MATALLANAS Car­ta pa­ra Ra­fael Na­dal

La vi­da me­re­ce un po­co más la pe­na gra­cias a que exis­te

AS (Baleares) - - Tenis - Car­los Matallanas es pe­rio­dis­ta, pa­de­ce ELA y ha es­cri­to es­te ar­tícu­lo con las pu­pi­las.

Ad­mi­ra­ción

La su­pera­ción de la ad­ver­si­dad fí­si­ca es lo más épi­co de sus

an­dan­zas

Ejem­plo

Es un mo­tor de nues­tra iden­ti­dad co­lec­ti­va, sea és­ta

la que sea

Na­dal me ha mos­tra­do que el ca­mino co­rrec­to es siem­pre em­pu­ñar nues­tras ar­mas con fir­me­za, no­ble­za y de­ter­mi­na­ción pa­ra ven­cer to­dos los mie­dos, in­clu­so a la de­rro­ta irre­ver­si­ble.

Ho­la, Ra­fael, no voy a ser muy ori­gi­nal. Es im­po­si­ble ser­lo cuan­do exis­te tal con­sen­so. Ade­más, ha­ce diez años que me que­dé sin pa­la­bras ocu­rren­tes, cuan­do es­cri­bía en El Con­fi­den­cial cró­ni­cas y aná­li­sis de sus vic­to­rias y con­tra­tiem­pos. Me ti­ré el si­guien­te lus­tro re­pi­tién­do­me gro­se­ra­men­te. Sé que a mis com­pa­ñe­ros pe­rio­dis­tas les afec­ta el mis­mo mal. Nos ha de­ja­do a to­dos li­te­ral­men­te sin pa­la­bras.

Por eso no voy a gas­tar ren­glo­nes pa­ra des­cri­bir lo que to­dos sa­be­mos. Me gus­ta­ría apro­ve­char es­ta pri­vi­le­gia­da ven­ta­na que ten­go pa­ra ha­blar­le de có­mo le veo des­de mi si­tua­ción.

Yo he su­fri­do una te­rri­ble de­rro­ta, una en­fer­me­dad sal­va­je trun­có mi pro­yec­to vi­tal cuan­do me en­con­tra­ba en el me­jor mo­men­to. Se­gún to­das las es­ta­dís­ti­cas de su­per­vi­ven­cia me­dia, ya no de­be­ría es­tar aquí. Des­de 2016, veo sus par­ti­dos pos­tra­do en la ca­ma, sin po­der mo­ver­me. Yo soy un hom­bre de fút­bol, es de las po­cas co­sas de las que me atre­vo a ha­blar con fir­me­za y pro­pie­dad. Pe­ro por suer­te, mis ojos de fut­bo­lis­ta me per­mi­ten dis­fru­tar de otros de­por­tes sin­tien­do cer­ca­nos sus com­ple­ji­da­des y desafíos.

Des­de mi mo­des­ta afi­ción al te­nis de éli­te, su ca­rre­ra la he vi­vi­do con el go­zo y la pa­sión que com­par­to con mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do. No soy de ido­la­trar, ni si­quie­ra a aque­llos que me trans­mi­ten ale­grías y sen­sa­cio­nes inol­vi­da­bles, pe­ro con us­ted la ad­mi­ra­ción es es­tra­tos­fé­ri­ca. Me he pre­gun­ta­do mu­chas ve­ces qué es lo que más me en­gan­cha de su tra­yec­to­ria. No es el éxi­to, eso lo ten­go cla­ro, es ruin que­rer a al­guien só­lo por­que le va bien en la vi­da. La su­pera­ción de la ad­ver­si­dad fí­si­ca es lo más épi­co de sus an­dan­zas, sin du­da, pe­ro creo que aún va­lo­ro más otras vir­tu­des. En lo es­tric­ta­men­te de­por­ti­vo me fas­ci­na la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y la tem­plan­za en los mo­men­tos cru­cia­les, y por su­pues­to su fa­ci­li­dad pa­ra ser más te­naz que to­das las

