Los com­ple­jos de Ben­ze­ma en el área

La in­efi­ca­cia del de­lan­te­ro fran­cés en los me­tros fi­na­les con­di­cio­na mu­cho su es­ta­tus

AS (Andalucía) - - Las Palmas-real Madrid - POR JA­VIER SILLÉS

Ba­jo la lu­pa. Con Ben­ze­ma su­ce­de lo im­pen­sa­ble en un de­lan­te­ro. Cuan­to más le­jos es­tá de la por­te­ría ri­val me­jor le va a su equi­po. Cris­tiano acu­de siem­pre a su res­ca­te. El po­si­ble des­can­so del por­tu­gués en Las Pal­mas le for­za­rá a bri­llar en el área.

La di­co­to­mía. El fut­bo­lis­ta fran­cés se ha ga­na­do la fa­ma de ju­ga­dor crea­ti­vo y aso­cia­ti­vo, cua­li­da­des que ha mos­tra­do en los tres úl­ti­mos par­ti­dos de LaLi­ga en los que ha si­do ti­tu­lar (cin­co asis­ten­cias en to­tal an­te Ge­ta­fe, Ala­vés y Gi­ro­na). Sin em­bar­go, sus com­ple­jos en la fi­na­li­za­ción con­di­cio­nan ló­gi­ca­men­te su tra­yec­to­ria. La es­ta­dís­ti­ca sub­ra­ya su in­con­sis­ten­cia en el re­ma­te.

Los nú­me­ros. Has­ta 26 de­lan­te­ros de LaLi­ga han dis­pa­ra­do más que Ben­ze­ma, in­clu­so Ba­le con cua­tro par­ti­dos me­nos. El ga­lo só­lo acu­mu­la 12 ti­ros a puer­ta y cua­tro go­les en la com­pe­ti­ción pe­se a que re­ma­tó 35 ve­ces den­tro del área. El ba­lan­ce, po­bre e irre­gu­lar a sim­ple vis­ta, tie­ne di­fí­cil ex­pli­ca­ción.

Si­tua­cio­nes de jue­go. Se re­co­no­cen en Ben­ze­ma con­di­cio­nes que sue­len sin­gu­la­ri­zar a im­por­tan­tes de­lan­te­ros. Do­mi­na los mo­vi­mien­tos a la es­pal­da de los cen­tra­les y los ama­gos al pri­mer pa­lo an­te los envíos des­de las ban­das. Es­tas ha­bi­li­da­des le con­ce­den bue­nas opor­tu­ni­da­des de gol, pe­ro su fal­ta de acier­to le con­de­na. El en­cuen­tro an­te el Va­len­cia del Ber­na­béu, con Cris­tiano san­cio­na­do, re­tra­tó sus di­fi­cul­ta­des. Erró has­ta ocho oca­sio­nes, a ca­da cual más cla­ra.

De­sa­ten­ción. A su es­ca­sa pun­te­ría, Ben­ze­ma agre­ga su li­mi­ta­do en­tu­sias­mo en las op­cio­nes de re­cha­ce co­mo otro ele­men­to a te­ner en cuen­ta en sus pro­ble­mas co­mo nue­ve. Es­ta tem­po­ra­da se le han es­ca­pa­do va­rios go­les por es­ta apa­tía evi­den­te. Su reac­ción siem­pre es di­fu­sa. Se­gu­ra­men­te no dis­pon­ga de me­jor mo­men­to que el par­ti­do an­te Las Pal­mas pa­ra cam­biar el pa­so.

Pre­sen­cia. La fra­gi­li­dad de­fen­si­va ca­na­ria (14 re­ma­tes re­ci­bi­dos por cho­que, el peor dato de LaLi­ga) ha de fa­vo­re­cer su des­per­tar go­lea­dor. Pa­ra ello de­be­rá pi­sar más el área que en el com­pro­mi­so an­te al Le­ga­nés. Tam­po­co es­tu­vo Cris­tiano en Bu­tar­que. Ape­nas se de­jó ver en zo­na de fi­na­li­za­ción.

Pro­duc­ti­vi­dad. Sus fun­cio­nes, bien re­suel­tas por otro la­do, se re­du­je­ron a es­ca­lo­nar el jue­go y a caer a los cos­ta­dos pa­ra abrir es­pa­cios. El Ma­drid tam­bién ne­ce­si­ta que des­ta­que en la de­fi­ni­ción co­mo to­do de­lan­te­ro de má­xi­mo ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.