AS (Galicia)

Iraola y Marcelino tienen un gran plan

El Rayo y el Athletic gustan de forma distinta

-

Dos técnicos hacen apuntar alto a Rayo y Athletic. Elustondo y Le Normand diversific­an el juego de la Real y el descuento del Espanyol-Atleti tiene miga.

Fuera complejos. El

Rayo estuvo a punto de ganar tantas veces al Levante que al final solo pudo empatar. A veces suceden estos fenómenos paradójico­s, que no inexplicab­les. Al equipo franjirroj­o le duelen las áreas, a la espera de

Falcao. Sobre el papel hizo todo bien a nivel colectivo. Jugó con convicción, orden e ideas. El plan de Iraola, un entrenador que se maneja bajo diferentes registros, tuvo todos los ingredient­es para el triunfo. El Rayo amenizó la tarde y amenazó al Levante (22 remates), salió escopetado en transición tras cada robo (39,2 metros de distancia media de recuperaci­ón a su portería) y nunca paró de generar (17 ocasiones de gol, nueve creadas por Trejo, Nteka y

Bebé). No concretó su gran desempeño por esa tendencia a inmolarse con penaltis insensatos y su escaso tino en la finalizaci­ón. Por ahora, es lo de menos. En esta versión, con un técnico fantástico como Iraola, se aproximará a la permanenci­a.

Jugar a su manera. En Bilbao andan felices. El inicio del Athletic ha sido la confirmaci­ón de que resultará un bloque realmente difícil de derrotar. Desde esta realidad, el trabajo de Marcelino merece especial atención. Conocedor de las limitacion­es de su equipo, apuntadas casi todas a sus carencias en la elaboració­n ante rivales cerrados, ha simplifica­do los procesos. Si te cuesta crear, no hay mejor manera que actuar con esmero en la presión y verticalid­ad en los ataques para superar ese pequeño vacío. Sus 34 robos en zonas adelantada­s en lo que llevamos de Liga reportan al Athletic ocho situacione­s de disparo y un gol, el de Iñaki Williams al Mallorca. Con Marcelino en el banquillo la identidad rojiblanca está a salvo.

Centrales pasadores. dominio del balón. Lo tuvo de sobra contra el Cádiz.

Pero la Real no se hizo con los tres puntos por tener la posesión, sino por saber qué hacer con la misma. Su circulació­n fue fluida, de lado a lado, impulsada por los movimiento­s incesantes de todas sus piezas. Y mezcló el juego con eficacia. Los desplazami­entos en largo de los centrales Le Normand

(nueve buenos de once intentados) y Elustondo

(tres de cinco) abrieron la defensa del Cádiz. Oyarzabal

acompasó estos envíos con desmarques excepciona­les como en el gol que hizo tras la asistencia desde el otro campo de Elustondo.

Los diez minutos. El descuento del Espanyol-Atleti trae cola. De no marcar Lemar quizá ni se hubiera reparado en ello. El partido alcanzó un minutaje final entre primera y segunda parte de 104 minutos y 45 segundos. El tiempo efectivo llegó a los 54 minutos y 48 segundos, el 52% sobre el total. Vistos los números, se agradece que se añada lo que se tenga que añadir. El problema aparece cuando esto no pasa siempre. Hasta en 18 encuentros se jugó menos tiempo de promedio que el duelo de Cornellá. Que se descuente, pero en todos los partidos. Sería lo mejor para el fútbol.

Directores Los pases en largo de Elustondo y Le Normand valen oro en la Real

 ??  ?? Iraola, en la banda en el partido contra el Levante.
Iraola, en la banda en el partido contra el Levante.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain