La bo­ca­na del vestuario

Es­te tér­mino se apli­ca al pa­so es­tre­cho de mar que sir­ve de en­tra­da a un puer­to

AS (Andalucía) - - La Opinión - ÁLEX GRIJELMO

El tér­mino “bo­ca­na” for­ma par­te de los vo­ca­blos que han apa­re­ci­do úl­ti­ma­men­te en el lé­xi­co del fút­bol. Y sue­le ir acom­pa­ña­do por las pa­la­bras “del vestuario”.

Sin em­bar­go, el Dic­cio­na­rio de las aca­de­mias del es­pa­ñol re­la­cio­na “bo­ca­na” con otras cir­cuns­tan­cias, pues­to que de­fi­ne su sig­ni­fi­ca­do de es­ta for­ma: “Pa­so es­tre­cho de mar que sir­ve de en­tra­da a una bahía, fon­dea­de­ro o puer­to”. Ob­via­men­te, de­ri­va de “bo­ca”.

Las es­ta­dís­ti­cas del es­pa­ñol que ofre­ce la he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca “En­cla­ve RAE” (pues­ta en mar­cha por la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la) in­di­can que has­ta aho­ra “bo­ca­na” acom­pa­ña so­bre to­do a tér­mi­nos co­mo “mue­lle”, “es­te­ro” (es­tua­rio), “puer­to” o “cue­va”. Sin no­ti­cia de mo­men­to so­bre “vestuario” en el len­gua­je es­cri­to.

Has­ta ha­ce bien po­co, se de­cía que “los ju­ga­do­res en­tran en el vestuario” o “los ju­ga­do­res sa­len del vestuario”; pe­ro aho­ra so­le­mos es­cu­char “los ju­ga­do­res en­fi­lan la bo­ca­na del vestuario” y “los ju­ga­do­res sa­len por la bo­ca­na del vestuario”.

Nor­mal­men­te, las per­so­nas que en­tran o sa­len de un si­tio lo ha­cen por la puer­ta, sal­vo que se di­ga otra co­sa. Pe­ro si se tra­ta del vestuario, pa­re­ce ser que aho­ra lo nor­mal es ha­cer­lo por una bo­ca­na.

La lo­cu­ción “bo­ca­na del vestuario” no apa­re­ce en el ban­co de da­tos de la Real Aca­de­mia, qui­zás por­que es­te uso de­por­ti­vo se ha plas­ma­do so­bre to­do en el len­gua­je oral; es de­cir, en las na­rra­cio­nes de ra­dio y te­le­vi­sión. En el len­gua­je es­cri­to pue­de dar­se me­nos un es­ti­ra­mien­to co­mo “se va por la bo­ca­na del vestuario” cuan­do re­sul­ta más bre­ve “se va al vestuario”.

Has­ta ha­ce bien po­co, eso sí, los na­rra­do­res so­lían ha­blar en esos alar­ga­mien­tos de “el tú­nel de ves­tua­rios”.

La pa­la­bra “bo­ca­na” se do­cu­men­tó ya en es­pa­ñol en 1698. Fray Gas­par de San Agus­tín es­cri­bió en­ton­ces en su “Con­quis­ta de las is­las Fi­li­pi­nas”: “Sa­lie­ron de la en­se­na­da de Ce­bú por una bo­ca­na que ha­ce al su­des­te”. Por tan­to, se re­fe­ría a la en­tra­da (o sa­li­da, se­gún se mi­re) de una par­te del mar que se aden­tra en la tie­rra.

En cual­quier ca­so, la “bo­ca­na” que oí­mos tan­to en las na­rra­cio­nes de­por­ti­vas no tie­ne por qué cons­ti­tuir una in­co­rrec­ción, pues se pue­de en­ten­der su uso me­ta­fó­ri­co en vez del tér­mino “en­tra­da”. Es de­cir, no la to­ma­mos en sen­ti­do li­te­ral sino en len­gua­je fi­gu­ra­do.

Aho­ra bien, la ma­yo­ría de las ve­ces no pa­sa­ría na­da si se su­pri­mie­sen “bo­ca­na” (lo mis­mo que “tú­nel”) y se ha­bla­ra, por tan­to, sin tan­ta pa­la­bre­ría so­bran­te.

La pa­la­bra se do­cu­men­tó en 1698, en una his­to­ria so­bre la con­quis­ta de Fi­li­pi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.