Pri­me­ro pelea, lue­go dis­fru­te

Kalinic, pri­mer gol en Li­ga, Griez­mann y Ro­dri­go mar­ca­ron ● El Ala­vés apre­tó en la se­gun­da par­te has­ta el 81’ ● Lu­cas se fue le­sio­na­do ● Gran Arias

AS (Andalucía) - - Atlético De Madrid-alavés - PA­TRI­CIA CAZÓN

El par­ti­do co­men­zó co­mo si el rock de los al­ta­vo­ces se hu­bie­se tras­la­da­do al cés­ped. Du­ro, con­tun­den­te, ás­pe­ro. Apa­re­ció la pelea an­tes que el fút­bol en es­te par­ti­do de sá­ba­do de puen­te, una de la tar­de en Ma­drid. Ca­lle­ri em­pie­za, de­ja un bra­zo atrás; Kalinic res­pon­de, la pier­na. Her­nán­dez Her­nán­dez pron­to se vio obli­ga­do a ti­rar de bol­si­llo. Mi­nu­to 4 y el croa­ta ya veía la ama­ri­lla.

Ha­bía sa­li­do el Atle­ti bien, com­bi­nan­do y con pre­ci­sión, por la ban­da de Arias y Co­rrea. El pri­me­ro per­cu­tía, el se­gun­do se di­lui­ría pa­sa­dos los pri­me­ros 15 mi­nu­tos. El Ala­vés es un equi­po que te des­gas­ta y ese era su plan: cen­trar ba­lo­nes y que Ca­lle­ri los ba­ja­ra. En el Atle­ti nin­gu­na oca­sión cris­ta­li­za­ba. Ron­da­ba, pe­ro no lle­ga­ba. Con Wa­ka­so anu­la­do, Tho­mas po­nía fí­si­co y Ro­dri­go con­trol (con al­gu­na pér­di­da de ba­lón pe­li­gro­sa). Y la mano de Her­nán­dez Her­nán­dez que no de­ja­ba de en­trar y sa­lir de su bol­si­llo: 20 mi­nu­tos, cua­tro tar­je­tas. Y su­bien­do. Fue la enési­ma subida de Arias lo que de­vol­vió el rock a los al­ta­vo­ces del es­ta­dio.

La ju­ga­da la ini­ció Le­mar, con­tro­ló Arias, cen­tró con guan­te. En la línea de gol apa­re­ció Kalinic pa­ra gol­pear con lo que fue­ra. Cin­tu­ra, ba­rri­ga, om­bli­go. Qué más da. Aden­tro. Es su pri­me­ro en Li­ga. Si­meo­ne se los pi­dió y ahí los tie­ne: sin Cos­ta, sus go­les. Tras la por­te­ría de Pa­che­co on­deó al­to una ban­de­ra gi­gan­te, esa en blan­co y ne­gro, la ca­ra de Ga­bi. No pu­do dis­fru­tar­lo mu­cho el Cho­lo por­que tres ju­ga­das des­pués otra enési­ma, aho­ra de Ca­lle­ri, siem­pre al bor­de de la tar­je­ta na­ran­ja, se lle­vó a uno de sus hom­bres a la en­fer­me­ría. Es­ta fue in­vo­lun­ta­ria, ab­so­lu­ta­men­te, pe­ro tam­bién la que más do­lor cau­só. Por­que Ca­lle­ri ca­yó so­bre Lu­cas y su ro­di­lla de­re­cha. Hu­bo un clac, es­guin­ce. El fran­cés no pu­do se­guir. El Co­man­dan­te Gi­mé­nez, que es­ta­ba en el ban­co, ade­lan­ta­ba su re­gre­so. El fút­bol se fue por el ro­ce, por la bron­ca ger­mi­na­da en la hier­ba. Kalinic ora con Na­va­rro, ora con Pi­na. Has­ta el des­can­so hu­bo fút­bol pe­ro no se ju­ga­ría. Ibai bai­la­ba so­lo, a Gri­zi no le salía el úl­ti­mo pa­se.

Pe­gó un vo­lan­ta­zo Abe­lar­do a su plan en la ca­se­ta. Fue­ra Wa­ka­so, aden­tro un de­lan­te­ro, Bor­ja Bas­tón, ova­cio­na­do por el pa­sa­do com­par­ti­do. Sa­lió el Atle­ti lan­za­do a la por­te­ría de Pa­che­co, so­bre la que aho­ra caía el sol de me­dio­día. Gi­mé­nez lo cer­ti­fi­ca­ba con un ca­be­za­zo al pa­lo. El Ala­vés se­guía ju­gan­do a des­gas­tar, a la ba­la del ba­lón pa­ra­do. Pe­ro la bo­ta de Ibai lan­zó al­tas las que tu­vo. An­tes de la ho­ra, Si­meo­ne sen­ta­ba a Kalinic pa­ra ha­cer de Griez­mann de­lan­te­ro y pro­bar un ra­to eso que me­di­ta, Vi­to­lo por de­trás. El Ala­vés cre­cía y cre­cía.

Por si aca­so, Si­meo­ne se ce­men­tó atrás dan­do en­tra­da a Mon­te­ro. El si­tio de Fi­li­pe fue pa­ra el chi­co, de na­tu­ral cen­tral, y el Me­tro­po­li­tano se ren­día an­te su ju­ga­dor to­tal, Saúl. Si ha­bía co­men­za­do de la­te­ral aho­ra Cho­lo lo mo­vía al cen­tro pa­ra re­for­zar­lo, pri­me­ro a la de­re­cha, lue­go a la iz­quier­da, siem­pre cum­pli­dor: su en­tre­ga es de las que en­san­chan es­cu­dos. El Ala­vés con Bor­ja era más ver­ti­cal. Y otro de­lan­te­ro bro­ta­ría de su ban­co: Bur­gui, en el 71’, pa­ra bus­car a Mon­te­ro. Pin­tó bas­tos: el cha­val de­fen­dió con el arro­jo de un ve­te­rano. Si­meo­ne se­guía con su te­tris, sus cam­bios tác­ti­cos pa­ra echar de su área a un Ala­vés con in­ten­ción de que­dar­se a vi­vir con Oblak.

Pe­ro an­tes de que aho­ga­ra, Vi­to­lo. Ro­bó un ba­lón y co­rrió la con­tra pa­ra que Gri­zi es­pan­ta­ra el pe­li­gro con su bo­ta. Dis­pa­ró dos ve­ces: pri­me­ro al pa­lo, des­pués a la red. De na­da le sir­vió a Abe­lar­do otro de­lan­te­ro, So­brino. Ha­bía sa­li­do el sol so­bre un es­ta­dio que al­za­ba la voz. Ole, ole, ole. El Atle­ti ha­bía su­fri­do pe­ro ya es­ta­ba, pa­sa­do. Y mien­tras el Me­tro­po­li­tano ce­le­bra­ba el úl­ti­mo gol de los su­yos, Ro­dri­go, vol­vía a on­dear al­ta esa ban­de­ra con su nú­me­ro, el 14, y otra ca­ra, la de Ga­bi. El si­guien­te par­ti­do en ca­sa se­rá el su­yo.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO

JE­SÚS Á. ORIHUELA, DA­NI SÁN­CHEZ Y EDUAR­DO CANDEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.