La­rrea “¿Con­ti­nuis­ta? Si ha­bía una for­ma de ac­tuar que nos lle­vó al barranco, se cam­bia”

AS (Andalucía) - - La Entrevista - MAR­CO RUIZ / LA EN­TRE­VIS­TA

“No me gus­ta có­mo es­tá ac­tuan­do Rubiales, no pa­ra de po­ner pa­los en las rue­das”. Es la úni­ca pun­ti­lla que le po­ne Juan Luis La­rrea (San Se­bas­tián, 1953) a los días que vi­ve, a po­co tiem­po (9 de abril) de que los 139 asam­bleís­tas vo­ten al que se­rá nue­vo pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción.

¿Por qué se pre­sen­ta? —Por res­pon­sa­bi­li­dad. Nun­ca ha­bía am­bi­cio­na­do el pues­to. Es­ta­ba có­mo­do co­mo te­so­re­ro con mi ami­go Vi­llar. Só­lo he que­ri­do nor­ma­li­zar las co­sas. —¿Es la su­ya la can­di­da­tu­ra con­ti­nuis­ta de Vi­llar?

—En ab­so­lu­to. No si­go di­rec­tri­ces de na­die, ni por­que él (Vi­llar) me las hu­bie­ra da­do, ni por­que yo las hu­bie­ra acep­ta­do. —¿Qué cam­bia­ría de có­mo se han he­cho las co­sas 30 años?

—Si ha­bía una for­ma de ac­tuar que nos ha lle­va­do al barranco, ha­brá que cam­biar­la. Y en po­co tiem­po he­mos con­se­gui­do la fi­nal de Cham­pions pa­ra el Wan­da, la del fút­bol sa­la pa­ra el Za­ra­go­za, el pues­to eje­cu­ti­vo de la UEFA, lo de Hie­rro y el nue­vo di­rec­tor de már­ke­ting… —¿As­pi­ra a cam­biar el sis­te­ma clien­te­lar con el que se mue­ve la RFEF? —Pues igual tam­bién. Yo par­ti­cu­lar­men­te lo que he pre­ten­di­do es pri­me­ro unir a to­do el fút­bol, que es­ta­ba di­vi­di­do. Des­de el pri­mer mo­men­to me qui­se en­ten­der con LaLi­ga y el CSD. —¿El gran cambio no es ha­ber me­ti­do a Te­bas en ca­sa? —He acer­ca­do LaLi­ga a la Fe­de­ra­ción, co­mo no pue­de ser de otra ma­ne­ra. Nos te­ne­mos que en­ten­der con Te­bas, por­que es­tán con­si­guien­do ayu­das im­por­tan­tes pa­ra el fút­bol por me­dio del de­cre­to de los de­re­chos te­le­vi­si­vos. —¿Cuán­to es­tá lle­gan­do pa­ra el fút­bol ba­se?

—Por en­ci­ma de 30 mi­llo­nes de eu­ros. Y es­to des­de los úl­ti­mos dos años. —¿Le mo­les­ta que se di­ga que es el can­di­da­to de Te­bas?

—Sí, por­que no es cier­to, y el que pien­se eso no me co­no­ce. Yo sé per­fec­ta­men­te andar so­lo por ha­cer —¿Le la na­da. vi­da. ha­rá Na­die Te­bas me ga­nar em­pu­ja las a elec­cio­nes? —Si LaLi­ga tie­ne 20 vo­tos en la Asam­blea pue­de ayu­dar, y es­tán cla­ro. con­mi­go, me —¿Son que de­vol­ver? fa­vo­res que lue­go hay

—¡Se­gu­ro —¿Cuándo que fue no! la úl­ti­ma vez que —El ha­bló día 10. con Vi­llar?

—Ha­ce po­qui­to…

—Le lla­mé pa­ra de­cir­le que me pre­sen­ta­ba a la pre­si­den­cia. —¿Có­mo le sen­tó a él?

—En ab­so­lu­to mal. Le di­je que le su­po­nía en­te­ra­do y me con­tes­tó que no es­ta­ba si­guien­do mu­cho el te­ma… Y na­da más. La vez an­te­rior que ha­blé fue el día 21, que ha­bía si­do su cum­plea­ños. —¿Se ale­gró de que se pre­sen­ta­ra o no?

—Pues yo no le no­té des­agra­do, pe­ro tam­po­co me aplau­dió por la de­ci­sión. —¿Le ha­brá do­li­do que se ha­ya acer­ca­do tan­to a Te­bas? —No me lo di­jo, sin­ce­ra­men­te. No es una cues­tión de Te­bas. Las per­so­nas pa­san y se van, y que­dan las ins­ti­tu­cio­nes, y LaLi­ga y la Fe­de­ra­ción tie­nen que es­tar de la mano.

