AS (Baleares)

Sagrado Valverde

El ciclista murciano de 41 años quiere abrochar su palmarés con una medalla en un circuito muy duro y ante lobos como Pogacar y Van Aert

- JESÚS MÍNGUEZ

Alrededor del monte Fuji, el volcán dormido que veneran los japoneses, la próxima madrugada (inicio a las 04:00, final hacia las 11:00 del sábado, TDP y Eurosport) se jugarán las medallas del ciclismo. Se jugará también Alejandro Valverde, el ciclista que parece tan sagrado y eterno como el monte de nieves perennes, la posibilida­d de abrochar a sus 41 años una carrera inmensa a la que ya puso una guinda con el título en el Mundial de Innsbruck 2018 pero en el que aún queda hueco para una chapa olímpica.

El día que el Bala se vistió de arcoíris, el circuito presentaba un desnivel acumulado de 4.670 metros y entre sus escuderos estaban Ion Izagirre, Omar Fraile y Jesús Herrada, a los que en Tokio se une Gorka Izagirre. “Este es el equipo de Innsbruck, gente que sabe correr sin pinganillo y meterse donde hay que estar”, recuerda el selecciona­dor, Pascual Momparler. Y es que el circuito que dejará la foto icónica del pelotón frente al lago Kawaguchik­o y Fuji de fondo, sobre 234 km, es también durísimo, con 4.865 metros de desnivel.

“No va a hacer falta atacar, porque será una carrera de eliminació­n. Es el circuito más duro que he visto en mis cinco Juegos tras el de Pekín (oro de Samuel Sánchez). El calor y la humedad serán intensos, hay que comer e hidratarse, porque si no se puede pasar factura”, analiza Valverde, que voló el lunes desde París tras acabar el Tour. Como Tadej Pogacar, el devorador (general y tres etapas en la grande francesa), o el todoterren­o Wout van Aert (otros tres parciales). O Richard Carapaz, tercero en el cajón de París. O el tiburón Nibali, que echó pie a tierra en Francia para llegar más descansado.

La carrera será difícil de controlar con el sube y baja, la ascensión a las faldas del Fuji (15 km al 6%) y, sobre todo, a Mikuni (6,5 km al 11%), a unos 25 km de meta. “No es el Mortirolo, pero sí muy exigente y con carretera rugosa. No va a hacer falta mucha estrategia porque la gente va a caer”, visualiza Ion Izagirre.

Adaptación. La incógnita es cómo responderá el cuerpo de los corredores al jet lag, a las siete horas de diferencia, sin casi adaptación, teniendo en cuenta que la mayoría de nombres importante­s llegan del Tour de Francia. “Eso será lo difícil, saber si con cuatro días será suficiente, pero será igual para todos”, recuerda Valverde, afilado, con el recuerdo de su gran etapa en Andorra (sólo Kuus pudo con él), su pelea en las clásicas este año y ese remate de Innsbruck a Bardet, Woods y Dumoulin en la cabeza. La meta, en el circuito de velocidad de Fuji tras un descenso y un repecho final. Una meta con premio olímpico. Su última bala.

Mucha dureza "No va a hacer falta atacar, será por eliminació­n", dice Valverde

Las subidas

La ascensión al Fuji y, sobre todo, a Mikuni, a 25 km de meta, son claves

 ??  ?? Gorka Izagirre, Jesús Herrada, Omar Fraile, Ion Izagirre y Alejandro Valverde, junto al cuerpo técnico de la Selección en un entrenamie­nto en Tokio.
Gorka Izagirre, Jesús Herrada, Omar Fraile, Ion Izagirre y Alejandro Valverde, junto al cuerpo técnico de la Selección en un entrenamie­nto en Tokio.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain