Mer­ce­des apun­ta a la me­jor ra­cha de siem­pre

El W10 ha ga­na­do las sie­te ca­rre­ras ini­cia­les de la tem­po­ra­da y se acer­ca a las on­ce que lo­gró McLa­ren en 1988 con Sen­na y Prost

AS (Baleares) - - Más Motor - J. BAL­SEI­RO /

Po­dría pa­re­cer que pa­ra ga­nar a Mer­ce­des bas­ta­ría con lle­gar an­tes que ellos a la me­ta, pe­ro Ca­na­dá con­fir­mó que ni si­quie­ra eso es cier­to. Los W10 desa­rro­lla­dos en Brac­kley van ca­mino de con­ver­tir­se en los mo­no­pla­zas más do­mi­na­do­res de la his­to­ria de la F1 y ya han su­pe­ra­do la ra­cha ini­cial que fir­ma­ron ellos mis­mos en 2014. Su­man sie­te triun­fos en sie­te ca­rre­ras y se acer­can a las on­ce con­se­cu­ti­vas que lo­gró McLa­ren Hon­da en 1988 con Sen­na y Prost. ¿Tie­nen Ha­mil­ton y Bot­tas en sus ma­nos el co­che más arra­sa­dor de siem­pre? Po­cos lo ha­brían adi­vi­na­do des­pués de una pre­tem­po­ra­da re­ple­ta de pro­ble­mas.

De la pri­me­ra se­ma­na de test a la se­gun­da cam­bia­ron com­ple­ta­men­te el di­se­ño del vehícu­lo. Con­vi­ven en es­ta parrilla mo­no­pla­zas con un con­cep­to más efi­cien­te, que re­fuer­za la ve­lo­ci­dad

en rec­ta, fren­te a otros que ge­ne­ran más car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca pa­ra ga­nar en pa­so por cur­va. Y aun­que pue­da pa­re­cer lo con­tra­rio, en la F1 ac­tual hay más dé­ci­mas de be­ne­fi­cio en las cur­vas. Eso ex­pli­ca que Fe­rra­ri, con el mo­tor más po­ten­te, no ha­ya si­do ca­paz de en­con­trar el rit­mo en tan­das lar­gas que tie­nen sus ri­va­les.

Mer­ce­des ha si­do el re­fe­ren­te en cua­tro ca­rre­ras: Aus­tra­lia, Chi­na, Es­pa­ña y Mó­na­co. En Bah­réin, Ba­kú y Mon­treal hay un de­no­mi­na­dor co­mún: las rec­tas. Tam­bién in­flu­yen los neu­má­ti­cos Pi­re­lli, más com­pli­ca­dos de lle­var a su tem­pe­ra­tu­ra ideal, aun­que Mer­ce­des los tra­ba­ja a la per­fec­ción. ¿Qué es­pe­rar de las ca­rre­ras que vie­nen? Fran­cia es un ca­so in­ter­me­dio con cur­vas len­tas y rec­tas lar­gas. Aus­tria es qui­zás la me­jor op­ción de Fe­rra­ri pa­ra vol­ver a in­ten­tar un asal­to por­que Sil­vers­to­ne es te­rri­to­rio de Ha­mil­ton. Si no, qui­zás no les que­de más re­me­dio que es­pe­rar a Mon­za, o a un error de Le­wis y Valt­te­ri.

El po­dio de Ca­na­dá arro­ja una cla­ve pa­ra el fu­tu­ro en ca­rre­ras en las que Fe­rra­ri no ten­ga su­pe­rio­ri­dad, pe­ro sí es­té cer­ca: dos pi­lo­tos de ro­jo fren­te a uno de pla­tea­do pue­den ju­gar al des­pis­te y exi­gir en las es­tra­te­gias. Si neu­tra­li­zan a Bot­tas, al me­nos ju­ga­rán con ma­yo­rías. Pe­ro si Mer­ce­des im­po­ne la dic­ta­du­ra del do­ble­te… que se pre­pa­re el ré­cord de McLa­ren.

IM­PA­RA­BLES. Mer­ce­des se ha im­pues­to en to­das las ca­rre­ras que se han dispu­tado es­ta tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.