En ca­so de du­da, ga­na el To­po

AS (Andalucía) - - Final De La Libertadores - SANTI GI­MÉ­NEZ

Si pon­go los sen­ti­mien­tos en el con­ge­la­dor y lo mi­ro de le­jos, frío so­bre el pla­to, y des­de la vi­sión eu­ro­pea es­te par­ti­do me ho­rro­ri­za. Más allá de ro­bár­se­lo a Ar­gen­ti­na y lle­var­lo a Ma­drid, en lo que Mar­tín Ca­pa­rrós de­fi­nió co­mo el úl­ti­mo sa­queo al fút­bol ar­gen­tino (que em­pe­zó ven­dien­do ju­ga­do­res y aho­ra ya ven­de par­ti­dos, es más, EL PAR­TI­DO) Bo­ca de­be­ría ser des­de ha­ce dos se­ma­nas el cam­peón de la Li­ber­ta­do­res. Or­ga­ni­zó un par­ti­do de ida im­pe­ca­ble y fue agre­di­do en los pro­le­gó­me­nos de la vuel­ta en una ac­tua­ción im­pre­sen­ta­ble de los hin­chas de Ri­ver. Di­cho to­do es­to des­de la frial­dad del eu­ro­peo que sin te­ner au­to­ri­dad pa­ra opi­nar se fe­li­ci­ta de que un duelo co­mo el de hoy se re­suel­va cer­ca de ca­sa. Pe­ro es­te no es un par­ti­do nor­mal. Ni pa­ra el que sus­cri­be, al que ni Ri­ver ni Bo­ca le di­cen na­da, por­que uno, más allá del Ba­rça ado­ra a Ro­sa­rio Cen­tral (que Leo me per­do­ne) y se con­fie­sa ‘Ca­na­lla’ por cul­pa de Fon­ta­na­rro­sa, Kem­pes y Me­not­ti.

Pe­ro uno es de sus amigos y an­te la fi­nal de hoy no pue­do ol­vi­dar a mi her­mano To­po, que es el que se­gu­ro ga­na­ría la fi­nal. Hin­cha de Ti­gre, con fro­ta­mien­tos amis­to­sos con Bo­ca y do­mi­nan­do Ri­ver has­ta el punto de que la sa­la de pren­sa de los Mi­llo­na­rios lle­va su nom­bre, só­lo pien­so en Lu­chi, Agus, La­ra y Ve­ro. Ma­ña­na ve­ré el par­ti­do más tris­te de mi vi­da. Te echo de me­nos. Hoy ibas a ga­nar. Co­mo siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.