ES­CE­NA CO­LEC­TI­VA Y DE­NUN­CIA

ES­CE­NA CO­LEC­TI­VA Y DE­NUN­CIA

Arte por Excelencias - - CHILE - VI­VIAN MAR­TÍ­NEZ TABAREZ

En el último se­mes­tre Chi­le ha si­do no­ti­cia per­ma­nen­te de­bi­do a las ma­ni­fes­ta­cio­nes so­cia­les mul­ti­tu­di­na­rias que ha con­vo­ca­do el pue­blo con­tra me­di­das neo­li­be­ra­les del go­bierno y la­men­ta­ble­men­te tam­bién por las reac­cio­nes re­pre­si­vas. El tea­tro, siem­pre con su ol­fa­to agu­za­do pa­ra me­dir las ten­sio­nes so­cia­les, ya ha­bía da­do mues­tras de in­sa­tis­fac­cio­nes y abu­sos. Ahí es­tán Ma­te­lu­na, de Gui­ller­mo Cal­de­rón, so­bre la in­jus­ta con­de­na a un ex­gue­rri­lle­ro acu­sa­do fal­sa­men­te de un asal­to a un ban­co, en bri­llan­te ex­pe­rien­cia de tea­tro do­cu­men­to;

Ñu­ke, de Pau­la Gon­zá­lez, so­bre las ar­bi­tra­rie­da­des que pa­de­ce la po­bla­ción ma­pu­che, re­pre­sen­ta­da en un es­pa­cio que re­cons­tru­ye el de la ru­ca o vi­vien­da tí­pi­ca de ese pue­blo, y una pie­za sui gé­ne­ris que quie­ro co­men­tar: Pai­sa­jes pa­ra no co­lo­rear, acerca de la vio­len­cia de gé­ne­ro, des­de la óp­ti­ca de nue­ve ado­les­cen­tes.

El di­rec­tor, Mar­co La­ye­ra, es un po­le­mis­ta in­na­to, que al fren­te de su com­pa­ñía La Re-sen­ti­da ha pro­vo­ca­do re­vue­lo con pues­tas en es­ce­na co­mo La ima­gi­na­ción del fu­tu­ro o La dic­ta­du­ra de lo co­ol, pues su tea­tro abor­da con cru­de­za una he­ri­da que no cie­rra, cau­sa­da por la dic­ta­du­ra. Pai­sa­jes pa­ra no co­lo­rear es fru­to es de un pro­ce­so co­lec­ti­vo en el cual nue­ve ado­les­cen­tes de en­tre 13 y 17 años, y sin ex­pe­rien­cia tea­tral, en ta­lle­res y en­cuen­tros dia­lo­ga­ron con más de un cen­te­nar de mu­cha­chas de cin­co co­mu­nas de San­tia­go que ha­bían su­fri­do abu­so se­xual o al­gún ti­po de vio­len­cia; du­ran­te el pro­ce­so al­gu­nas de las mis­mas crea­do­ras fue­ron víc­ti­mas de abu­so. Ba­jo la guía de Mar­co y de Ca­ro­li­na de la Ma­za ar­ma­ron es­ce­nas que de­ve­lan he­chos reales y mues­tran el com­pro­mi­so de la ju­ven­tud con pro­ble­mas que no for­ma­ban par­te de la agen­da pú­bli­ca. Jun­tos cons­tru­yen una her­mo­sa tra­ma es­cé­ni­ca que ar­ti­cu­la lo ar­tís­ti­co con lo social, de­nun­cia la so­cie­dad ma­chis­ta en que vi­ven y re­zu­ma ter­nu­ra y so­li­da­ri­dad.

Es­ta obra se es­tre­nó en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Nue­va Dra­ma­tur­gia en Ber­lín. Fue el éxi­to más so­na­do del Fes­ti­val San­tia­go a Mil 2019. El pú­bli­co col­mó la sa­la del Cen­tro Cul­tu­ral Ga­brie­la Mis­tral y aplau­dió de pie, emo­cio­na­do. En octubre pa­sa­do, en el Fes­ti­val Ibe­roa­me­ri­cano de Tea­tro de Cá­diz, bue­na par­te de los asis­ten­tes al Tea­tro Fa­lla gri­ta­mos «¡Bra­vo!» cuan­do las mu­cha­chas sa­lu­da­ron y des­ple­ga­ron una te­la con un ró­tu­lo en so­li­da­ri­dad con los ma­ni­fes­tan­tes en Chi­le. Se han pre­sen­ta­do tam­bién en Madrid, Barcelona y São Pau­lo. Si­guen gi­ran­do por el mun­do, y siem­pre con fuer­te im­pac­to por la com­bi­na­ción de can­dor y cru­de­za de su dis­cur­so.

Des­de el dis­cur­so sim­bó­li­co, el tea­tro con­tri­bu­ye a las lu­chas reivin­di­ca­ti­vas de las mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.