Brais Méndez, la úl­ti­ma per­la de la factoría de A Ma­droa

AS (Baleares) - - Celta-real Madrid - G.

■ A Brais sus com­pa­ñe­ros le lla­man “per­la”. Por­que ellos sa­ben bien que es­te ta­len­to­so me­dia­pun­ta re­cién lle­ga­do al fútbol pro­fe­sio­nal es una au­tén­ti­ca jo­ya. Y tam­bién lo sa­be Luis Enrique, que fue el pri­me­ro en su­bir­lo al pri­mer equi­po cuan­do era un im­ber­be ju­ve­nil. Tan­to con­fía en su ca­li­dad que no ha du­da­do en in­cluir­lo en su ál­bum de cro­mos pa­ra la Se­lec­ción. “No con­ta­ba ni con la lla­ma­da de la Sub-21”, di­jo Brais con sin­ce­ri­dad al co­no­cer la no­ti­cia. Su ca­ra re­fle­ja­ba tan­ta in­cre­du­li­dad co­mo ilu­sión. “Me re­cor­dó a mis pri­mos pe­que­ños Ma­teo y Xur­xo cuan­do ven el ár­bol de Na­vi­dad re­ple­to de re­ga­los”.

Su an­te­rior se­ma­na fue fan­tás­ti­ca. Mar­có dos golazos an­te Ei­bar y Be­tis, con sen­das ex­hi­bi­cio­nes de jue­go. Su in­ci­den­cia au­men­ta cuan­do ac­túa por el cen­tro, su po­si­ción na­tu­ral, aun­que su ta­len­to no le im­pi­de des­ta­car cuan­do jue­ga por la ban­da. Por­que Brais no es un fut­bo­lis­ta que só­lo vi­va del don que Dios le dio, su pro­di­gio­sa ca­li­dad téc­ni­ca, sino que tam­bién se sa­cri­fi­ca en de­fen­sa co­mo el que más. Qui­zás in­flu­yan los con­se­jos de su pa­dre, que fue fut­bo­lis­ta. Del De­por, sí, pe­ro ese te­ma es ta­bú. El nue­vo in­ter­na­cio­nal aca­pa­ra­rá hoy los fo­cos.—C.

Brais Méndez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.