El Cel­ta, en­tre su po­ten­cial ofen­si­vo y su in­de­fi­ni­ción

La ri­que­za go­lea­do­ra dis­fra­za su ines­ta­bi­li­dad

AS (Catalunya) - - Celta-Real Madrid - DE JAVIER SILLÉS

Po­co re­co­no­ci­ble. Sor­tea­das las dos pri­me­ras sa­li­das con­tra el Me­li­lla y Vik­to­ria Pl­zen, dos ri­va­les muy ale­ja­dos de la com­pe­ti­ti­vi­dad real del Ma­drid, los de So­la­ri afron­tan un salto de exi­gen­cia en Ba­laí­dos. Es el Cel­ta un equi­po de com­pro­ba­do ta­len­to in­di­vi­dual, aun­que acu­cia­do por du­das res­pec­to a su fun­cio­na­mien­to co­lec­ti­vo. Su tra­yec­to­ria du­ran­te es­ta tem­po­ra­da, con el ‘Turco’ Moha­med en el ban­qui­llo, ha no­ti­fi­ca­do su in­de­fi­ni­ción e ines­ta­bi­li­dad en mu­chos par­ti­dos. Le afec­ta su ac­ti­tud cam­bian­te, don­de hay no­ches en las que de­ci­de ser más pro­ta­go­nis­ta y otras en las que guar­da una po­si­ción de es­pe­ra, y tan­ta al­ter­nan­cia de sis­te­mas (4-4-2, 4-3-3, 4-2-3-1, 3-4-3...). Par­tien­do de esas múl­ti­ples re­fe­ren­cias, que ha­cen del Cel­ta un con­jun­to difícil de pre­de­cir, sí que se en­cuen­tran pun­tos en co­mún en su jue­go.

Am­plias po­si­bi­li­da­des. La abun­dan­cia ofen­si­va es su prin­ci­pal re­cla­mo fut­bo­lís­ti­co. Ha mar­ca­do 20 go­les, só­lo su­pe­ra­do por Bar­ce­lo­na y Se­vi­lla, mos­tran­do su ca­pa­ci­dad pa­ra des­ar­bo­lar lí­neas con­tra­rias en ju­ga­das po­si­cio­na­les (11 tan­tos), en tran­si­cio­nes ace­le­ra­das (sie­te) y por to­dos los flan­cos (25 ata­ques por la de­re­cha, 24 por el cen­tro y 25 por la iz­quier­da). Las re­cep­cio­nes in­te­rio­res de As­pas son cla­ves. Se ofre­ce por den­tro y agi­ta a po­cos to­ques. Es muy dis­tin­gui­da su ca­pa­ci­dad pa­ra en­ca­rar por­te­ría ri­val y aca­bar las ju­ga­das con pa­ses me­di­dos o dis­pa­ros de fi­na­li­za­ción. Su in­tui­ción pa­ra leer el jue­go en­tre lí­neas de­man­da a los cen­tro­cam­pis­tas ri­va­les a no to­le­rar sus ama­gos. A ve­ces pa­re­ce que va ha­cia el área en bús­que­da del re­ma­te, pe­ro se que­da en zo­nas más re­tra­sa­das pa­ra de­fi­nir des­de ahí. El Ma­drid re­que­ri­rá del ri­gor de Ca­se­mi­ro en ese ti­po de ju­ga­das. La po­si­ción de Brais Mendez, de mo­da tras la lla­ma­da de Luis Enrique, tam­bién com­pro­me­te a cual­quier ad­ver­sa­rio. No es ju­ga­dor de ban­da, de ahí su in­cli­na­ción a ac­tuar co­mo en­gan­che ca­da vez que pue­de. Por fue­ra sur­ge el re­co­rri­do de Mallo y Jun­cá (cin­co asis­ten­cias en­tre am­bos), ac­ti­va­dos por la vi­sión de As­pas y Brais y las pro­lon­ga­cio­nes de Bou­fal, el ju­ga­dor que más re­ga­tea de la LaLiga. La pre­sen­cia en el on­ce de un de­lan­te­ro de área co­mo Ma­xi Gó­mez com­ple­ta el plan. Moha­med con­fir­mó su ti­tu­la­ri­dad. La reac­ción del Cel­ta con­tra el Be­tis, neu­tra­li­za­da por el gol es­tu­pen­do de Ca­na­les, sub­ra­yó sus con­di­cio­nes. El equi­po vi­gués em­pe­zó con un 4-4-2, pe­ro des­pués cam­bió a un 3-4-3 con Hjul­sa­ger co­mo ca­rri­le­ro en la de­re­cha. El da­nés sir­vió dos ba­lo­nes de gol al pun­ta uru­gua­yo.

Ma­xi, en el área Ju­ga­dor de re­ma­te, ha par­ti­ci­pa­do en diez go­les y ne­ce­si­ta de cen­tra­do­res

Los aho­gos. La au­to­ri­dad del Cel­ta en ata­que no coin­ci­de con su res­pues­ta sin ba­lón. No des­ta­ca por su em­pa­que ni cuan­do pre­sio­na arri­ba ni cuan­do de­fien­de en cam­po pro­pio. Tie­ne ten­den­cia a par­tir­se y que­da ex­pues­to con un blo­que de­ma­sia­do lar­go. El én­fa­sis que pu­so Moha­med ayer en re­mar­car la ne­ce­si­dad de re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de los de So­la­ri a la con­tra se ex­pli­ca por es­ta fla­que­za. El re­plie­gue in­ten­si­vo tam­po­co ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad del Cel­ta. No su­je­ta su área da­do el ren­di­mien­to du­do­so de los cen­tra­les. Arau­jo, aho­ra su­plen­te, ha fa­lla­do en cin­co go­les ri­va­les y Ron­ca­glia ha erra­do en cua­tro. Pe­se al 4-0 de ha­ce dos jor­na­das con­tra el Ei­bar, el Cel­ta no do­mi­nó la es­ce­na y per­mi­tió 16 ac­cio­nes de re­ma­te. El ta­len­to ofen­si­vo de As­pas abra­zó la vic­to­ria.

El rol de As­pas Gran ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ver­se en­tre lí­neas; tra­ba­jo pa­ra Ca­se­mi­ro

Fra­gi­li­dad Ten­den­cia a par­tir­se y que­dar ex­pues­to an­te con­tra­ata­ques del equi­po ri­val

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.