ÓPE­RA DE BEI­JING

Con­tar Chi­na a tra­vés del ar­te es­cé­ni­co

Arte por Excelencias - - CUBA - Por TAISSÉ DEL VA­LLE VALDÉS

La ópe­ra de Bei­jing es ca­ta­lo­ga­da co­mo la quin­taes­cen­cia de la cul­tu­ra chi­na, por lo que a me­nu­do for­ma par­te del in­ter­cam­bio cul­tu­ral en el ex­tran­je­ro. Se con­ju­gan en ella el ar­te es­cé­ni­co to­do. Hay es­pa­cio pa­ra can­tos, dan­za, ora­li­dad, ac­tua­ción y ar­tes mar­cia­les. La fas­tuo­si­dad de los tra­jes y los co­lo­ri­dos ma­qui­lla­jes tam­bién le im­pri­men un se­llo dis­tin­ti­vo.

Sur­gió ha­ce más de dos si­glos en la ca­pi­tal. En un ini­cio ha­bía va­rias ópe­ras lo­ca­les en el sur del país, de­no­mi­na­das Hui­ban, que tu­vie­ron mu­cho au­ge en 1790. To­man­do co­mo ba­se el Hui­ban, na­ció la ac­tual Ópe­ra de Bei­jing, que in­clu­yó el mis­mo re­per­to­rio y can­ti­dad de ar­tis­tas pro­fe­sio­na­les y afi­cio­na­dos, y que des­de lue­go ha con­ti­nua­do ac­tua­li­zán­do­se.

El re­per­to­rio re­la­ta fun­da­men­tal­men­te las his­to­rias de las an­ti­guas di­nas­tías Zhen y Tang, sus en­fren­ta­mien­tos mi­li­ta­res, con­flic­tos amo­ro­sos y le­yen­das. Las fun­cio­nes se ofre­cían fun­da­men­tal­men­te en el pa­la­cio im­pe­rial, en las vi­vien­das de las fa­mi­lias aris­tó­cra­tas y tam­bién en el pue­blo. Gra­cias al apo­yo ma­te­rial de la cor­te y la cla­se no­ble, es­te ar­te mu­si­cal se desaro­lló.

La se­gun­da eta­pa de apo­geo ocu­rrió en­tre 1920-1940, de­bi­do al sur­gir­mien­to de las di­fe­ren­tes es­cue­las, en­tre las cua­les des­ta­can las de Mei, Shang, Cheng y Xun, con Mei Lan­fang (1900-1976), Shang Xiao­yun (19001976), Cheng Yan­qiu ( 1904-1958) y Xun Huis­heng (1900-1968) co­mo ini­cia­do­res.

Ca­da una de es­tas for­ma­ron la can­te­ra de ac­to­res que des­pués tra­ba­ja­rían en la ópe­ra. Uno de ellos fue Mei Lan­fang, el más fa­mo­so. Su ta­len­to era re­co­no­ci­do tan­to en la es­ce­na lo­cal co­mo fo­rá­nea. Tra­ba­jó des­de los on­ce años y fue gra­cias a él que la ópe­ra se dio a co­no­cer en el ex­tran­je­ro, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. En el vie­jo con­ti­nen­te sor­pren­dió tan­to que con­si­de­ra­ron a la ópe­ra co­mo la es­cue­la re­pre­sen­ta­ti­va del ar­te es­cé­ni­co del gi­gan­te asiá­ti­co.

Otro he­cho que la in­ter­na­li­zó fue el es­treno del lar­go­me­tra­je Adiós a mi

con­cu­bi­na (1993). Di­cho fil­me rom­pió el mi­to de la ópe­ra, de­ve­lan­do los du­ros mé­to­dos de en­se­ñan­za en una épo­ca de tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les que mar­ca­ron el país.

Cuan­do no es­tá de gi­ra, ha­bi­tual­men­te se pre­sen­ta en el Gran Tea­tro Chang’an. Ade­más, se rea­li­za ca­da año el Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Afi­cio­na­dos de la Ópe­ra de Bei­jing, el cual atrae a fa­ná­ti­cos de to­do el mun­do. Tam­bién ofre­cen fun­cio­nes es­pe­cia­les du­ran­te la ce­le­bra­ción del Año Nuevo Lu­nar Chino. A par­tir de 2008 la en­se­ñan­za de la ópe­ra for­ma par­te del pro­gra­ma de las es­cue­las. La Ópe­ra de Bei­jing fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad el 16 de no­viem­bre de 2010 por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y Cul­tu­ra (Unes­co).

