El Ma­drid ga­nó co­mo equi­po pe­que­ño

“...BRAHIM POR VAL­VER­DE, SUBRAYANDO AÚN MÁS EL OSTRACISMO DE IS­CO.”

AS (Baleares) - - Opinión - AL­FRE­DO RELAÑO

El do­min­go lo ce­rró el par­ti­do del Vi­lla­ma­rín, re­suel­to in extremis por un gol de fal­ta de Ce­ba­llos, un ex de los lo­ca­les que lle­va­ba po­co en el cam­po, al que ha­bía sal­ta­do en­tre pi­tos. Fue un final ines­pe­ra­do de un par­ti­do que es­ta­ba re­tra­tan­do muy mal a So­la­ri, por el aban­dono de su equi­po en la se­gun­da mi­tad. Sa­lió con lí­nea de cin­co de­fen­sas, un es­cu­do de dos por de­lan­te, Ca­se­mi­ro y Val­ver­de, y só­lo tres ju­ga­do­res crea­ti­vos, Mo­dric, Ben­ze­ma y Vi­ni­cius. Con eso se fue al des­can­so ga­nan­do 0-1. Ca­zó el gol en uno de sus con­tra­ata­ques y de­fen­dió bien, con aten­ción y con mu­cha gen­te: to­dos me­nos Vi­ni­cius y Ben­ze­ma. Era una ma­ne­ra po­co bri­llan­te de ju­gar, pe­ro se po­día en­ten­der por una es­pe­cie de ata­que ra­ro de So­la­ri an­te tan­tas ba­jas arri­ba, agra­va­das por su de­ter­mi­na­ción in­fle­xi­ble de re­le­gar a Is­co. Jus­to an­tes del des­can­so se le­sio­nó Ben­ze­ma, con frac­tu­ra del me­ñi­que de una mano. Sa­lió Cris­to por él y el Ma­drid di­mi­tió de­fi­ni­ti­va­men­te de cual­quier in­ten­ción de sol­tar un tris­te con­tra­ata­que. Se que­dó em­po­tra­do atrás, re­ga­lan­do el cam­po y el ba­lón a Joa­quín ya Ca­na­les, que ur­dían el jue­go del Be­tis mien­tras Is­co y Ce­ba­llos chu­pa­ban ban­qui­llo. El gol se re­tra­só, pe­ro aca­bó por lle­gar, por me­dio de Ca­na­les y con per­mi­so del VAR. A esas al­tu­ras, la ima­gen del Ma­drid y de So­la­ri era ho­rro­ro­sa. Y lo si­guió sien­do tras el cam­bio de pa­sar a de­fen­sa de cua­tro, pa­ra lo que en­tró Ce­ba­llos por Re­gui­lón. Lue­go en­tra­ría Brahim por Val­ver­de, subrayando aún más el ostracismo de Is­co. No me­jo­ró el Ma­drid, pe­ro le sal­vó un milagro: una arran­ca­da de Ca­se­mi­ro, de­rri­bo al lle­gar al área y fal­ta que Ce­ba­llos, do­li­do por los pi­tos, mar­ca, por el pa­lo de Pau, que apos­tó por el otro la­do. Dis­gus­to pa­ra el Be­tis y ali­vio pa­ra el Ma­drid... a me­dias. Ga­nó co­mo equi­po pe­que­ño, ju­gan­do al ce­rro­jo, sin atre­vi­mien­to. LaLi­ga es­tá per­di­da pe­ro es­pe­ro que pa­ra la Cham­pions ha­ya otro plan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.