AS (Andalucía)

“Carapaz hizo teatro y no trabajó”

Pogacar consigue su primera victoria de amarillo y manda un recado al ecuatorian­o

- J. A. EZQUERRO /

Tadej Pogacar ofreció bonitas estampas a los fotógrafos al cruzar victorioso la meta del Portet, entre la niebla. Primero, cuando se agarró el maillot amarillo a gritos. Luego, cuando se tiró en la carretera con las manos en la cabeza. Se trataba del primero de sus cinco triunfos en el Tour como líder de la carrera. “Significa un sentimient­o y una alegría muy difíciles de describir. ¡Qué emocionant­e vencer vestido de amarillo! Fue una jornada fantástica para disfrutar como corredor profesiona­l”, explicó el esloveno, el pichichi de 2021 de nuevo en solitario con diez dianas, con una de ventaja sobre Mark Cavendish.

Tras arrasar en la crono de Laval, Pogacar ya tiene su etapa de montaña en la presente edición. “La más dura sobre el libro de ruta y después, en el terreno”, aseguró. En la subida al Portet encontró colaboraci­ón en Jonas Vingegaard, segundo de la general, a 5:39, pero no en Richard Carapaz, tercero a 5:43: “Jonas y yo lo hablamos en algún momento. Sabíamos que Carapaz hacía teatro y no estaba mal. No es algo inusual, sino una táctica en el ciclismo, ya que atacó y me costó salir a su rueda. Incluso Vingegaard sufrió bastante para rebasarle. Me alegré de que le adelantara, porque únicamente Jonas y yo sí que trabajamos juntos. Que los tres sacáramos ventaja era bueno para los tres, aunque sólo actuamos en consecuenc­ia dos”.

Recado a Carapaz al margen, Pogacar se congratuló por las diferencia­s con las que manda en la tabla: “Me veo en lo alto del Tour con una renta importante de más de cinco minutos y a falta de dos días complicado­s: otro de Pirineos y el de la contrarrel­oj. No me quejo para nada”. El defensor del título lleva camino de sellar con éxito su objetivo y proclamars­e otra vez campeón con 22 años: “Cuando uno se esfuerza tanto por una meta y llegan los frutos de ese sacrificio, la satisfacci­ón resulta muchísimo mayor”. Tampoco se olvidó de sus gregarios del UAE: “Realizaron una excelente labor de aproximaci­ón y de control. No sabía si decidirme a buscar la victoria en la ascensión final, pero los chicos marcaron un ritmo elevadísim­o que me lo dejó en bandeja”.

Colección. Pogacar porta ahora mismo el jersey amarillo y le correspond­e el blanco de mejor joven, aunque lo luce Vingegaard como segundo clasificad­o. Del de la montaña, que lidera Wout Poels, le separan nueve puntos. De su voracidad dependerá que alcance las cifras de 2020: un hat-trick de maillots y de parciales. Le queda sumar otra etapa y arrebatar la prenda a topos a Poels para igualar el botín. Ese dominio provoca dudas, que él despeja: “Lo fundamenta­l era conquistar otro Tour, me someto a los controles necesarios y no hago nada malo”.

 ??  ?? Tadej Pogacar, en su triunfal entrada a meta en el Portet.
Tadej Pogacar, en su triunfal entrada a meta en el Portet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain