RP/BJ Mo­de­lo pa­ra ar­mar

AS (Andalucía) - - Final De La Libertadores - JUAN CRUZ

Un par­ti­do ex­cén­tri­co. Se jue­ga fue­ra de su fo­co ha­bi­tual, en una ciu­dad que só­lo se pa­re­ce a Bue­nos Ai­res en el Ca­fé Gi­jón, que po­dría ser el Tor­to­ni, y en la an­chu­ra de al­gu­nas ca­lles. Tam­po­co se pa­re­ce el es­ta­dio a nin­guno de los dos don­de se hu­bie­ra ju­ga­do en Bue­nos Ai­res. Se pa­re­ce al acen­to, pues pa­ra for­tu­na de la ciu­dad que los aco­ge aquí vi­ven mu­chos ar­gen­ti­nos. Un pro­fe­sor de piano que vi­ve en la ciu­dad le di­jo a uno de sus alum­nos que le bus­ca­ra en­tra­das. Vi­ve aquí des­de que no se po­día vi­vir en Ar­gen­ti­na y no que­rría mo­rir­se sin ver un par­ti­do así. Así que la ciu­dad no es la mis­ma ni es igual el es­ta­dio ele­gi­do pa­ra es­ta fi­nal tre­men­da, pe­ro el pú­bli­co, el que es­tá acá y el que vie­ne des­de la na­tu­ra­le­za mis­ma de las afi­cio­nes, sí es ade­cua­do pa­ra asis­tir a un en­cuen­tro de es­ta na­tu­ra­le­za…

Y, sin em­bar­go… Sin em­bar­go hay al­go pe­li­gro­so en es­te ex­cen­tri­cis­mo: el fút­bol, ex­cep­to en ca­sos gran­dio­sos, ra­di­ca en un lu­gar de­ter­mi­na­do, ex­tir­par­lo del si­tio sig­ni­fi­ca vio­len­cia lo mi­res por don­de lo mi­res. Si se dispu­ta en te­rreno neu­tral, pe­ro pro­pio, ar­gen­tino, re­sul­ta es­tra­fa­la­rio, pues la can­cha la tie­nen allí. Y si se dispu­ta en Ma­drid la ra­re­za es ma­yor que las que en­cie­rran los cuen­tos im­po­si­bles de Ju­lio Cor­tá­zar. Que se dis­pu­te aquí, en fin, es un gran fra­ca­so de Ar­gen­ti­na y por tan­to del fút­bol ar­gen­tino. Me­not­ti tie­ne ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.