Or­gu­llo­sa frus­tra­ción

AS (Aragon) - - Barcelona-sevilla - DES­DE LA TE­LE JO­SÉ M. LÓPEZ

Otro tí­tu­lo per­di­do an­te el Bar­ce­lo­na, con un pe­nal­ti fa­lla­do en el des­cuen­to que na­die en­tien­de por qué no ti­ró Ba­ne­ga. El Se­vi­lla com­pi­tió y no fue hu­mi­lla­do co­mo en la Co­pa.

Di­fe­ren­cia. Otra vez per­dió el Se­vi­lla un tí­tu­lo an­te el Bar­ce­lo­na y otra vez se va frus­tra­da su afi­ción. Si en la Co­pa del Rey se sin­tió hu­mi­lla­da, ano­che, al me­nos, el en­fa­do era por ha­ber te­ni­do en la mano ga­nar al Bar­ce­lo­na. Una frus­tra­ción or­gu­llo­sa, pe­ro con esa do­sis de amar­gor que da el no sa­ber qué ha­cer pa­ra me­ter­le mano a los blau­gra­nas en una fi­nal.

Guión. El ca­so es que to­do co­men­zó de una ma­ne­ra muy pa­re­ci­da a la fi­nal de la Co­pa del Rey. El Ba­rça to­ca­ba y el Se­vi­lla mi­ra­ba. Pe­ro ha­bía una di­fe­ren­cia: la ten­sión. El Se­vi­lla la te­nía y los blau­gra­nas no. Jor­di Al­ba fa­lló un des­pe­je, Mu­riel co­gió la mo­to y Sa­ra­bia tem­pló con la zur­da co­mo el to­re­ro que ba­ja la mu­le­ta pa­ra dar un lar­go na­tu­ral. In­cer­ti­dum­bre con el VAR y ce­le­bra­ción fi­nal del ma­dri­le­ño, cu­ya re­no­va­ción, por cier­to, se ha de­ja­do apa­la­bra­da es­te fin de se­ma­na.

Su­pe­ra­do. Di­jo Ma­chín que el par­ti­do se ga­na­ría si se sa­lía vic­to­rio­so de los due­los in­di­vi­dua­les. Y por la ban­da de­re­cha los per­dió to­dos el Se­vi­lla en el pri­mer ac­to. Na­vas su­frió mu­cho tan­to con Al­ba co­mo con Dem­bé­lé pe­ro la de­fen­sa lo­gra­ba achi­car agua. Va­clik ayu­da­ba pe­ro la suer­te le fue es­qui­va en la fal­ta que dio lu­gar al em­pa­te. Tam­bién es cier­to que re­ga­lar una fal­ta al bor­de del área a Mes­si es más pe­li­gro­so ca­si que ha­cer­le un pe­nal­ti y Ba­ne­ga es­tu­vo da­di­vo­so con su com­pa­trio­ta. Em­pa­te jus­to al in­ter­me­dio pe­ro, al me­nos, el Se­vi­lla com­pe­tía. Lo mí­ni­mo que se exi­ge a unos pro­fe­sio­na­les, por su­pues­to, pe­ro de lo que ha­bía du­das tras el úl­ti­mo pre­ce­den­te.

Por­te­ría. Ha cam­bia­do de por­te­ros el Se­vi­lla es­te ve­rano pa­ra aca­bar con el am­bien­te vi­cia­do que ha­bía en la po­si­ción. Co­mo ti­tu­lar ha lle­ga­do Va­clik, un che­co que mi­li­ta­ba en el Ba­si­lea y que, so­bre el pa­pel, ni sí ni no sino to­do lo con­tra­rio. Pe­ro en Tán­ger se co­ro­nó man­te­nien­do al Se­vi­lla vi­vo, aun­que po­co pu­do ha­cer en el gol de Dem­bé­lé más que abron­car a sus com­pa­ñe­ros.

Des­pis­ta­dos. Que lo de Dem­be­lé fue un go­la­zo no se dis­cu­te. Que el Se­vi­lla hi­zo to­do lo que es­tu­vo en su mano pa­ra fa­ci­li­tar­lo, tam­bién. Mes­si sa­có rá­pi­do una fal­ta por­que na­die se pu­so de­lan­te pa­ra obs­ta­cu­li­zar­le, Dem­bé­lé con­tro­ló y tu­vo tiem­po pa­ra pen­sar por­que Ba­ne­ga de­ci­dió acu­dir a la pre­sión al tro­te y su dis­pa­ro no en­con­tró opo­si­ción al­gu­na por­que Es­cu­de­ro pre­fi­rió re­cu­lar a ta­po­nar. Tam­bién hu­bo una li­ge­ra di­fe­ren­cia en­tre el dis­pa­ro de Dem­bé­lé, im­pa­ra­ble, y el de Na­vas mi­nu­tos an­tes con la zur­da, fá­cil pa­ra Ter Ste­gen.

En­fa­do. Y, en de­fi­ni­ti­va, otro tí­tu­lo per­di­do an­te el Bar­ce­lo­na. Con un pe­nal­ti fa­lla­do en el des­cuen­to que na­die en­tien­de por qué no ti­ró Ba­ne­ga y sí un ju­ga­dor que sa­be que se bus­ca a otro de­lan­te­ro pa­ra dar­le bo­le­to. Apun­ta co­sas es­te Se­vi­lla, pe­ro el pro­yec­to se hu­bie­ra vis­to res­pal­da­do de ver­dad con un tí­tu­lo en la mo­chi­la. To­ca se­guir tra­ba­jan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.