Hoy el re­per­to­rio tra­di­cio­nal in­clu­ye más de mil pie­zas, pro­ve­nien­tes de re­la­tos o no­ve­las his­tó­ri­cas so­bre en­fren­ta­mien­tos po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res. En las ac­tua­cio­nes de la ópe­ra no fal­ta ni el kung fu ni el suo­na, es­te último ins­tru­men­to de vien­to na­cio­nal de Chi­na. Tam­po­co se au­sen­tan el bai­le de man­ga de aguas, que re­sal­ta la be­lle­za y ele­gan­cia de las bai­la­ri­nas, y el cam­bia ca­ras, téc­ni­ca sor­pren­den­te en tan­to re­ve­la las in­te­rio­ri­da­des del per­so­na­je.

Asis­tir a un es­pec­tácu­lo de la Ópe­ra de Bei­jing es, sin du­das, des­cu­brir la vas­ta his­to­ria y cul­tu­ra chi­nas a tra­vés de es­te mul­ti­co­lo­ri­do ar­te es­cé­ni­co, así co­mo va­li­dar que es la re­pre­sen­ta­ción mu­si­cal por ex­ce­len­cia de la na­ción.

Ha­ce tres dé­ca­das Car­los Al­ber­to Cre­ma­ta Mal­ber­ti, Tin, un al­qui­mis­ta de los sue­ños con una pro­fun­da vo­ca­ción mar­tia­na, lo­gró lo que pa­re­cía una uto­pía: fun­dar una com­pa­ñía de tea­tro in­fan­til in­te­gra­da por ni­ños que im­pro­vi­san, jue­gan, can­tan, bai­lan, se di­vier­ten de ma­ne­ra crea­ti­va, de­rro­chan ter­nu­ra, apren­den so­bre el de­sin­te­rés, la ho­nes­ti­dad, la so­li­da­ri­dad y se con­vier­ten en per­so­nas de bien.

To­do co­men­zó el 14 de fe­bre­ro de 1990, Día del Amor y la Amis­tad. El jo­ven Tin to­da­vía es­tu­dia­ba Di­rec­ción Tea­tral y era el guio­nis­ta del es­pa­cio te­le­vi­si­vo «Cuan­do yo sea gran­de», di­ri­gi­do por su ma­dre, Irai­da Mal­ber­ti. Lo que na­ció co­mo La Col­me­na, un proyecto tea­tral pa­ra adul­tos, en po­co tiem­po de­vino La Col­me­ni­ta, obra a la cual Cre­ma­ta ha con­sa­gra­do los úl­ti­mos trein­ta años de su vi­da.

El 2 de abril de 1994, Tin es­tre­nó con ni­ños y adul­tos, en el tea­tro Karl Marx, la pie­za Me­ñi­que, ins­pi­ra­da en el cuen­to del fran­cés Édouard de La­bou­la­ye adap­ta­do por Jo­sé Mar­tí en La Edad de Oro.

A lo largo de su his­to­ria La Col­me­ni­ta ha lle­va­do a la es­ce­na clá­si­cos de la cul­tu­ra cu­ba­na y universal con­ver­ti­dos en gran­des re­vis­tas mu­si­ca­les. El 1ro. de ju­nio de 1996, Día In­ter­na­cio­nal de la In­fan­cia, pre­sen­ta­ron en la Sa­la Ave­lla­ne­da del Tea­tro Na­cio­nal de Cu­ba La cu­ca­ra­chi­ta Mar­ti­na. Le se­gui­ría, en 1997, Blan­ca­nie­ves y los sie­te enani­tos, con adap­ta­ción de la fa­lle­ci­da dra­ma­tur­ga Julia Gon­zá­lez Ca­rid. Al de­cir de Cre­ma­ta, es «el es­pec­tácu­lo más gran­do­te que ha he­cho La Col­me­ni­ta y el más que­ri­do por los col­me­ne­ros. La bru­ja es una acró­ba­ta de la Com­pa­ñía Ha­va­na que se cae apa­ra­to­sa­men­te. La gen­te se le­van­ta en sus asien­tos y la aplau­de mu­cho. Es el es­pec­tácu­lo más di­fí­cil, más com­ple­jo en cuan­to a so­ni­do y es­ce­no­gra­fía. La ver­sión es cu­ba­ní­si­ma y les en­can­ta a los ni­ños».

Y es que de­trás de ca­da his­to­ria siem­pre hay un men­sa­je pa­ra los ni­ños y sus pa­dres. Se ha po­di­do cons­ta­tar en Ri­ci­tos de oro, Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas, Pe­dro y el lo­bo, La mu­ñe­ca ne­gra, El mun­do al re­vés, Las aven­tu­ras del ca­pi­tán Plin, Tra­ve­sía má­gi­ca y mu­chos otros que ha­rían in­ter­mi­na­ble la lis­ta.