es­tra­te­gias de sus opo­nen­tes, lo que a me­nu­do los lle­va a la de­ses­pe­ra­ción más ab­so­lu­ta. Asis­to a sus de­rro­tas des­de el con­ven­ci­mien­to de que la frus­tra­ción por los erro­res co­me­ti­dos pe­sa mu­cho me­nos cuan­do se ha va­cia­do pa­ra ju­gar al lí­mi­te de sus po­si­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos. Siem­pre ten­go la sen­sa­ción de que así ha ju­ga­do. To­das es­tas ca­pa­ci­da­des y otras mu­chas, co­mo las me­jo­ras en su jue­go que cons­tan­te­men­te in­cor­po­ra gra­cias al entrenamie­nto dia­rio, son gran­dio­sas. Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, es su ca­rác­ter, su ac­ti­tud, lo que de ver­dad me en­gan­cha a su fi­gu­ra. Y lo que ex­pli­ca to­do lo an­te­rior.

An­tes de en­fer­mar, ya sen­tía fa­mi­lia­ri­dad con su ma­ne­ra de es­tar en el mun­do, su­pon­go que más por que­rer pa­ra mí ese ar­se­nal de re­cur­sos psi­co­ló­gi­cos que por­que ver­da­de­ra­men­te los po­se­ye­ra. Re­cuer­do sen­tir esa sen­sa­ción cuan­do le vi de cer­ca por pri­me­ra vez, en un pa­si­llo de la Ca­ja Má­gi­ca en el Mas­ters de Ma­drid de 2010. Creo que esa iden­ti­fi­ca­ción ba­sa­da en de­seos es la que sen­ti­mos sus se­gui­do­res, más con­cre­ta­men­te los que so­mos com­pa­trio­tas su­yos, los que com­par­ti­mos pa­re­ci­do es­pa­cio so­cio­cul­tu­ral. Y a la vez, creo que, fue­ra de nues­tras fron­te­ras, los ex­tran­je­ros nos iden­ti­fi­can a to­dos los es­pa­ño­les a tra­vés de su ca­rác­ter. Más allá de los tó­pi­cos y sin caer en pa­trio­tis­mo ba­ra­to, por­que aquí hay igual de ma­las per­so­nas que en to­dos la­dos, sí pien­so de ver­dad que us­ted, Ra­fael Na­dal, es un mo­tor de nues­tra iden­ti­dad co­lec­ti­va, sea és­ta la que sea. Cuan­do me vi an­te los cuer­nos de la vi­da, en esos mo­men­tos don­de no te pue­des es­con­der de ti mis­mo, pe­leé (y si­go ha­cién­do­lo) con las úni­cas ar­mas que te­ne­mos, aque­llas for­ja­das du­ran­te to­da nues­tra exis­ten­cia, des­de cha­va­les. Si bien sea inexac­to afir­mar que al­gu­na de ellas la ten­go gra­cias a us­ted, sí es­toy con­ven­ci­do de que su inspiració­n om­ni­pre­sen­te me ha mos­tra­do que el ca­mino co­rrec­to es siem­pre em­pu­ñar nues­tras ar­mas con fir­me­za, no­ble­za y de­ter­mi­na­ción, pa­ra ven­cer to­dos los mie­dos. In­clui­do el más gran­de, aquél que te­ne­mos to­dos los se­res hu­ma­nos a la de­rro­ta irre­ver­si­ble.

Su­pon­go que pen­sa­rá que es­toy exa­ge­ran­do, que só­lo es un me­ro ju­ga­dor de te­nis. Pe­ro no se sub­es­ti­me. El de­por­te es cul­tu­ra. Y el de­por­te es edu­ca­ción. Y si Cer­van­tes o Go­ya nos re­tra­ta­ron y nos sir­ven de re­fe­ren­tes a tra­vés de su in­ge­nio­so tra­ba­jo de re­fle­xión, us­ted ha­ce el mis­mo pa­pel des­de su in­tui­ti­vo mo­vi­mien­to so­bre una pis­ta de te­nis. No ten­go nin­gu­na du­da: cuan­do ha­go ba­lan­ce de lo mu­cho que he per­di­do por la en­fer­me­dad y lo po­co que me ha de­ja­do in­tac­to, el re­sul­ta­do me si­gue dan­do po­si­ti­vo por pe­que­ños gran­des pla­ce­res co­mo, por ejem­plo, se­guir vién­do­le con una ra­que­ta en la mano. La vi­da me­re­ce un po­co más la pe­na gra­cias a que exis­te nues­tro Ra­fael Na­dal. Aten­ta­men­te, Car­los Matallanas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.