Ru­bi “No sa­li­mos del cas­ca­rón pa­ra ser so­lo una mo­da”

AS (Catalunya) - - Espanyol - A. MAR­TÍ­NEZ - I. MOLERO

Con un mo­de­lo pro­pio evo­lu­cio­na­do des­de 2001, Ru­bi ape­nas ha ne­ce­si­ta­do tres me­ses pa­ra ha­cer so­ñar des­pier­to a un Es­pan­yol que dor­mía pro­fun­da­men­te. El en­tre­na­dor re­pa­só con AS la ac­tua­li­dad y los re­tos, to­dos los nom­bres pro­pios y su re­co­rri­do pro­fe­sio­nal e in­clu­so per­so­nal.

➥ Tres me­ses des­pués de ha­cer­se car­go del Es­pan­yol, son quin­tos con 14 pun­tos y a dos del lí­der. ¿Es­pe­ra­ba un pro­ce­so tan ve­loz?

—Uno nun­ca sa­be si el equi­po iba a es­tar tan arri­ba, pe­ro la es­pe­ran­za de em­pe­zar bien, de que la plan­ti­lla tu­vie­ra cla­ra la idea de jue­go, sí que la al­ber­ga­ba. No te­nía du­das de que, con la pre­tem­po­ra­da de por me­dio, el equi­po iba a em­pe­zar sa­bien­do lo que te­nía que ha­cer. Otra co­sa son los ajus­tes, me­jo­rar de­ta­lles, y que a ve­ces lo ha­ces bien pe­ro no te lle­gan los re­sul­ta­dos.

—Se di­ce que son el equi­po que me­jor jue­ga de LaLi­ga... —Es un or­gu­llo que nos di­gan eso. Sí es cier­to que el par­ti­do an­te el Vi­lla­rreal fue uno de los me­jo­res a ni­vel de un co­lec­ti­vo en es­ta Li­ga. Otros equi­pos tam­bién han he­cho par­ti­da­zos, pe­ro és­te ha lla­ma­do mu­cho la aten­ción. En el res­to, no po­de­mos de­cir que ha­ya­mos te­ni­do un par­ti­do ma­lo, desas­tro­so, y eso es una bue­na se­ñal, pe­ro destacamos en fa­ses. Lo del úl­ti­mo par­ti­do fue una fa­se tan am­plia que ha mar­ca­do la di­fe­ren­cia.

—¿Có­mo se re­cu­pe­ra la con­fian­za de fut­bo­lis­tas que ve­nían de con­tar po­co, co­mo Her­nán, Marc Ro­ca o Dí­dac?

—Mi pe­que­ña ven­ta­ja es que los co­no­cía. A Dí­dac lo di­ri­gí unos cuan­tos par­ti­dos en el fi­lial, a Her­nán lo ha­bía te­ni­do (en el Va­lla­do­lid) y a otros, co­mo Marc Ro­ca, los co­no­ces por­que son de la ca­sa. A par­tir de ahí, se tra­ta de apro­ve­char que ellos tie­nen ga­nas de reivin­di­car­se y ha­cer­les ver que no tie­ne que ser una tem­po­ra­da nor­mal. Den­tro de la exi­gen­cia, en el día a día no hay ju­ga­do­res que se sien­tan más im­por­tan­tes que otros. Pa­ra mí no hay di­fe­ren­cias.

—Si les di­jo que no de­bía ser una tem­po­ra­da nor­mal, ¿cuál fue el men­sa­je? —Que no po­de­mos te­ner una afi­ción que ven­ga al cam­po y que no sien­ta que les que­re­mos trans­mi­tir co­sas. Que se lo pa­sen bien y que dis­fru­ten. Que ha­ya días co­mo el úl­ti­mo. Otro te­ma es ha­cer de ma­go, de adi­vino, y yo no lo ha­ré nun­ca, por­que la ex­pe­rien­cia te de­mues­tra que las co­sas no siem­pre sa­len co­mo uno quie­re. Lo que sí he­mos pen­sa­do siem­pre es que te­nía­mos una bue­na plan­ti­lla. La mues­tra es que en ve­rano, mien­tras to­do el mun­do es­ta­ba pen­dien­te de quién ve­nía, yo me ob­se­sio­né con que se fue­ran los me­nos po­si­bles. Dis­po­ne­mos de bue­nos ju­ga­do­res, la cues­tión es que es­tén to­do el tiem­po a su ni­vel.

—¿De­be la afi­ción de­gus­tar a es­ta plan­ti­lla an­tes de que en ve­rano ha­ya nue­vas ven­tas? —En la vi­da, lo de hoy es más bo­ni­to que lo de ma­ña­na por re­gla ge­ne­ral. En lo que res­pec­ta al Es­pan­yol, va­mos a ver có­mo en­fo­can el fu­tu­ro la pre­si­den­cia y la di­rec­ción de­por­ti­va. Nun­ca se sa­be, a lo me­jor si aca­ba­mos ha­cien­do una bue­na tem­po­ra­da se apro­ve­cha pa­ra asen­tar el blo­que y dar­le al­gún re­to­que im­por­tan­te. No sé, es­to ya es al­go que de­ben de­ci­dir en el me­dio pla­zo. —Her­nán co­men­tó el otro día que, en su gol al Vi­lla­rreal, pi­có el ba­lón so­bre Asen­jo por­que lo te­nía es­tu­dia­do. ¿Có­mo fun­cio­na ese tra­ba­jo in­di­vi­dual? —Pre­pa­ra­mos in­di­vi­dua­li­da­des del ri­val, el ba­lón pa­ra­do, las fa­ses de­fen­si­va y ofen­si­va… A día de hoy, lo ha­ce­mos to­dos los equi­pos, pe­ro a no­so­tros nos gus­ta ser muy me­ticu­losos. Es­ta­mos muy en­ci­ma pa­ra que la in­for­ma­ción ca­le. Es de agra­de­cer que el fut­bo­lis­ta le dé im­por­tan­cia a es­to, por­que no­so­tros ocu­pa­mos mu­chas ho­ras en bus­car pe­que­ños de­ta­lles pa­ra ha­cer da­ño o neu­tra­li­zar al ri­val.

El in­te­rés que po­ne es­ta plan­ti­lla es­tá sien­do muy al­to y a no­so­tros nos re­com­pen­sa mu­cho.

—¿Es cru­cial que el fut­bo­lis­ta se­pa es­cu­char? —El ju­ga­dor sa­be que si no es­cu­cha lo tie­ne más di­fí­cil, por­que el en­tre­na­dor no le da­rá con­fian­za. Pe­ro los ju­ga­do­res ya es­tán acos­tum­bra­dos, no les su­po­ne una car­ga, por­que a día de hoy es­tán muy pre­pa­ra­dos, por ejem­plo, a ni­vel tác­ti­co.

—¿Quién fue su ins­pi­ra­ción co­mo en­tre­na­dor?

—Me he ins­pi­ra­do más en los ju­ga­do­res, cuan­do yo tam­bién era fut­bo­lis­ta, que con los en­tre­na­do­res. De to­dos los téc­ni­cos tam­bién he apren­di­do mu­chas co­sas bue­nas, y al­gu­nas que apun­té pa­ra evi­tar cuan­do yo ocu­pa­ra ese car­go. Pe­ro no he te­ni­do un re­fe­ren­te, sino una in­quie­tud des­de el pri­mer día por ge­ne­rar un mo­de­lo, des­de 2001.

El par­ti­do an­te el Vi­lla­rreal fue uno de los me­jo­res de es­ta Li­ga en lo co­lec­ti­vo”

Es­tu­ve a pun­to de de­jar el fút­bol, pe­ro la vi­da te da golpes de for­tu­na”

En­ton­ces pa­só muy des­aper­ci­bi­do, pe­ro ha­bía mu­chas co­sas que eran re­la­ti­va­men­te nue­vas. Me es­tu­ve pre­pa­ran­do a ni­vel de jue­go, de tra­to, de to­ma de de­ci­sio­nes… Y lo co­men­cé a apli­car. Co­gí un po­co de to­do, pe­ro so­bre to­do de mi pro­pia ex­pe­rien­cia, de lo bueno y ma­lo vi­vi­do.

—¿Se lo tie­ne que cu­rrar más un en­tre­na­dor que no ha si­do ju­ga­dor de eli­te?

