Lu­cía Gar­cía, el re­vul­si­vo de La Ro­ja

AS (Catalunya) - - A La U´ Ltima - AL­FRE­DO RELAÑO @as_­re­lano LA FRA­SE DEL DÍA

Me ale­gra sa­ber que el Ma­drid es­tá des­car­tan­do la idea de te­ner a Lu­ca Zi­da­ne co­mo se­gun­do por­te­ro y que pre­fie­re ce­der­le. No ya por si el cha­val tie­ne o no con­di­cio­nes, aun­que per­so­nal­men­te creo que lle­va po­ca mi­li a las es­pal­das co­mo pa­ra con­ven­cer­nos de que la por­te­ría es­ta­ría se­gu­ra en even­tua­les au­sen­cias de Cour­tois. Pa­sar de Key­lor de pri­me­ro y Cour­tois de se­gun­do, o vi­ce­ver­sa, a Cour­tois de pri­me­ro y Lu­ca Zi­da­ne des­pués, es ba­jar dos pel­da­ños. Tam­po­co Lu­nin, por cier­to, ha pre­sen­ta­do to­da­vía cre­den­cia­les pa­ra esa res­pon­sa­bi­li­dad, vie­ne de un año de su­plen­te de Cué­llar en el Le­ga­nés, pe­ro al me­nos no es el hi­jo del en­tre­na­dor.

Y es que ese no es un asun­to ba­la­dí. Sea bueno o ma­lo, ten­ga o no gran­des mé­ri­tos (que pa­ra un ca­so así hay que te­ner­los su­pe­rio­res) no es bueno que el hi­jo del en­tre­na­dor es­té en la ca­se­ta. Con­di­cio­na la at­mós­fe­ra del ves­tua­rio, pro­vo­ca un am­bien­te an­ti­na­tu­ral. Pa­ra el fut­bo­lis­ta es un ne­ce­si­dad, y me atre­ve­ría a de­cir que has­ta un de­re­cho, ra­jar del en­tre­na­dor cuan­do le cam­bia, cuan­do da una pa­li­za en un entrenamie­nto, cuan­do le en­car­ga una mi­sión que no le gus­ta. En esos ca­sos, el ju­ga­dor (los ju­ga­do­res) ne­ce­si­tan desaho­gar­se en el es­pa­cio ce­rra­do del ves­tua­rio, has­ta en su ca­so vo­ci­fe­rar, ti­rar la bo­ta al sue­lo.

A Dau­cik le fue muy bien la ca­rre­ra de en­tre­na­dor en Es­pa­ña has­ta que em­pe­zó a ir con su hi­jo Yan­ko ba­jo el bra­zo, de club en club, cues­ta aba­jo en la ro­da­da. A Ku­ba­la le echa­ron del Espanyol por em­pe­ñar­se en me­ter a su hi­jo Bran­ko.A Cruyff le echa­ron del Ba­rça a raíz de me­ter a su hi­jo Jor­di, más su yerno An­goy, por si fue­ra po­co. A Mi­chel le ba­jó el Cas­ti­lla a Se­gun­da B mien­tras ca­si to­dos sus ju­ga­do­res, su hi­jo in­clui­do, iban en­con­tran­do des­tino en Pri­me­ra. No im­por­ta si el hi­jo es bueno o es ma­lo, peor si es ma­lo, cla­ro, pe­ro el hi­jo del en­tre­na­dor al­te­ra el eco­sis­te­ma. Así que Lu­ca ce­di­do es me­jor pa­ra Zi­da­ne.

...pe­ro el hi­jo

del en­tre­na­dor

al­te­ra el

eco­sis­te­ma...”

■ Lu­cía Gar­cía fue cla­ve an­te Su­dá­fri­ca y le ha da­do la ra­zón a Jor­ge Vil­da, que la con­vo­có aún des­pués de lle­gar de una le­sión. Se es­pe­ra mu­cho de ella, a pe­sar de ser la más jo­ven, con 20 años. La de­lan­te­ra del Ath­le­tic fue el re­vul­si­vo de La Ro­ja en el pri­mer par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.