El Atle­ti­co ga­nó con el gol del co­jo

Gol de Go­dín ro­tó en el 92’ y ayu­da de VAR: rec­ti­fi­có el fue­ra de jue­go del asis­ten­te ● Wi­lliams mar­có el 0-1 y el 1-2 ● Le em­pa­ta­ron Tho­mas y Rodrigo

AS (Andalucía) - - Atlético De Madrid-Athletic - PA­TRI­CIA CAZÓN

Im­po­si­ble no emo­cio­nar­se. Me­dia ho­ra lle­va­ba Go­dín arras­tran­do una pier­na so­bre la hier­ba, con do­lor, co­jo, pe­ro ahí. Ti­ra­ba el bra­za­le­te, el or­gu­llo, la san­gre cha­rrúa. Se ha­bía cam­bia­do el si­tio con Tho­mas pa­ra que­dar­se arri­ba, co­mo el de­lan­te­ro cen­tro que fue, bus­can­do me­ter la ca­be­za en uno de esos ba­lo­nes col­ga­dos y que el gooool ta­pa­ra el que­ma­zón en el mus­lo. El Ath­le­tic se ha­bía pues­to dos ve­ces ya por de­lan­te y las dos el Atlé­ti­co lo ha­bía em­pa­ta­do. Era el mi­nu­to 92’: Tho­mas bo­ta­ba una fal­ta y ahí aso­ma­ría El Fa­raón, un fut­bo­lis­ta de esos que an­te­po­nen los co­lo­res al do­lor. Cuan­do se rom­pió, me­dia ho­ra an­tes, ya no ha­bía cam­bios, no po­día ir­se, de­jar a su equi­po con diez. Su gol fue de he­roi­ca y fútbol de an­tes. Co­mo aque­lla vez de Ar­te­che, co­mo la de Apa­ri­cio. El Atlé­ti­co ga­nó con el gol del co­jo y un to­que de si­glo XXI: con­sen­ti­mien­to de VAR.

Ha­bía re­gre­sa­do el uru­gua­yo al on­ce jun­to a Cos­ta y el Atlé­ti­co co­men­zó la noche co­mo si la del Dort­mund aún no se hu­bie­se aca­ba­do. Man­da­ba, do­mi­na­ba, en­ce­rra­ba al Ath­le­tic en su área des­de que el ár­bi­tro die­ra por co­men­za­do el par­ti­do, con su sil­ba­to. Rodrigo y Tho­mas im­po­nían su for­ta­le­za fí­si­ca, Si­meo­ne su tác­ti­ca. El plan de Be­riz­zo que­da­ba cla­ro en la hier­ba: que Wi­lliams bus­ca­ra a Mon­te­ro, el cha­val. El Ath­le­tic apre­ta­ba lí­neas y ce­rra­ba es­pa­cios. Co­rrea de­ja­ba fo­go­na­zos co­mo un som­bre­ro de ta­cón a Ba­len­zia­ga pe­ro to­do ter­mi­na­ba en na­da. Es­ta­ba muy so­lo. Gri­zi te­nía pa­se pe­ro no acier­to y Cos­ta ya no es Cos­ta. Pa­re­ce manso y eso no mez­cla con el rock and roll. El ca­so fue que el Ath­le­tic tu­vo una y con una le bas­tó. Ha­bía cre­ci­do so­bre el buen pie de Be­ñat y la mo­vi­li­dad de Mu­niain.

De Marcos en­vió un ba­lón en lar­go pa­ra que co­rrie­ra Su­sae­ta. Cuan­do lle­gó al vér­ti­ce del área al­zó la ca­be­za: ahí ve­nía San José, ahí ce­dió. És­te pa­teó el ba­lón a la es­cua­dra y Oblak se es­ti­ró, pa­ró, pe­ro por dos ve­ces bo­tó su re­cha­ce so­bre la lí­nea y Wi­lliams lo em­pu­jó. 0-1. Bo­ca­na­da de ai­re en­tre tan­ta som­bra.

Del des­can­so, el Atle­ti re­gre­só sin Cos­ta. So­bre la hier­ba un Vi­to­lo con ga­nas: lle­va un año fo­rrán­do­se las pier­nas con ellas. Al po­co Si­meo­ne se sa­có otro co­ne­jo del ban­qui­llo: Gel­son, por Mon­te­ro. No tar­da­ría Tho­mas en em­pa­tar: pre­pa­ró el ka­lash­ni­kov de la pier­na de­re­cha y, des­de 25 me­tros, sor­pren­dió a He­rre­rín, que no al­can­zó. 1-1. No du­ra­ría na­da. Un mi­nu­to ape­nas.

Que Si­meo­ne ago­ta­ba to­dos sus cam­bios, Ka­li­nic por Co­rrea, y Mu­niain lan­za­ba un ba­lón en pro­fun­di­dad a Wi­lliams, que co­rrió y co­rrió, con to­da la hier­ba del Me­tro­po­li­tano a sus pies. Y Go­dín que tra­ta de fre­nar­le pe­ro no lle­ga, no al­can­za, Wi­lliams es Bolt. Y por se­gun­da vez en es­ta se­gun­da mi­tad se en­con­tra­ría an­te Oblak: en la otra se to­pó con su mano mi­la­gro, en és­ta fue gol, el 1-2. Be­riz­zo vol­vía a ins­pi­rar.

En el equi­po del Cho­lo na­da pa­re­cía es­tar don­de de­bía. Tho­mas ocu­pa­ba el cen­tro de la za­ga, allí don­de, des­de ha­cía un ra­to, des­de que Mon­te­ro se ha­bía ido, ha­bi­ta­ba Saúl. Go­dín, en el área, co­jea­ba, co­jea­ba mu­cho, y el Atle­ti ya no te­nía más cam­bios. Pe­ro un cha­rrúa nun­ca aban­do­na a su equi­po en una ba­ta­lla, ja­más. Em­pa­tó Rodrigo, con su

14 a la es­pal­da, que no só­lo sa­be có­mo re­cu­pe­rar y a quién dár­se­la siem­pre, tam­bién su­ma su ca­be­za al ba­lón pa­ra­do del Cho­lo. Bo­tó Tho­mas el cór­ner y él em­pa­tó. 2-2, 80’.

Si­meo­ne ce­le­bra­ba bra­zos al ai­re mien­tras veía a Vi­to­lo echán­do­se al equi­po a la es­pal­da. Y ame­na­za­ba al Atle­ti con Gel­son, cór­ner a cór­ner, con Go­dín sin una pier­na. Y en­ton­ces lle­gó, la épi­ca. Fal­ta en la fron­tal de Unai Gó­mez a Go­dín: la col­gó Tho­mas, la to­có Saúl, asis­tió Griez­mann de es­cor­zo y Go­dín se lan­zó de ca­be­za, con to­do. El asis­ten­te le­van­tó el ban­de­rín pe­ro ha­bló el VAR, era le­gal: el fue­ra de jue­go lo rom­pía Raúl García, que aca­ba­ba de en­trar. El gol de Go­dín va­lía. Su piel que­da­ba en la hier­ba, con su co­ra­je, ba­jo la llu­via. Pocas ve­ces ten­drá el Me­tro­po­li­tano abono me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.