Pa­co Jé­mez y Las Pal­mas: de la ilu­sión a la de­ses­pe­ra­ción

Ha acu­mu­la­do de­cla­ra­cio­nes ex­plo­si­vas con­tra el equi­po y los fi­cha­jes

AS (Andalucía) - - Las Palmas-real Madrid - RA­FA LEÓN /

Pa­co Jé­mez vol­vía a Las Pal­mas (don­de na­ció, aun­que se crió en Cór­do­ba) de for­ma ofi­cial el pa­sa­do 21 de di­ciem­bre de 2017, tras la ne­go­cia­ción frus­tra­da del club con el ar­gen­tino Jor­ge Al­mi­rón. Des­pués de su ac­ci­den­ta­do pe­ri­plo en el Cruz Azul me­xi­cano, Jé­mez fue sin­ce­ro: “Tras ca­si un año sin ver a mi fa­mi­lia me ape­te­ce es­tar un mes con ella y si me es­pe­ran, en­can­ta­do de ir. He vis­to ma­te­ria pri­ma pa­ra sa­lir del des­cen­so”. Se le es­pe­ró y el 26-D to­mó el man­do.

Lle­gó al ae­ro­puer­to con ro­pa de ca­mu­fla­je, por­que sabía que ve­nía a la gue­rra: en su pri­mer día de tra­ba­jo des­car­tó a Rémy y a Tan­na­ne por “lle­gar tar­de al pri­mer en­tre­na­mien­to” y por “ha­cer lo mis­mo en la ce­na”. “No ten­go que dar­le ex­pli­ca­cio­nes a na­die, sal­vo a mi pre­si­den­te, que es mi je­fe. Las Pal­mas era úl­ti­ma con Rémy y Tan­na­ne; aquí na­die es im­pres­cin­di­ble. De­ci­dí por lo de­por­ti­vo y por lo dis­ci­pli­na­rio y es­toy con­ten­tí­si­mo”.

Pron­to se da­ría cuen­ta de que lo que ha­bía vis­to con an­te­rio­ri­dad no te­nía mu­cho que ver con lo que te­nía en fren­te. A pe­sar de ello, se em­pe­zó dan­do muy bue­na ima­gen en Co­pa an­te el Va­len­cia en la ida (1-1) y lo­grán­do­se la pri­me­ra vic­to­ria en Li­ga an­te los che (2-1), aun­que ca­yó en la vuel­ta de Co­pa (4-0) y fue go­lea­do por el Gi­ro­na: na­da me­nos que por 6-0.

En enero, Jé­mez de­tec­tó ca­ren­cias y mon­tó un equi­po ca­si nue­vo, con ocho sa­li­das y otras tan­tas lle­ga­das. En la lu­cha con el Le­van­te, má­xi­mo ri­val por la per­ma­nen­cia, se lo­gró al­can­zar­les en la ta­bla, pe­ro los gra­no­tas vol­vie­ron a se­pa­rar­se seis pun­tos y el téc­ni­co es­ta­lló: “En Las Pal­mas he te­ni­do al equi­po que pro­ba­ble­men­te me­jor ju­gó y és­te, que es el que peor ha ju­ga­do de to­dos los que he te­ni­do en mi ca­rre­ra”. Tam­bién fue cla­ro con los re­fuer­zos: “El 90% de los ju­ga­do­res que han lle­ga­do ha con­ta­do con mi su­per­vi­sión, sal­vo Eme­ni­ke y Eze­kiel. No sabía na­da de los dos. En los de­lan­te­ros no de­bía­mos equi­vo­car­nos y he­mos co­me­ti­do una ca­gada”. De he­cho, Jé­mez ha ti­ra­do del can­te­rano Ex­pó­si­to an­te la fal­ta de di­na­mi­ta.

Lle­gó con mu­cha ilu­sión y ga­nó cier­ta so­li­dez de­fen­si­va, pe­ro aho­ra aso­ma la de­ses­pe­ra­ción por ver que su equi­po quie­re ga­nar los par­ti­dos, pe­ro no pue­de. Co­mo él mis­mo di­ce: “Lo­grar la per­ma­nen­cia se­ría his­tó­ri­co”. Tie­ne nue­ve en­cuen­tros pa­ra lo­grar­lo...

SE­RIO. Jé­mez ne­ce­si­ta una gran me­jo­ría pa­ra sal­var a Las Pal­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.