CE­LIA

Arte por Excelencias - - CUBA - Por MA­RIO CO­BA SANZ

El 11 de enero del 2020 se cum­plió el aniver­sa­rio 40 de la des­apa­ri­ción fí­si­ca de Ce­lia Sán­chez Man­du­ley. Na­ci­da en Me­dia Lu­na el 9 de ma­yo de 1920, allí re­si­dió jun­to a su fa­mi­lia 26 años has­ta que en 1940 se tras­la­dó a Pi­lón don­de per­ma­ne­ció has­ta 1956. La for­ma­ción fa­mi­liar y el me­dio en que se edu­có fue­ron te­rreno pro­pi­cio pa­ra el cul­ti­vo de sus cua­li­da­des más her­mo­sas: la mo­des­tia, el amor ha­cia los hu­mil­des y la lu­cha per­ma­nen­te por la igual­dad en­tre los hom­bres, que tan jus­ta y sa­bia­men­te el pue­blo in­cor­po­ró a una le­yen­da que fue cre­cien­do des­de el ini­cio mis­mo de la Re­vo­lu­ción.

Re­si­dien­do en Pi­lón en­tró en con­tac­to con las ideas del cam­bio social, lo que le per­mi­tió desa­rro­llar una ri­ca fi­lo­so­fía hu­ma­nis­ta con pro­fun­do arrai­go cul­tu­ral y de­ter­mi­na­cio­nes con­cre­tas en la his­to­ria y la po­lí­ti­ca y de mo­do es­pe­cial en la éti­ca re­vo­lu­cio­na­ria cu­ba­na de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Tras el gol­pe de es­ta­do de Ful­gen­cio Ba­tis­ta en 1952 ini­ció su la­bor de en­fren­ta­mien­to a la dic­ta­du­ra. En 1956 asu­mió un rol pro­ta­gó­ni­co en la or­ga­ni­za­ción de la ayu­da a los ex­pe­di­cio­na­rios del ya­te Gran­ma; en 1957 es la pri­me­ra mu­jer in­cor­po­ra­da al Ejér­ci­to Re­bel­de en la Sie­rra Maes­tra co­mo sol­da­do com­ba­tien­te y la prin­ci­pal pro­mo­to­ra de la crea­ción del pe­lo­tón fe­me­nino Ma­ria­na Gra­ja­les. Des­de el ini­cio de la lu­cha gue­rri­lle­ra ate­so­ró la do­cu­men­ta­ción del Ejér­ci­to Re­bel­de y de ma­ne­ra es­pe­cial la del Co­man­dan­te en Je­fe, con quien la­bo­ró in­can­sa­ble­men­te du­ran­te 23 años des­pués del triun­fo. Gra­cias a ella con­ta­mos hoy con el Ar­chi­vo de la Re­vo­lu­ción; ade­más par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en mo­men­tos cru­cia­les y de­ci­si­vos por los que ha atra­ve­sa­do nues­tro pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio. En 1962 fue nom­bra­da se­cre­ta­ria de la pre­si­den­cia del Con­se­jo de Mi­nis­tros de Cu­ba y des­de allí man­tu­vo el apo­yo con­ti­nuo a las ca­pas más hu­mil­des de la so­cie­dad cu­ba­na.

Ce­lia nos de­jó un le­ga­do in­mor­tal y su figura se agi­gan­ta y se pro­yec­ta co­mo uno de los gran­des pró­ce­res de nues­tras lu­chas eman­ci­pa­do­ras a lo largo de los si­glos. Vi­va y ac­tuan­te en­tre no­so­tros, es­ta­mos obli­ga­dos a man­te­ner en al­to y de­fen­der, con ma­yor fuer­za, las ban­de­ras que ella enar­bo­ló con tan­ta pa­sión e in­te­li­gen­cia. Su lec­ción éti­ca si­gue re­tán­do­nos y ti­ran­do de nues­tra con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.