Mu­cho Ba­rça

Cou­tin­ho se re­en­gan­cha a la cau­sa ● Mes­si hi­zo su gol 400 en LaLiga ● Doblete y par­ti­da­zo de Suá­rez

AS (Andalucía) - - Barcelona-eibar - SAN­TI GI­MÉ­NEZ

Por muy atre­vi­do que sea un equi­po, co­mo es el ca­so del Eibar, es muy com­pli­ca­do aguan­tar­le 90 mi­nu­tos a un Ba­rça con­cen­tra­do. El Eibar lo com­pro­bó ayer, don­de ca­yó por 3-0 tras com­ple­tar una pri­me­ra par­te en la que lo­gró lle­var al equi­po cu­lé a su te­rreno. Pe­ro a la que Mes­si des­per­tó y se su­mó al tra­ba­jo en ata­que de Suá­rez, des­co­mu­nal, y de un reivin­di­ca­do Cou­tin­ho, los blau­gra­na die­ron un ace­le­rón le­tal que se lle­vó por de­lan­te al con­jun­to vas­co.

Tras del par­ti­do an­te el Le­van­te, Val­ver­de te­nía dos op­cio­nes: o dar un ha­cha­zo a Cou­tin­ho y con­ver­tir su su­plen­cia en te­ma de co­men­ta­rio en el pa­tio de lu­ces que mu­chas ve­ces es el en­torno, o dar­le la opor­tu­ni­dad de tra­tar de arre­glar el des­a­gui­sa­do por sí mis­mo. Op­tó por la se­gun­da y el bra­si­le­ño fue ti­tu­lar por Dem­bé­lé, que pa­re­ce que vi­ve en un es­ta­do que es­tá más allá de los avi­sos, los pre­mios y los cas­ti­gos. El fran­cés pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo, va a su bo­la.

La par­ti­ci­pa­ción de Cou­tin­ho fue de­ter­mi­nan­te por­que en un par­ti­do que em­pe­zó es­pe­so co­mo la brea en el que el Eibar sa­lió a pre­sio­nar al Bar­ce­lo­na des­de la mis­ma por­te­ría de Ter Stegen (has­ta diez hom­bres del equi­po de Men­di­li­bar se acu­mu­la­ban en el mi­tad del cam­po cu­lé cuan­do te­nía la pe­lo­ta el por­te­ro) sus ace­le­ra­cio­nes re­sul­ta­ron de­mo­le­do­ras. En au­sen­cia de un Mes­si que dio la im­pre­sión de abu­rrir­se so­be­ra­na­men­te (en es­to sí que Lio­nel es co­mo el res­to de los mor­ta­les) con lo que pa­sa­ba en el cam­po, fue Cou­tin­ho el me­jor so­cio de un Suá­rez ex­ce­len­te. Pa­ra el uru­gua­yo no hay par­ti­do abu­rri­do mien­tras ten­ga a un cen­tral ri­val de­lan­te.

Tras 20 mi­nu­tos en los que ape­nas pa­sa­ba na­da, el Ba­rça tu­vo una ins­pi­ra­ción y ace­le­ró el jue­go pa­ra lo­grar el 1-0. Un oa­sis en unos mi­nu­tos gri­ses. Un go­la­zo en el que cin­co ju­ga­do­res del Ba­rça se pa­sa­ron la pe­lo­ta al pri­mer to­que a un rit­mo que des­ar­mó al Eibar. El ma­yor mé­ri­to de la ju­ga­da hay que apun­tár­se­lo a Cou­tin­ho, que com­bi­nó de ci­ne con Suá­rez y al pro­pio uru­gua­yo, que ajus­tó el ba­lón al pos­te de Ries­go en un es­cor­zo de pu­ro de­lan­te­ro cen­tro. No ha­bía otra ma­ne­ra de mar­car ese gol que no fue­ra con­ver­tir­se en un equi­li­bris­ta y Suá­rez lo hi­zo.

Ape­nas cam­bió na­da el gol has­ta el des­can­so, por­que el Eibar vol­vió a dor­mir el par­ti­do. Un ca­be­za­zo de Ser­gi En­rich y una caí­da en el área de Cou­tin­ho, que vol­vió a rom­per en ve­lo­ci­dad, fue­ron lo úni­co des­ta­ca­do an­tes del des­can­so.

His­to­ria. Na­da más arran­car el se­gun­do ac­to, Mes­si se des­pe­re­zó y de­ci­dió en­trar en el par­ti­do por la puer­ta gran­de. Fil­tró un pa­se a Suá­rez, que vol­vió a aso­ciar­se con Cou­tin­ho pa­ra que la ju­ga­da aca­ba­ra en el pie iz­quier­do pa­ra de­jar cla­va­dos a los cen­tra­les y mar­car su gol 400 en LaLiga.

El tan­to de Lio­nel cam­bió el par­ti­do por el com­ple­to. El Eibar que­dó groggy y el Ba­rça fue un ven­da­val. El par­ti­do no se pa­re­cía en na­da a lo que ha­bía si­do en la pri­me­ra par­te. Ries­go tu­vo que mul­ti­pli­car­se y sal­vó a su equi­po an­te Suá­rez y Mes­si an­tes de que Suá­rez de­ci­die­ra el par­ti­do con el 3-0 que ha­cía jus­ti­cia a su par­ti­da­zo. Val­ver­de uti­li­zó los mi­nu­tos que que­da­ban pa­ra dar des­can­so a Bus­quets, ca­rre­te a Dem­bé­lé y Vidal y per­mi­tir a Cou­tin­ho re­in­cor­po­rar­se a la cau­sa y ce­rrar la pri­me­ra vuel­ta más só­li­do que nun­ca.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: RO­DOL­FO MO­LI­NA, GOR­KA LEIZA Y AGEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.