Lo que más ha sor­pren­di­do a ar­tis­tas de re­nom­bre en la Ma­yor de las

An­ti­llas es la ca­li­dad de la or­ques­ta de La Col­me­ni­ta, in­te­gra­da por ni­ños que in­ter­pre­tan pá­gi­nas mu­si­ca­les de los maes­tros Juan For­mell, Adal­ber­to Ál­va­rez y Arsenio Ro­drí­guez, o de Mi­guel Ma­ta­mo­ros, Sin­do Ga­ray y Ma­nuel Co­ro­na, ex­po­nen­tes de la tro­va tra­di­cio­nal cu­ba­na. Con­fie­sa Tin que el se­cre­to es­ta en apren­der­se las can­cio­nes y pa­rar­se a to­car­las en­ci­ma de un es­ce­na­rio, aun­que sea el más chi­qui­to del mun­do. Da igual si es en un en­sa­yo con pú­bli­co, en el res­tau­ran­te de la se­de prin­ci­pal an­te ami­gos in­vi­ta­dos a un al­muer­zo o en una fun­ción de la com­pa­ñía.

Hoy exis­ten fi­lia­les en San­cti Spi­ri-tus y Vi­lla Cla­ra, así co­mo en va­rios mu­ni­ci­pios de la ca­pi­tal. Los in­te­gran­tes de La Col­me­ni­ta de la Policía Na­cio­nal Re­vo­lu­cio­na­ria ac­túan en co­mu­ni­da­des de trán­si­to de La Ha­ba­na. Los col­me­ne­ros tam­bién es­tán pre­sen­tes en la es­cue­la es­pe­cial de discapacit­ados físico-mo­to­res So­li­da­ri­dad con Panamá, en la es­cue­la es­pe­cial Re­né Vil­ches Ro­jas y en la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Venezuela. Por la­bor tan al­truis­ta, el 3 de octubre de 2007 la com­pa­ñía fue nom­bra­da Em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad de la Uni­cef.

En 2017 la tro­pa de Tin ob­tu­vo una no­mi­na­ción a los Pre­mios Grammy La­ti­nos, en la ca­te­go­ría de música in­fan­til, por el dis­co Añe­jo jar­dín, con las can­cio­nes del es­pec­tácu­lo Ri­ci­tos Valdés, una pa­ro­dia del clá­si­co Los tres osi­tos.

En­tre los pro­yec­tos de Cre­ma­ta pa­ra ce­le­brar los trein­ta años de la com­pa­ñía des­ta­ca la pu­bli­ca­ción del li­bro Re­cuer­dos de La Col­me­ni­ta, don­de re­co­ge­rá un gru­po de anéc­do­tas, fo­tos y una se­lec­ción de los tes­ti­mo­nios es­cri­tos por in­ter­nau­tas en la sec­ción ho­mó­ni­ma del si­tio di­gi­tal Cu­ba­de­ba­te. Co­mo re­ga­lo es­pe­cial del can­tau­tor Sil­vio Ro­drí­guez, se es­tre­na­rá la can­ción So­mos La Col­me­na, con arre­glo de Leo Brou­wer.

Los col­me­ne­ros nun­ca aban­do­nan del to­do la com­pa­ñía. Cuan­do cre­cen, al­gu­nos per­ma­ne­cen co­mo maes­tros. Otros si­guen en el ca­mino del ar­te. Pe­ro to­dos man­tie­nen vi­vos los pre­cep­tos mar­tia­nos apren­di­dos en La Col­me­ni­ta que los lle­va­ron a tran­si­tar por la sen­da del bien y de la jus­ti­cia social.

A “BEEHIVE” FULL OF LO­VE Cre­ma­ta Mal­ber­ti (“Tin”), an “al­che­mist” of dreams with a deep vo­ca­tion for Jo­sé Mar­tí, ac­com­plis­hed what see­med li­ke a uto­pia: foun­ding a chil­dren's thea­ter com­pany ma­de up of chil­dren who im­pro­vi­se, play, sing, dan­ce and ha­ve fun in a creative way, thus squan­de­ring ten­der­ness and lear­ning about sel­fless­ness, ho­nesty, so­li­da­rity and be­co­ming good per­sons. It all star­ted on Fe­bruary 14, 1990, the “Day of Lo­ve and Friends­hip”. Young "Tin" was Still stud­ying Thea­ter Di­rec­tor and was the screenw­ri­ter for the te­le­vi­sion pro­gram “When I grow up”, di­rec­ted by his mot­her, Irai­da Mal­ber­ti. What was born as "La Col­me­ga" (The Beehive). a thea­ter pro­ject for adults, soon be­ca­me “La Col­me­ni­ta”, a work to which Cre­ma­ta has de­vo­ted the last thirty years of his li­fe. On April 2, 1994, “Tin” pre­mie­red with chil­dren and adults, at the Karl pi­red on the French story by Édouard de La­bou­la­ye adap­ted by Jose Mar­ti in "The Gol­den Age”.

Ca­lle 4 no. 257 e/ 11 y 13, El Ve­da­do, La Ha­ba­na, Cu­ba. Telf.: (53) 7835 5783 / 7833 0047 Email: pre­si­den­cia@cu­baes­ce­na.cult.cu Web: www.cu­baes­ce­na.cu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.