“Vi­vo un sue­ño: quie­ro ser im­por­tan­te en un gran­de”

Ro­dri

AS (Galicia) - - Atlético De Madrid - WEB ATLÉ­TI­CO / LA EN­TRE­VIS­TA

Ro­dri vuel­ve al Atlé­ti­co, a su ca­sa. ¿Qué sen­sa­cio­nes tie­ne de ca­ra a es­ta eta­pa? —Lo pri­me­ro, le agra­dez­co al Atlé­ti­co la opor­tu­ni­dad. Cuan­do sa­les de aquí, nun­ca sa­bes si vas a po­der vol­ver y, cuan­do tu­ve la op­ción, es­tas co­sas hay que pen­sar­las pe­ro yo no tar­dé mu­cho, me de­ci­dí rá­pi­do. Es un pa­so gran­de en mi ca­rre­ra, ve­nir a mi ca­sa, a un club que sé có­mo fun­cio­na, que sé los va­lo­res que re­pre­sen­ta y don­de hay una afi­ción que te en­vuel­ve y un sen­ti­mien­to de una fa­mi­lia. —¿Qué re­cuer­dos le vie­nen aho­ra que vuel­ve a ca­sa? —Me vie­nen re­cuer­dos de to­da la vi­da. De ve­nir a dia­rio a en­tre­nar, só­lo que es­ta ha si­do la pri­me­ra vez que me­tía mi co­che en el pár­king... Son re­cuer­dos muy bo­ni­tos, es­tu­ve aquí cin­co años. Siem­pre mi­ra­ba pa­ra lle­gar al pri­mer equi­po y aho­ra es­toy cum­plien­do un sue­ño. Só­lo me que­da tra­ba­jar, pe­ro sí, me vie­nen muy bue­nos re­cuer­dos. —¿Qué tal con los nue­vos com­pa­ñe­ros?

—Es una ale­gría en­con­trar­te con gen­te que ha se­gui­do tu mis­mo ca­mino, de la mis­ma edad. He­mos ga­na­do li­gas jun­tos y to­do eso me ha­ce es­tar más con­ten­to del re­gre­so. Tam­bién co­noz­co a gen­te de la Se­lec­ción. Sé que se­rá un gran equi­po. Una pi­ña, por­que si no es muy di­fí­cil con­se­guir éxi­tos. —Hay mu­cha gen­te de la ca­sa en la plan­ti­lla y, so­bre to­do, en es­tos días de pre­tem­po­ra­da... —Eso ha­bla bien del club. Es­tán su­bien­do can­te­ra­nos, han ex­plo­ta­do en el pri­mer equi­po y son la ba­se del pro­yec­to. Hay que va­lo­rar que el Atlé­ti­co ha­ya ga­na­do tan­to con mu­cha gen­te de la ca­sa y yo me ale­gro por­que soy uno más.

—¿Qué es­pe­ra de Si­meo­ne? —Re­cuer­do que en su día subí a al­gún en­tre­na­mien­to con ellos y ya en­ton­ces pu­de apre­ciar ese ca­rác­ter, esa am­bi­ción de ga­nar, de qué los fut­bo­lis­tas no po­dían dar una ju­ga­da por pér­di­da. Eso es lo que más trans­mi­te. La com­pe­ti­ti­vi­dad, las ga­nas de te­ner éxi­to... El tra­ba­jo que lle­va ha­cien­do es­tos años es in­creí­ble. De cuan­do es­ta­ba a aho­ra que he vuel­to, el Atle­ti ha cre­ci­do una bar­ba­ri­dad. —¿Y de la afi­ción?

—Es de las más ho­nes­tas que hay. Vi­ve por y pa­ra el Atle­ti, pa­ra ani­mar, pa­ra re­pre­sen­tar los co­lo­res. Es im­por­tan­te que en­tien­dan nues­tra si­tua­ción, que nos ani­men y nos den ai­re. —¿Tie­ne ga­nas de pi­sar el Wan­da Me­tro­po­li­tano?

—Lo co­no­cí co­mo vi­si­tan­te y es un es­ta­dio que im­po­ne. Quie­ro ju­gar ya co­mo lo­cal, que la afi­ción nos lle­ve en vo­lan­das. Por ellos se aca­ban ga­nan­do par­ti­dos. Ten­go ga­nas ya... —¿Qué re­to se mar­ca a ni­vel per­so­nal?

—És­te era mi sue­ño des­de ni­ño y hoy me to­ca cum­plir­lo. Es­toy fe­liz, mo­ti­va­do. Has­ta aho­ra he re­co­rri­do mi ca­mino profesional en otro equi­po, pe­ro aquí de­bo dar un salto pa­ra ser un ju­ga­dor im­por­tan­te en un gran­de.

Can­te­ra­nos “Hay que va­lo­rar que el Atle­ti ha­ya ga­na­do tan­to con mu­cha gen­te de la ca­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.