El Es­pan­yol des­ga­rró su par­ti­tu­ra

AS (Andalucía) - - Espanyol-barcelona - IVÁN MOLERO

Los der­bis de la úl­ti­ma dé­ca­da se po­drían di­vi­dir en­tre aque­llos en los que Mes­si tro­tó y esos en los que se es­for­zó al má­xi­mo. In­clu­so en Cor­ne­llà, que ha si­do bas­tan­te im­permea­ble a sus go­les. Es­te úl­ti­mo se agru­pa ló­gi­ca­men­te en­tre los que Mes­si de­ci­dió ju­gar.

Has­ta aquí, el re­su­men se­ría apli­ca­ble a bue­na par­te de los par­ti­dos azul­gra­na. Pe­ro un der­bi lo jue­gan dos equi­pos, y en es­ta oca­sión so­bre el con­jun­to pe­ri­co re­ca­yó otro gran por­cen­ta­je de la cul­pa Y al­go le su­ce­de a la au­to­es­ti­ma de es­te Es­pan­yol, que cua­tro jor­na­das atrás le dispu­taba el li­de­ra­to al pro­pio Bar­ce­lo­na y que aho­ra cae con es­tré­pi­to en sus re­des, en su cuar­ta de­rro­ta con­se­cu­ti­va. Y lo peor no fue el qué, sino el có­mo. La lus­tro­sa ca­ra­va­na de Ru­bi ha per­di­do en tiem­po ré­cord re­sul­ta­do, jue­go, so­li­dez y, fi­nal­men­te, va­len­tía y cohe­ren­cia. Ano­che así le ocu­rrió.

An­te un Ba­rça que es­te cur­so re­ci­be más go­les de lo ha­bi­tual, al que los ri­va­les se atre­ven a tu­tear e in­clu­so a de­rro­tar (co­mo hi­zo el Be­tis), jus­ta­men­te el Es­pan­yol más aman­te del ba­lón de­ci­dió trai­cio­nar­se a sí mis­mo. Un sui­ci­dio no por osa­día, sino por omi­sión. Con un plan­tea­mien­to tan con­ser­va­dor que ni los ju­ga­do­res in­ter­pre­ta­ron la par­ti­tu­ra has­ta que la de­rro­ta era irre­mon­ta­ble y que tam­po­co en­ton­ces, cuan­do el Ba­rça ba­jó una ve­lo­ci­dad, su­pie­ron vol­ver a su es­ti­lo otro­ra irre­nun­cia­ble. Ni si­quie­ra se per­mi­tie­ron la fu­gaz ale­gría del 1-4. El der­bi más igua­la­do re­sul­tó ser el más des­ni­ve­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.