Otro Dem­bé­lé en el jue­go po­si­cio­nal

El 43% de los ata­ques del Bar­ce­lo­na fue­ron en su área de in­fluen­cia

AS (Aragon) - - Barcelona-sevilla - DE

El pro­gre­so. Siem­pre a re­mol­que en su pri­mer año, en­co­gi­do por la fal­ta de es­pa­cios, Dem­bé­lé pro­ta­go­ni­zó en Tán­ger una me­jo­ría en su en­ten­di­mien­to del jue­go po­si­cio­nal. Val­ver­de lo em­pla­zó a la iz­quier­da y él mos­tró cier­ta inteligencia pa­ra abrir­se o ce­rrar­se en fun­ción de la si­tua­ción. El atas­co del Ba­rça en el pri­mer tiem­po só­lo en­con­tró el desaho­go en Mes­si y en los mo­vi­mien­tos del fran­cés. El 43% de los ata­ques azul­gra­nas del par­ti­do fue­ron en su zo­na de in­fluen­cia. ■ Al pie. Con Art­hur y Ra­fin­ha de­ma­sia­do im­pro­duc­ti­vos en el jue­go in­te­rior, Dem­bé­lé se ofre­cía por den­tro y bus­ca­ba ge­ne­rar ha­cia am­bos la­dos. Lle­vó pe­li­gro.

Ma­yor vér­ti­go. Lo que le ha­bía fal­ta­do en la pri­me­ra par­te lo in­cor­po­ró tras el des­can­so. Es­ti­ró a la de­fen­sa se­vi­llis­ta con des­mar­ques de rup­tu­ra. Era una ma­nio­bra más de dis­trac­ción que efec­ti­va, pe­ro que le ser­vía a su equi­po pa­ra ope­rar más hol­ga­do. Su alian­za con Al­ba fue flui­da (22 pa­ses) y pro­bó con el re­ga­te (tres com­ple­ta­dos). Aca­bó en la ban­da de­re­cha y co­ro­nó al Bar­ce­lo­na con su no­ta­ble dis­pa­ro. El op­ti­mis­mo so­bre su fi­gu­ra se abre pa­so en el Camp Nou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.