—Lo que es se­gu­ro es que las opor­tu­ni­da­des le van a lle­gar más tar­de. Es im­po­si­ble que em­pie­ce co­gien­do a un equi­po en Se­gun­da o Pri­me­ra, por lo que de­bes apro­ve­char opor­tu­ni­da­des en otras ca­te­go­rías. Sin em­bar­go, yo me sien­to afor­tu­na­do, por­que he si­do ju­ga­dor de Se­gun­da B y Ter­ce­ra, y esa es la ca­te­go­ría del pri­mer equi­po que me die­ron. Si aho­ra ha­bla­ra con un en­tre­na­dor de Ter­ce­ra Ca­ta­la­na, que no ju­gó en Se­gun­da B, me di­ría que yo pu­de em­pe­zar más arri­ba. Así que mi­ro el va­so de las dos for­mas.

—Tras su sa­li­da del Be­ni­dorm, es­tu­vo dos años ale­ja­do de los ban­qui­llos. ¿Y muy cer­ca de aban­do­nar el fút­bol?

—Sí, es ver­dad. No por fal­ta de mo­ti­va­ción, sino por­que la fa­mi­lia aprie­ta. Y tu­ve que pen­sar que si no me po­día ga­nar la vi­da con es­to, igual te­nía que ayu­dar­los, en un tra­ba­jo que han ali­men­ta­do to­da la vi­da (una em­pre­sa del ra­mo del tu­ris­mo) y al que yo teó­ri­ca­men­te te­nía que dar su­ce­sión. Es­tu­ve a pun­to, pe­ro a ve­ces la vi­da te da golpes de for­tu­na. Pu­de ir al Gi­ro­na y re­en­gan­char­me, has­ta po­der vi­vir a ni­vel de­por­ti­vo días muy fe­li­ces.

—Tam­bién por el fút­bol sa­cri­fi­có su ma­tri­mo­nio.

—El ma­tri­mo­nio son dos par­tes. Se­ría egoís­ta creer que la otra per­so­na te de­be se­guir a to­dos los si­tios. Tú crees que el tra­ba­jo pa­ra ti no es lo pri­me­ro, pe­ro si de­ci­des mar­char­te a un lu­gar, la otra per­so­na no quie­re acom­pa­ñar­te y aun así tú te vas, es que real­men­te sí lo an­te­po­nes. No se­ré el pri­me­ro ni el úl­ti­mo, es­te tra­ba­jo ero­sio­na mu­cho, pe­ro al me­nos es­toy or­gu­llo­so por­que lo he­mos he­cho muy bien y nues­tra fa­mi­lia per­ma­ne­ce uni­da.

—Otra fa­mi­lia, la de un Hues­ca al que as­cen­dió el cur­so pa­sa­do, no pa­sa por su me­jor mo­men­to en su es­treno en Pri­me­ra...

—Le trans­mi­to mu­cho áni­mo a Leo Fran­co por­que es una ex­ce­len­te per­so­na. El año pa­sa­do nos ayu­dó mu­chí­si­mo. Tam­bién le de­seo lo me­jor al Hues­ca. Pe­ro en el mun­do del fút­bol ya no nos sor­pren­de, a pe­sar de que ca­da vez los clu­bes se lo pien­san más a la ho­ra de des­ti­tuir a un en­tre­na­dor. Es po­si­ti­vo, en ge­ne­ral, que va­lo­ren que es muy di­fí­cil ga­ran­ti­zar re­sul­ta­dos en tan po­cos par­ti­dos.

—Vol­vien­do al Es­pan­yol, ¿de qué les sir­ven es­tos me­ses a Pi­pa, Álex Ló­pez y Pua­do, que no tie­nen mi­nu­tos?

—Sin lu­gar a du­das, son las si­tua­cio­nes más do­lo­ro­sas pa­ra mí. Mi ma­yor preo­cu­pa­ción son ellos tres, Ro­ber­to… Por­que veo que es­tán al ni­vel de sus com­pa­ñe­ros pe­ro es­tá sien­do muy di­fí­cil po­der ha­cer que par­ti­ci­pen. Si les vie­ran ju­gar, que­da­rían sor­pren­di­dos, por­que se en­tre­nan muy bien, aho­ra es­pe­ra­mos que lle­gue su mo­men­to y que po­da­mos re­fren­dar en el cam­po es­tas pa­la­bras.

—¿Le preo­cu­pa la fal­ta de pun­te­ría de Bor­ja Igle­sias o es mu­cho lo que da al equi­po?

—Lle­va dos go­les, por lo que si si­gue es­ta me­dia mar­ca­ría diez o do­ce es­ta tem­po­ra­da. Pe­ro es que ade­más es­tá par­ti­ci­pan­do mu­chí­si­mo del jue­go de ata­que, con una im­pli­ca­ción de­fen­si­va es­pec­ta­cu­lar, has­ta el pun­to de que in­clu­so a ve­ces fa­lla al­gún gol por­que no le de­ja­mos des­can­sar en de­fen­sa. Él es­tá to­tal­men­te ocu­pa­do en me­jo­rar esas si­tua­cio­nes de de­fi­ni­ción, pe­ro si tie­ne tan­tas oca­sio­nes es que se mue­ve muy bien. Y aho­ra, a di­fe­ren­cia del prin­ci­pio, sus com­pa­ñe­ros lo es­tán en­con­tran­do. En bre­ve lle­ga­rá la se­gun­da eta­pa, en que los ri­va­les em­pe­za­rán a co­no­cer­nos y nos pon­drán al­gu­na si­tua­ción más di­fí­cil, pe­ro va­mos por el buen ca­mino, por la sen­da de que cual­quier día Bor­ja va a me­ter un ‘hat-trick’.

—¿Qué su­ce­de­rá el día que Dí­dac no es­té dis­po­ni­ble?

—Dí­dac lo ha ju­ga­do to­do, prin­ci­pal­men­te, por­que fí­si­ca­men­te es un ani­mal. De lo con­tra­rio, en la se­ma­na de tres par­ti­dos hu­bié­ra­mos da­do en­tra­da a un ju­ga­dor a pier­na cam­bia­da o a Adri Pe­dro­sa, que es­tá cer­ca de te­ner una opor­tu­ni­dad. Dí­dac es­tá dan­do un buen ni­vel, con al­gún error pro­pio de quien jue­ga tan­to y tan al­to rit­mo. No me preo­cu­pa, por­que es­ta­mos pre­pa­ra­dos por si Dí­dac ba­ja su ren­di­mien­to o por si tu­vie­ra un per­can­ce.

—¿Le sor­pren­den las pres­ta­cio­nes que, pa­ra su edad, es­tá ofre­cien­do Ser­gio Gar­cía?

—Es­toy tre­men­da­men­te or­gu­llo­so de Ser­gio. A prin­ci­pio de tem­po­ra­da nos plan­tea­mos el re­to de con­se­guir que la gen­te no se acor­da­ra de su fe­cha de na­ci­mien­to. Aho­ra ya lle­va­mos dos o tres par­ti­dos en que Ser­gio Gar­cía no tie­ne 35 años, sino 31 ó 30. Él ha tra­ba­ja­do muy du­ro. Nor­mal­men­te, en las pre­tem­po­ra­das qui­tas car­gas fí­si­cas a los más ve­te­ra­nos, pe­ro él era el pri­me­ro que no que­ría que le qui­tá­ra­mos na­da. Es la se­ñal de que bus­ca­ba su má­xi­mo. —¿En qué mo­men­to des­cu­brió el po­ten­cial de Her­mo­so y Marc Ro­ca? —To­do el mun­do nos ha­bía ha­bla­do ma­ra­vi­llas de am­bos. En el ca­so de Ma­rio, em­pie­zan de ce­ro los cua­tro cen­tra­les y él su­fre un po­co por las car­gas, pe­ro des­pués se com­pen­sa y tie­ne un ham­bre es­pe­cial pa­ra es­ta tem­po­ra­da y esas co­sas hay que in­ten­tar apro­ve­char­las. En cuan­to a Marc, su pri­mer va­le­dor es el club, Ga­lle­go me di­jo que era es­pec­ta­cu­lar y no de­be­mos ser in­jus­tos con la per­so­na que le ha­ce de­bu­tar: lue­go los años van co­mo van y a lo me­jor no en­cuen­tra el mo­men­to, pe­ro él dio el pa­so ade­lan­te. Tu­vo un pro­ble­ma en el ta­lón por el que ju­gó muy po­co en pre­tem­po­ra­da, pe­ro en la se­ma­na de los amis­to­sos con­tra Burn­ley, Nàs­tic y Mön­chen­glad­bach nos di­mos cuen­ta de que te­nía­mos a otro ju­ga­dor ca­ñón, que era lo que bus­cá­ba­mos en esa po­si­ción: te da tra­ba­jo, ba­lón y una ilu­sión bár­ba­ra. Las re­fe­ren­cias eran muy bue­nas pe­ro nos lo em­pe­za­mos a creer a la que nos lo mos­tró él.

