“Iba con la ca­mi­se­ta del Le­ga a re­ci­bir la qui­mio­te­ra­pia”

AS (Aragon) - - Real Madrid-leganés -

AB­lan­ca Po­za que la lla­men la ‘ma­dre co­ra­je’ del Le­ga­nés le po­ne los pe­los de pun­ta. Me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do, cla­ro. La “pe­lu­sa” que go­bier­na su ca­be­za, co­mo lo de­fi­ne su hi­ja, tam­bién Blan­ca, aún no se eri­za por­que aún no es pe­lo. Es so­lo eso, “pe­lu­sa”. Pe­ro a Blan­ca ma­dre no le im­por­ta. Ella se ríe de las con­se­cuen­cias de la qui­mio­te­ra­pia con la mis­ma ener­gía con la que se ríe de la vi­da y del cáncer de ma­ma que ame­na­za­ba con arre­ba­tár­se­la en di­ciem­bre de 2017, cuan­do se lo diag­nos­ti­ca­ron. “¿A que me que­da bien mi nue­vo pei­na­do?”, va­ci­la al per­so­nal en­tre car­ca­ja­das.

El eco de su ri­sa re­tum­ba en las tri­pas de Bu­tar­que. Allí to­dos la co­no­cen. Es fa­mo­sa. No hay quien no se pa­re unos se­gun­dos a sa­lu­dar­la. A fe­li­ci­tar­la. El 2 de agos­to Blan­ca hi­ja anun­ció en Twit­ter que ha­bían ven­ci­do al “Bi­cho”. Su ma­dre es­ta­ba lim­pia. El men­sa­je se hi­zo vi­ral. Le lle­ga­ron ré­pli­cas de to­do el mun­do. Al­go pa­re­ci­do le su­ce­dió el 26 de enero, cuan­do Blan­ca ma­dre aún no era co­no­ci­da.

Ese día, 48 ho­ras des­pués de que el Le­ga­nés eli­mi­na­se al Ma­drid en Co­pa, re­ci­bió su pri­me­ra qui­mio en La Paz. Blan­ca hi­ja col­gó otro tuit. “Pri­me­ra se­sión de mi ma­mi. Se ha lle­va­do la ca­mi­se­ta del Le­ga por­que, si ellos pue­den ga­nar al Ma­drid en el Ber­na­béu, ella pue­de ga­nar es­to por go­lea­da”, es­cri­bió jun­to a una ima­gen de Blan­ca ma­dre en el si­llón del hos­pi­tal, con los tu­bos de la qui­mio en­rai­zán­do­se en el bra­zo de­re­cho. El iz­quier­do di­bu­ja­ba una V de vic­to­ria. Co­mo su son­ri­sa. Triun­fal.

Blan­ca no es fut­bo­le­ra. Pe­ro

Fuer­za

dos días an­tes, cuan­do que el Go­liat blan­co ca­yó ante el Da­vid pe­pi­ne­ro, su­frió pe­ga­da a la te­le (el sá­ba­do lo ha­rá en el Ber­na­béu) con la enési­ma ges­ta del ‘Ga­ri­ta­nis­mo’. Lo vio so­la. Su hi­jo Da­niel es­ta­ba fue­ra y su hi­ja y su ma­ri­do ha­bían acu­di­do al es­ta­dio a vi­vir el par­ti­do in si­tu. “Al ver el triun­fo del Le­ga, al­go cam­bió en mí. An­da­ba de bajón, pe­ro una fuer­za des­co­no­ci­da se ins­ta­ló en mi co­ra­zón. Por eso he ido a to­das las se­sio­nes con mi ca­mi­se­ta del Le­ga. Es mi co­ta de ma­lla con­tra el cáncer”, des­cri­be sen­ta­da jun­to a Blan­ca hi­ja en la gra­da de Bu­tar­que.

Su­je­ta una mo­chi­li­ta (del Le­ga­nés, ob­vio) re­ple­ta de pa­ñue­los on­co­ló­gi­cos idén­ti­cos a los que re­par­tió en ma­yo a la plan­ti­lla pe­pi­ne­ra en la in­ti­mi­dad del ves­tua­rio. Así los fi­chó pa­ra su nue­va mi­sión. De­mos­trar a los que su­fren cáncer que no es­tán so­los. Que pue­den ga­nar. Co­mo el Le­ga, al Ma­drid. Co­mo Blan­ca, al “Bi­cho”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.