—A lo me­jor a Vi­llar le ha de­cep­cio­na­do más Rubiales que us­ted… —Pues es po­si­ble, pe­ro tam­po­co ha­bla­mos de eso. Es lí­ci­to que se pre­sen­te, lo que no en­tien­do es lo de po­ner pa­los en la rue­da. To­do lo que se me ocu­rre ha­cer es­tá mal pa­ra él. —Lo de que Te­bas pon­ga un Vi­lla­rreal-Ath­le­tic el lu­nes de las elec­cio­nes cuan­do De Mar­cos po­dría vo­tar a Rubiales, can­ta… —¿Y por qué no pue­de ser ese vo­to pa­ra mí? —¿Hu­bie­ra que­ri­do us­ted el vo­to elec­tró­ni­co? —No es­ta­mos pre­pa­ra­dos ni po­de­mos es­tar­lo en 15 días. Mi­re, vo­tar con un pa­pe­le­ta en una ca­bi­na, en un so­bre y en una ur­na, es per­fec­ta­men­te se­cre­to y dis­cre­to. —¿Por qué no se fía Rubiales?

—Pre­gún­te­se­lo a él.

—¿Ha re­ca­ba­do us­ted ava­les sien­do pre­si­den­te de la Jun­ta Ges­to­ra?

—Nun­ca… —¿No ha pre­sio­na­do a los ár­bi­tros?

—El que pien­se eso, no co­no­ce a los ár­bi­tros. Es un es­ta­men­to tre­men­da­men­te cor­po­ra­ti­vo y muy su­yo. —¿No ha re­co­gi­do ava­les sien­do pre­si­den­te de la ges­to­ra?

—No, no, no… A mí hay un gru­po de per­so­nas que se me acer­can pa­ra que me pre­sen­te a las elec­cio­nes. Y esas per­so­nas

re­co­gen los ava­les pa­ra dar­me la fia­bi­li­dad…. Y con­si­guen 70 ava­les. —¿Quién con­tro­la las Te­rri­to­ria­les ga­na las elec­cio­nes?

—Tie­nen un nú­me­ro muy im­por­tan­te de vo­tos.

—Son 19 Te­rri­to­ria­les y hay 139 vo­tos en la Asam­blea...

—Pe­ro ca­da una arras­tra más vo­tos por­que el fút­bol no pro­fe­sio­nal de­pen­de di­rec­ta­men­te de ellas: hay ár­bi­tros afi­cio­na­dos, clu­bes afi­cio­na­dos, en­tre­na­do­res, ju­ga­do­res… Ca­da Te­rri­to­rial es una me­dia de cin­co o seis vo­tos. —¿Us­ted cuán­tas Te­rri­to­ria­les tie­ne en el bol­si­llo?

—Ocho de las 19. Las otras son de Rubiales.

—Y él tie­ne a los ju­ga­do­res de Pri­me­ra y Se­gun­da…

—Bueno, el vo­to es se­cre­to, pe­ro la ver­dad es que pue­den apo­yar­le a él de la mis­ma ma­ne­ra que los ár­bi­tros o LaLi­ga me apo­yan a mí… Las elec­cio­nes es­ta­rán dispu­tadas.

—A lo me­jor el vo­to de Ós­car de Mar­cos va­le oro. —Sin du­da, sin du­da, el de to­dos, de ver­dad. —¿Cuán­to co­bra el pre­si­den­te de la RFEF? —U n o s 180.000 eu­ros al año. —¿Lo ba­ja­ría, lo su­biría, lo de­ja­rá así?

—De ver­dad que no me lo he cues­tio­na­do. No es­toy en el fút­bol por di­ne­ro, sin­ce­ra­men­te. —¿Li­mi­ta­ría los man­da­tos?

—No creo que ha­ya que li­mi­tar­los. El fút­bol es lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te pa­ra man­te­ner a la per­so­na más pro­pi­cia. Los man­da­tos cortos im­po­si­bi­li­tan es­tar en los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, don­de te das a co­no­cer po­co a po­co. Un man­da­to de 30 años igual de­be es­tar li­mi­ta­do, pe­ro uno de 12, no tan­to.

Te­bas

“No soy su can­di­da­to en ab­so­lu­to, sé andar so­lo por la vi­da”

Unión

“Des­de el ini­cio me qui­se en­ten­der con LaLi­ga y CSD”

—¿Qué pla­nes tie­ne pa­ra los ár­bi­tros? —Con ellos ya he ha­bla­do. Tie­nen un pre­si­den­te, que es Sán­chez Ar­mi­nio, y se­rán ellos los que ten­gan que de­ci­dir quién lo se­rá en el fu­tu­ro. —Pe­ro si no pue­den ele­gir.

—Có­mo no van a po­der ha­cer­lo, ¿por qué?

—Por­que lo po­ne a de­do el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción. —Pues si al­guien tie­ne que po­ner a de­do a una per­so­na no se­ré yo. Y si lo pon­go, ten­drá que ser con­sen­sua­do con el de­par­ta­men­to co­rres­pon­dien­te. —El ca­so es que los ár­bi­tros no vo­tan a su pre­si­den­te… —Aho­ra hay una per­so­na (Sán­chez Ar­mi­nio). Si esa per­so­na en­tien­de que ya es el mo­men­to de mar­char­se, lo que ha­rán es tra­tar de en­con­trar la per­so­na más idó­nea pa­ra que sea su con­ti­nua­dor. Le di­go que si los ár­bi­tros no quie­ren que sea, no pue­de du­rar mu­cho tiem­po. Aun­que no vo­ten. —O sea, que no va a cam­biar na­da us­ted en el ar­bi­tra­je…

—Pa­ra eso ha­bría que mo­di­fi­car los es­ta­tu­tos de la ca­sa, y si al­guien en­tien­de que hay que ha­cer­lo, se cam­bian. Yo no es­toy ce­rra­do a cam­biar na­da. —¿Pien­sa que el VAR trae­rá más pro­ble­mas? —Yo lo que di­go es que hay un por­cen­ta­je de error de los ár­bi­tros, se­gún los es­tu­dios, del 4%. El VAR nos li­be­ra­rá de co­sas muy con­cre­tas, de un gol fan­tas­ma, de que sal­ga de fon­do… Pe­ro siem­pre se man­ten­drá el cri­te­rio del ár­bi­tro. —¿Dón­de ten­drá la se­de?

—En Las Ro­zas.

—¿Quie­re que LaLi­ga tam­bién es­té ahí? —Si pu­die­ra sí, pe­ro es to­tal­men­te au­tó­no­ma. El otro día es­tu­ve en su se­de, que es nue­va y es­tu­pen­da, y creo que no tie­nen nin­gún in­te­rés en ve­nir a Las Ro­zas. Pe­ro el ar­bi­tra­je sí tie­ne que es­tar ahí, sí. —¿Le ha lla­ma­do Flo­ren­tino?

—Úl­ti­ma­men­te no. Mi re­la­ción con él es por coin­ci­dir en pal­cos. Cor­dial. —¿Le pi­dió el Ba­rça pa­ra apo­yar­le que pu­sie­ra la Su­per­co­pa y la Co­pa a par­ti­do úni­co? —No. Sí me di­jo al­guien que el Ba­rça es­ta­ba por mo­di­fi­car ese sis­te­ma. Y me sen­ta­ría con ellos y con to­dos pa­ra cam­biar­lo. —¿El par­ti­do úni­co es lo me­jor?

—Si es lo que quie­re el fút­bol… La Su­per­co­pa se di­se­ñó a do­ble par­ti­do por las afi­cio­nes. Yo le doy mu­cha im­por­tan­cia a eso. ¿Vas a mo­ver en agos­to a las afi­cio­nes pa­ra ju­gar en un cam­po neu­tral? ¿Vas a Chi­na? Yo es­toy dis­pues­to a to­do pe­ro sin car­gar­nos a las afi­cio­nes, por­que en­ton­ces nos car­ga­mos el fút­bol. —¿Y se­de de fi­nal de Co­pa pre­de­fi­ni­da?

—A eso no es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Se han ju­ga­do só­lo dos así con Vi­llar, y en una de ellas uno de los fi­na­lis­tas fue el ti­tu­lar del es­ta­dio y la per­dió. El Cen­te­na­ria­zo. —¿Có­mo va­lo­ra la sen­ten­cia del TSJM que di­ce que fue le­gal prohi­bir las es­te­la­das en la fi­nal de Co­pa de 2016? —-Bueno, pues si la Justicia ha di­cho eso, po­co más ten­go que de­cir yo. —¿Y que to­da­vía no ha­ya te­le­vi­sión pa­ra la fi­nal de Co­pa y que Com­pe­ten­cia obli­gue a la Fe­de­ra­ción a re­for­mu­lar el con­cur­so? —Mi­re, yo es que lle­vo ca­si un mes fue­ra de la ca­sa. Lo úl­ti­mo que su­pe es que a Me­dia­set se le aca­ba­ba el con­tra­to y que se sa­có a con­cur­so esa fi­nal. Y que la úni­ca res­tric­ción que se pu­so en las nor­mas era que ha­bía que ven­der­la di­rec­ta­men­te al ope­ra­dor, por ejem­plo Me­dia­pro o Me­dia­set o el que sea, pe­ro no a un in­ter­me­dia­rio co­mo pu­die­ra ser LaLi­ga pa­ra que lue­go ella bus­ca­ra com­pra­dor... Y po­co más le pue­do de­cir. —¿Re­cuer­da cuan­do va­lía esa fi­nal?

