Un par­ti­do ex­tre­mo pa­ra

El Clá­si­co ar­gen­tino más im­por­tan­te de la his­to­ria se jue­ga a 10.000 ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res, en la ca­sa de Di Sté­fano

AS (Andalucía) - - Tema Del Día - LUIS NIE­TO

El par­ti­do más im­por­tan­te del fút­bol de clu­bes en Su­da­mé­ri­ca lle­ga al Ber­na­béu tras pa­sar abrup­ta­men­te, en­tre re­pro­ches y acu­sa­cio­nes, por el de­par­ta­men­to de Po­li­cía de Bue­nos Ai­res, el Con­gre­so Ar­gen­tino, la CON­ME­BOL y sus tri­bu­na­les, la Justicia por­te­ña, los te­lé­fo­nos de Ru­bia­les y Flo­ren­tino Pé­rez y el TAS, don­de se se­gui­rá ju­gan­do. Ahí se aga­rra­ría Bo­ca por si no le va bien en el cam­po.

Una ma­la solución, a 10.000 ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res, en un cam­po ex­ce­len­te, la ca­sa de Di Sté­fano, po­dría ser un buen re­su­men de la si­tua­ción. Ri­ver no que­ría ju­gar aquí, don­de pier­de 66.000 hin­chas de ven­ta­ja. Bo­ca no que­ría ju­gar ni allí ni aquí. Y a CON­ME­BOL le pa­re­ció la sa­li­da de emer­gen­cia más se­gu­ra lle­var el par­ti­do a un país lo su­fi­cien­te­men­te cer­cano en el idio­ma y lo su­fi­cien­te­men­te le­jano en antecedentes vio­len­tos. Un país, por cier­to, don­de se con­cen­tra la ma­yor co­lo­nia ar­gen­ti­na fue­ra del país (350.000). Y un país que ne­ce­si­ta col­gar­se una me­da­lla en or­ga­ni­za­ción por lo que pue­da ve­nir (el Mun­dial de 2030). Así que, 4.000 po­li­cías me­dian­te, hoy to­ca fút­bol y fies­ta. Ese es el par­ti­do que pue­de ga­nar Es­pa­ña. El otro se fes­te­ja­rá en la Puer­ta del Sol o en Co­lón.

Ri­ver y Bo­ca na­cie­ron en el mis­mo ba­rrio con cua­tro años de di­fe­ren­cia. Su se­pa­ra­ción pos­te­rior no só­lo fue geo­grá­fi­ca. A Ri­ver siem­pre le gus­tó pre­su­mir de fút­bol dis­tin­gui­do, de La Má­qui­na a nues­tros días (Be­to Alon­so, Fran­ces­co­li, Ai­mar…). Y a Bo­ca, de ca­rác­ter irre­duc­ti­ble, de ha­cer­se me­jor sien­do peor (Rat­tin, Ma­ra­do­na, Ri­quel­me, Pa­ler­mo...). Y con las mis­mas lle­gan al par­ti­do más im­por­tan­te de su his­to­ria 113 años des­pués. Ri­ver trae los fut­bo­lis­tas y Bo­ca, el es­pí­ri­tu.

“No va a ser un par­ti­do atrac­ti­vo, sino tra­ba­do”, anun­ció Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to, hi­jo de un ex­pre­si­den­te de Gim­na­sia y Es­gri­ma y el hom­bre más lau­rea­do en la his­to­ria de Bo­ca, con 18 tí­tu­los co­mo ju­ga­dor o en­tre­na­dor. El Me­lli (ju­gó con su ge­me­lo Gus­ta­vo, hoy su ayu­dan­te, y le que­dó el apo­do) se ha lle­va­do al vestuario lo que fue co­mo de­lan­te­ro: efi­caz, opor­tu­nis­ta, pro­tes­tón y enemi­go de­cla­ra­do de Ri­ver (“Lás­ti­ma que con la pla­ta que te­nés no pue­das cam­biar­te esa ca­ra de sa­po”, le di­jo a Fran­ces­co­li en una re­frie­ga). “Es un crea­dor de mi­cro­cli­mas al que le gus­ta vic­ti­mi­zar­se y tri­bu­near”, es­cri­bió un co­men­ta­ris­ta, pe­ro ya ha ga­na­do dos tí­tu­los con Bo­ca, con más pe­ga­da que jue­go. “Con­mi­go se ha­cen go­les”, di­jo en Ma­drid. Ha re­cu­pe­ra­do a Pa­vón, su figura, y man­tie­ne la in­cóg­ni­ta de si ju­ga­rá con tres pun­tas, lo ha­bi­tual, o dos, co­mo en la ida, o uno. Lo ha pro­ba­do to­do. Y to­do sin Té­vez.

Ga­llar­do, tres

BAN­DE­RA­ZO DE RI­VER. La afi­ción de Ri­ver se con­cen­tró en la Puer­ta del Sol pa­ra mos­trar el apo­yo a su equi­po, que pi­só el cés­ped del San­tia­go Ber­na­béu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.