—Afir­mó Qui­que Sán­chez Flo­res es­ta se­ma­na que la plan­ti­lla era “sen­si­ble emo­cio­nal­men­te”. ¿Qué opi­na?

—Ha­blé con él jus­to an­tes de que di­je­ra eso, por­que coin­ci­di­mos es­ta se­ma­na en el Cur­so de For­ma­ción Con­ti­nua pa­ra en­tre­na­do­res, en Ma­drid, y él se re­fe­ría a que a la plan­ti­lla le afec­ta­ba el de­ve­nir de las co­sas, pa­ra bien y pa­ra mal. Creo que lo di­jo en ese sen­ti­do. Es cier­to que te­ne­mos gen­te que tie­ne un co­ra­zón muy gran­de, y hu­ma­na­men­te de­be­mos ir con cui­da­do con el pa­lo. Hay que ir dán­do­lo, pe­ro vi­gi­lan­do, por­que son un gru­po hu­mano es­pec­ta­cu­lar.

—¿Qué tal fue ese en­cuen­tro con Qui­que?

—Muy bien. Tu­ve la for­tu­na de coin­ci­dir y char­lar con cin­co ex en­tre­na­do­res pe­ri­cos: el pro­pio Qui­que, Lo­ti­na, Val­ver­de, Ser­gio y Tin­tín. To­dos es­tán muy con­ten­tos de có­mo van las co­sas.

—¿Qué tie­ne que ha­cer el ju­ga­dor del Es­pan­yol pa­ra ser ci­ta­do por la Se­lec­ción?

—El ren­di­mien­to es­tá em­pe­zan­do a lla­mar la aten­ción aho­ra. Hay que dar tiem­po, que es­to se re­pi­ta más. Yo es­toy se­gu­rí­si­mo de que el se­lec­cio­na­dor es­tá muy aten­to, no ten­go nin­gu­na du­da. Así que animo a los ju­ga­do­res a se­guir rin­dien­do a es­te ni­vel. De mo­men­to, ha ido Ro­ca a la Sub-21. Aca­ba­mos de sa­lir del cas­ca­rón y no que­re­mos ser una mo­da. Hay gen­te que me di­ce que apro­ve­che­mos el mo­men­to. ¿Pe­ro có­mo? ¡Si yo quie­ro que el mo­men­to sea to­do el año! Ya sé que ha­brá blo­ques de dos o tres par­ti­dos en que las co­sas no sal­drán igual, pe­ro va­mos a in­ten­tar que eso tar­de en lle­gar. Si he­mos de­mos­tra­do que po­de­mos dar un ni­vel, y aun­que no to­dos los par­ti­dos po­drán ser co­mo el úl­ti­mo, o lo da­mos con cier­ta con­ti­nui­dad o es que al­go es­ta­re­mos ha­cien­do mal.

—En ese dis­cur­so am­bi­cio­so, ¿en­tra la po­si­bi­li­dad de aca­bar quin­tos, la po­si­ción ac­tual?

—Yo aho­ra mis­mo mi­ro al cuar­to, no mi­ro ha­cia el sex­to. Pe­ro a lo me­jor den­tro de una se­ma­na es­toy oc­ta­vo. No lo sé. Al fi­nal, úni­ca­men­te han trans­cu­rri­do ocho jor­na­das y las di­fe­ren­cias son de un par­ti­do, así que to­da­vía es muy pron­to pa­ra de­fi­nir ese te­ma.

¿Sa­cri­fi­qué mi ma­tri­mo­nio? Es egoís­ta creer que tu pa­re­ja de­be se­guir­te a to­das par­tes”

Bor­ja a ve­ces fa­lla al­gún gol por­que no le de­ja­mos des­can­sar en de­fen­sa”

¿Lo que di­jo Qui­que? Es cier­to que te­ne­mos gen­te con un co­ra­zón muy gran­de”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.