—-Pues yo creo que la an­te­rior an­da­ba por los dos mi­llo­nes... —¿El fút­bol fe­me­nino es­tá re­pre­sen­ta­do en la Asam­blea?

—Lo es­tá. En Gui­púz­coa hay una ju­ga­do­ra re­pre­sen­tan­te.

—¿Qué pla­nes tie­ne pa­ra el fút­bol fe­me­nino?

—Es­tá en au­ge y no hay que des­cui­dar­lo. Hay un buen spon­sor y ayu­das por el de­cre­to te­le­vi­si­vo. Se pre­ten­de ha­cer un es­tu­dio pa­ra es­truc­tu­rar­lo bien. Y hay una Co­mi­sión tra­ba­jan­do en ello. —¿Qué le pa­re­ce que el Ma­drid no ten­ga equi­po? —Res­pe­to su de­ci­sión, pe­ro creo que en­tra­rá, se­gu­ro. —¿Si es pre­si­den­te re­no­va­rá a Lo­pe­te­gui an­tes del Mun­dial? —Es una ne­go­cia­ción que ini­cié yo. Se­ría lo me­jor. —¿Te­me una impu­tación por el ca­so Hai­tí?

—Pa­ra na­da, yo no he te­ni­do na­da que ver.

—Era el te­so­re­ro y des­apa­re­cie­ron 1,8 mi­llo­nes…

—Eso es­tá to­do re­em­bol­sa­do.

—¿Y eso exi­me del de­li­to?

—No, no, no… Es­tá cla­ro que no. Pe­ro ha­bía una se­rie de per­so­nas que es­tán en­cau­sa­das y no es­tá mi nom­bre. De ver­dad creo que na­die se lle­vó na­da. —¿Hay po­si­bi­li­dad de que an­tes de las elec­cio­nes se unan Rubiales y us­ted? —No lo creo. Las per­so­nas que me apo­yan, co­mo LaLi­ga o los ár­bi­tros, no tie­nen sin­to­nía con él. No veo po­si­bi­li­dad de fu­sión. No me cie­rro a na­da, pe­ro tam­po­co es­toy de­man­dán­do­lo. —¿Han ha­bla­do úl­ti­ma­men­te?

—No. Y no me gus­ta có­mo es­tá ac­tuan­do Rubiales. Yo no pon­go nin­gu­na pe­ga a na­da y él me cues­tio­na en to­do. —¿Ve po­si­ble que Vi­llar vuel­va a pre­si­dir la Fe­de­ra­ción? —No lo veo, sin­ce­ra­men­te.

—¿Y si le dan la cau­te­lar?

—Veo lí­ci­to que se de­fien­da. Yo lo ha­ría. Pe­ro no es ló­gi­co que vol­vie­ra. —¿Y si hu­bie­ra cau­te­lar por la des­ti­tu­ción del TAD, qué pa­sa­ría con las elec­cio­nes? —Se sus­pen­de­ría el pro­ce­so elec­to­ral y se po­dría pre­sen­tar otra vez una mo­ción de cen­su­ra, que yo nun­ca lo ha­ría. —¿Ha si­do Vi­llar un buen pre­si­den­te?

—Sin du­da. Yo con­si­de­ro a Vi­llar mi ami­go y mi her­mano, pe­ro otra co­sa es la for­ma de di­ri­gir la Fe­de­ra­ción. Y yo con­si­de­ro que se han he­cho co­sas que pa­re­cían im­pen­sa­bles, co­mo te­ner una ciu­dad de­por­ti­va en Las Ro­zas, los lo­gros de­por­ti­vos en to­das las ca­te­go­rías, in­fe­rio­res, fe­me­ni­nas… Y eso lo ha he­cho Án­gel Ma­ría Vi­llar.

Vi­llar

“Cuan­do le di­je que me pre­sen­ta­ba ni le des­agra­dó ni aplau­dió”

Ar­mi­nio

“Se­rán los ár­bi­tros los que de­ci­dan si si­gue sien­do su pre­si­den­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.