AS (Andalucía)

EE UU evita el cataclismo

Argentina, que sigue sin conocer la victoria, paga los platos rotos de las dos derrotas estadounid­enses

- F. FAUCHA /

El amistoso Estados Unidos-Argentina de preparació­n para los Juegos Olímpicos era lo menos parecido a un amistoso en el país norteameri­cano. Después de perder con Nigeria y Australia, una tercera derrota habría supuesto un cataclismo en el baloncesto estadounid­ense. Lo nunca visto para un equipo que, sin varios de su mejores jugadores (LeBron, Curry, Kawhi, Davis...), sigue siendo el favorito número uno al oro en Tokio y que no puede tener otro objetivo. Por historia y por recursos de una plantilla muy lejos de estar coja. Más lejos que ninguna. Esta vez se vieron las grandes virtudes y apenas apareciero­n los pocos defectos de EE UU, que ganó con tremenda superiorid­ad a Argentina (108-80). Una selección que, recordemos, es la actual subcampeon­a del mundo.

Sin embargo, la albicelest­e no parece llegar en el mejor momento a estos Juegos. Argentina ya ha perdido con Australia y con Nigeria (por 22), las mismas derrotas que su rival en la noche del martes. Si esto fuese una liguilla estaríamos ante el duelo de colistas, pero sólo los argentinos ejercieron como tal. Si en los dos partidos anteriores EE UU había sufrido por dentro (Popovich sólo ha reclutado a tres interiores puros: Adebayo, Green y Love), Argentina se lo puso más fácil que nadie hasta ahora. Luis Scola hace lo que puede, que con 41 años es mucho, pero la edad se nota. Marcos Delía es un currante al que no se le pueden pedir genialidad­es. Y Francisco Caffaro promete pero está aún verde para estos lances (sólo jugó 2 minutos).

Pívots Argentina no dio guerra por dentro, al contrario que Nigeria y Australia

Acierto. EE UU sacó su versión demoledora, esa en la que anotan y anotan desde fuera (44,8% en triples) a un ritmo imposible de seguir por los rivales. Argentina se fue al descanso 16 abajo. En la segunda mitad poco a poco se dejaron llevar por el correcalle­s en el que tan bien se maneja su rival cuando le entran los tiros y eso fue su perdición. Los cinco titulares estadounid­enses (Lillard, Beal, LaVine en sustitució­n de Tatum, Durant y Adebayo) estaban en una misión: salvar a su país de tropezar por tercera vez con la misma piedra. Y vaya si lo consiguier­on.

EE UU puede dormir tranquilo... De momento. Mañana juegan de nuevo con Australia y el domingo contra España en el último aperitivo, veremos si envenenado, antes de poner rumbo a Japón.

 ??  ?? LaVine, instantes antes de realizar un mate sobre Vaulet, en la jugada más espectacul­ar del partido.
LaVine, instantes antes de realizar un mate sobre Vaulet, en la jugada más espectacul­ar del partido.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain