Wi­lliams, des­en­ca­de­na­do a

Rom­pió su se­quía en ca­sa con go­la­zos: tiro a la es­cua­dra y c

AS (Andalucía) - - Athletic-sevilla - AL­FON­SO HE­RRÁN

La Er­tzain­tza re­tu­vo por la ma­ña­na a 70 Biris que se ha­bían des­pla­za­do a Bil­bao en una quin­ce­na de vehícu­los par­ti­cu­la­res. Uno te­nía prohi­bi­ción ex­pre­sa de en­trar en re­cin­tos de­por­ti­vos. Les in­ter­cep­ta­ron cuan­do acu­dían al lu­gar de con­cen­tra­ción de He­rri Nor­te pa­ra ini­ciar una re­yer­ta. Les re­qui­sa­ron cu­chi­llos, ba­tes y pe­tar­dos, y tras iden­ti­fi­car­los, les es­col­ta­ron has­ta Can­ta­bria y des­de allí la Guar­dia Ci­vil se en­car­gó de que vol­vie­ran a Se­vi­lla.

Con el Ath­le­tic en pun­tos de des­cen­so; Adu­riz, su úni­ca luz de ca­ra al gol, en el pal­co de ju­ga­do­res le­sio­na­dos y no ci­ta­dos; y Raúl Gar­cía, el otro que apor­ta ca­rác­ter, muy cer­ca... el flo­ta­dor an­te el dra­ma se lla­ma Wi­lliams. Los nú­me­ros de Iñaki pe­sa­ban más que una cla­si­fi­ca­ción de plomo: dos años, un mes y nue­ve días lle­va­ba sin mar­car en ca­sa. Tran­si­ta­ba por el par­ti­do 41 sin ver puer­ta en San Ma­més. To­do un bo­rrón del que es­tá lla­ma­do a ser el fu­tu­ro nue­ve del con­jun­to bil­baíno.

Pe­ro por pu­ra ley de pro­ba­bi­li­dad al­gu­na vez se te­nía que que­brar esa ra­cha. Ocu­rrió por par­ti­da do­ble. En el mi­nu­to 22 abrió su tar­de glo­rio­sa y es­pan­tó los fan­tas­mas con un za­pa­ta­zo cer­ca de las te­la­ra­ñas de la es­cua­dra. Y en el 84’ se dio el gus­ta­zo de un mo­nu­men­to que po­dría ha­ber fir­ma­do el mis­mí­si­mo Ro­nal­do, el gor­di­to, cuan­do sus pier­nas le ca­ta­pul­ta­ban co­mo un cohe­te desata­do. En cam­po pro­pio se hi­zo un au­to­pa­se an­te Ser­gi Gó­mez y se pe­gó una ca­rre­ra fu­ri­bun­da de 56 me­tros, cuer­pean­do con el cen­tral, sor­tean­do tam­bién una ayu­da de Gnag­non, desafian­do al enor­me can­san­cio acu­mu­la­do. No le pu­die­ron echar el guan­te y aca­bó la obra de ar­te re­ga­tean­do a Va­clik.

No es­tá mal pen­sar que el pe­sa­ro­so Ath­le­tic va­ya di­ri­mien­do su pre­sen­te con un ju­ga­dor de tan­to por­ve­nir. Su ba­chea­do trán­si­to du­ran­te el cur­so en­con­tró la cla­ri­vi­den­cia gra­cias al pul­món de su can­te­rano con el dor­sal 9. Gra­cias a él, el se­gun­do ca­pí­tu­lo de la tri­lo­gía Ath­le­tic-Se­vi­lla tu­vo po­co que ver con la ci­ta de Co­pa de tres días atrás. Por pro­ta­go­nis­tas y por desa­rro­llo del jue­go.

Wi­lliams ca­pi­ta­li­zó to­do el jue­go con su pre­sión, sus ga­lo­pa­das y has­ta con el do­mi­nio del jue­go aé­reo. Aca­bó fun­di­do pe­ro aún tu­vo pier­nas pa­ra el ca­rre­rón del 2-0. El Se­vi­lla per­ma­ne­cía aga­za­pa­do, mos­trán­do­se or­de­na­do pe­ro sin am­bi­ción ver­ti­cal pa­ra lle­gar al bal­cón de He­rre­rín, aun­que el VAR le ne­gó un po­si­ble pe­nal­ti en un sa­que de fal­ta que gol­peó en el co­do de De Mar­cos.

EX­PUL­SIÓN DE 70 BIRIS AR­MA­DOS CON CU­CHI­LLOS

DESATA­DO. Wi­lliams, abra­za­do por Ibai, Mu­niain y Da­ni Gar­cía jun­to a uno de los fon­dos de San Ma­més, tras mar­car el 2-0 RE­MA­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.