nán­dez, Ariam­na Con­tino, Eze­quiel Suá­rez y Le­vi Or­ta.

Tam­bién vi­nie­ron los del proyecto so­cio­cul­tu­ral De­del­mu (De­trás del Mu­ro), co­mi­sa­ria­do por Juan Delgado y co­no­ci­dos en la Is­la por sus in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas du­ran­te las Bie­na­les de La Ha­ba­na. En su pa­be­llón des­ta­ca­ban dos Fa­be­los: uno mo­no­cro­má­ti­co, re­co­no­ci­ble des­de la dis­tan­cia, y otro en for­ma de es­pi­ral, lleno de co­lor… dos ca­ras de una mis­ma sa­ga: Ro­ber­to Fa­be­lo y Ga­briel Fa­be­lo Hung. Tam­bién ha­bía pie­zas de Ra­chel Valdés, Ado­nis Flo­res y Elio Je­sús Fon­se­ca, en­tre otros ar­tis­tas cu­ba­nos.

Es­ta edi­ción de Ar­co no se ha de­di­ca­do a nin­gún país, aun­que la fe­ria man­tu­vo el ojo pues­to en La­ti­noa­mé­ri­ca, cen­tran­do su pro­gra­ma es­pe­cial en la in­fluen­cia del cubano Fé­lix Gon­zá­lez­to­rres (1957-1996) en las prác­ti­cas ar­tís­ti­cas con­tem­po­rá­neas.

It's just a mat­ter of ti­me/ Es so­lo cues­tión de tiem­po fue co­mi­sa­ria­da por Ale­jan

ON THE WAY TO MATURITY

The 39th edi­tion of the con­tem­po­rary art fair “Ar­co Madrid”, bet­ween Fe­bruary 26 and March 1st, ca­me to an end with very po­si­ti­ve re­sults and a high sales ra­te. And alt­hough vi­si­tors' num­bers ha­ve drop­ped by se­ven per­cent, to ni­nety-th­ree thou­sand, cri­tics be­lie­ve that the qua­lity of the works and se­lec­ted ar­tists has im­pro­ved, which dro Ce­sar­co y Ma­son Lea­ver-yap, con el apo­yo de Ma­nuel Se­ga­de en el pro­gra­ma dis­cur­si­vo. La in­te­gra­ron die­ci­séis ar­tis­tas de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes y paí­ses (otra vez fue no­to­ria la au­sen­cia de cu­ba­nos), en los que el con­cep­to de in­fluen­cia «se en­tien­de co­mo un po­ten­cial que si­mul­tá­nea­men­te per­mi­te nue­vas pro­duc­cio­nes, así co­mo re­de­fi­nir otras pre­vias y re­fle­xio­nar so­bre for­mas de dis­per­sión con­ti­nuas: có­mo la in­fluen­cia tran­si­ta a fa­vor y en con­tra del tiem­po».

Es so­lo cues­tión de tiem­po ocu­pó una par­te del Pa­be­llón 7, pe­ro tam­bién el cen­tro de Madrid con va­llas pu­bli­ci­ta­rias con re­pro­duc­cio­nes de esa obra, crea­da por Gon­za­lez-to­rres en 1992: una fra­se en in­glés so­bre fon­do ne­gro que re­su­me en sí mis­ma la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca del ar­tis­ta: de­cir mu­cho con ca­si na­da.

Sin em­bar­go, más allá de lo pu­ra­men­te con­cep­tual, el pro­gra­ma no sa­lió bien pa­ra­do. Fue más rui­do que nue­ces, se po­dría de­cir, por­que la pe­cu­liar for­ma del cubano de con­ver­tir el do­lor en ar­te da­ba pa­ra más que un pu­ña­do de glo­bos o le­tras es­par­ci­dos por el sue­lo, una in­men­sa ho­ja de pa­pel con do­ble­ces o un lien­zo de tres co­lo­res que si­mu­lan la es­qui­na don­de el ar­tis­ta de­ja­ba sus mon­ta­ñas de ca­ra­me­los.

In­clu­so fue­ra de la sec­ción se po­día ver me­jor su in­fluen­cia (o no), co­mo en la ins­ta­la­ción del ma­dri­le­ño Ál­va­ro Ur­bano, don­de an­te una puer­ta ce­rra­da se amon­ta­ban car­tas… o has­ta en la pro­pia mon­ta­ña de ca­ra­me­los co­lor rosa (Pla­ce­bo rosa), en­vuel­tos en la ban­de­ra de España, con la que el gua­te­mal­te­co Es­vin Alar­cón le qui­so ren­dir ho­me­na­je (a la vez que de­nun­ciar la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la en Amé­ri­ca).

En­tre las ha­bi­tua­les pro­pues­tas de los prin­ci­pa­les dia­rios es­pa­ño­les destacamos la de El País, muy so­bria en co­lor, pe­ro muy pro­fun­da en con­te­ni­do. So­lo diez pa­la­bras, ín­ti­ma­men­te uni­das a la po­lí­ti­ca y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que se de­gra­dan an­te los ojos del vi­si­tan­te has­ta vo­la­ti­li­zar­se. «Las pa­la­bras son tam­bién una for­ma de ar­te», con­fir­ma­ba el ar­tis­ta has at­trac­ted mo­re na­tio­nal and in­ter­na­tio­nal co­llec­tors.

The de­crea­se in pu­blic was ex­pec­ted, for fear of con­ta­gion with the co­ro­na­vi­rus, of which mo­re than a hun­dred ca­ses ha­ve been con­fir­med in Spain. Ho­we­ver, the­re we­re no ma­jor can­ce­lla­tions among the ga­lle­ries (209 from 30 coun­tries) and guest ca­ta­lán An­to­ni Mun­ta­das (re­si­den­te en Nue­va York des­de 1971), quien le­van­tó es­te es­pa­cio con la ayu­da del ar­qui­tec­to Juan He­rre­ros.

Co­mo siem­pre, en Ar­co hu­bo de to­do: pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, ins­ta­la­cio­nes, fo­to­gra­fía, vi­deo, new me­dia, di­bu­jo, gra­ba­do y has­ta co­sas in­nom­bra­bles… fir­ma­das por re­pre­sen­tan­tes de las van­guar­dias his­tó­ri­cas, de los clá­si­cos con­tem­po­rá­neos y del ar­te más ac­tual, aun­que ca­da vez más se evi­ta la apa­rien­cia de mer­ca­di­llo, y se apues­ta por pro­gra­mas co­mi­sa­ria­dos o la pre­sen­ta­ción de uno o dos crea­do­res, pa­ra in­ten­tar dar­les una ma­yor voz y cer­ca­nía con el pú­bli­co.

La me­ca de los gran­des maes­tros de la van­guar­dia y la mo­der­ni­dad es­ta­ba en el stand del ma­dri­le­ño Lean­dro Na­va­rro, un pe­que­ño mu­seo don­de po­días en­con­trar des­de un Kan­dinsky, Mi­ró, Da­lí o Tà­pies has­ta una es­cul­tu­ra mó­vil de Cal­der, va­lo­ra­da en 1,8 mi­llo­nes. Mien­tras que en el de la fir­ma neo­yor­qui­na Ed­ward Ty­ler Nahem ha­bía obras de Wi­fre­do Lam, Ro­bert Raus­chen­berg y Roy Lich­tens­tein, ade­más de un pi­cas­siano Re­tra­to de Jac­que­li­ne, lo más ca­ro de Ar­co (6,5 mi­llo­nes), se­gui­da por la gran es­cul­tu­ra de Chi­lli­da, que lle­vó la ga­le­ría sui­za Hau­ser & Wirth (5 mi­llo­nes).

Vi­mos pie­zas mu­cho más de­co­ra­ti­vas que ar­tís­ti­cas, so­bre to­do en­tre las que se ex­po­nían sus­pen­di­das del te­cho: plan­tas tro­pi­ca­les, ani­ma­les exó­ti­cos, es­pec­tros par­lan­chi­nes, redes de pes­car… e, in­clu­so, ab­sur­das, co­mo me­che­ros enamo­ra­dos, mu­ñe­cas de­ca­pi­ta­das, na­ran­jas con ojos, le­chu­gas, co­ches de are­na o una mo­to fu­tu­ris­ta con lu­ces de neón.

Del 24 al 28 de fe­bre­ro de 2021 Ar­co ce­le­bra­rá su cum­plea­ños 40, sin Chi­le co­mo país in­vi­ta­do co­mo que­rían sus or­ga­ni­za­do­res, de­bi­do a la si­tua­ción po­lí­ti­ca de la na­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na; ya tra­ba­jan en una al­ter­na­ti­va que será anun­cia­da pró­xi­ma­men­te. De mo­men­to, ni co­ro­na­vi­rus ni cri­sis eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas han po­di­do con una fe­ria que avan­za, in­de­te­ni­ble, ha­cia la ma­du­rez. co­llec­tors, and the event was nor­mal.

With the par­ti­ci­pa­tion of ten ga­lle­ries, mo­re than half of them co­ming from Ame­ri­ca, the cu­ra­ted pro­gram “Diá­lo­gos” fo­cu­sed on art prac­ti­ces in La­tin Ame­ri­ca. As usual, in each spa­ce the work of two ar­tists was ex­hi­bi­ted, ba­sed on the idea of pro­mo­ting an in­ter­ge­ne­ra­tio­nal dia­lo­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.