Se­tién no vi­si­ta al den­tis­ta

AS (Las Palmas) - - Barcelona-betis - JOSÉ A. ES­PI­NA ■

Lle­ga ne­ce­si­ta­do el Be­tis al Camp Nou des­pués de tres de­rro­tas y un em­pa­te en sus úl­ti­mos cua­tro par­ti­dos de Li­ga, pe­ro se­gu­ro que Qui­que Se­tién se to­ma la ci­ta en Bar­ce­lo­na con más ale­gría que otros co­le­gas co­mo Ca­pa­rrós, quien no ha­ce mu­chos años ca­li­fi­ca­ba los par­ti­dos en te­rreno azul­gra­na co­mo “una vi­si­ta al den­tis­ta”. Cruyf­fis­ta de­cla­ra­do y aman­te del buen fútbol por en­ci­ma del re­sul­ta­do, el en­tre­na­dor cán­ta­bro pi­sa la pra­de­ra cu­lé con ilu­sión por en­se­ñar al mun­do su obra en He­lió­po­lis, la de un equi­po que in­ter­pre­ta el fútbol de to­que y po­si­ción con una flui­dez que re­cuer­da a los tiem­pos del Fla­co o de Guar­dio­la. Le fal­ta, ay ami­go, lo más im­por­tan­te: ma­yor ca­li­dad, fí­si­ca y téc­ni­ca, en las pie­zas. Por eso mar­ca el Be­tis po­cos go­les y por eso le es­tán pa­san­do fac­tu­ra los due­los de Eu­ro­pa.

Pe­nan los ver­di­blan­cos en el ini­cio li­gue­ro con mie­dos que al­gu­nos pre­go­na­ron ol­vi­da­dos, en la par­te ba­ja de la ta­bla. No en­con­tró Se­tién peor mo­men­to pa­ra me­nos­pre­ciar in­vo­lun­ta­ria pe­ro pú­bli­ca­men­te al club que le pa­ga, al de­cla­rar que “al­go es­ta­ría ha­cien­do mal Bar­tra” pa­ra an­dar ju­gan­do en el Vi­lla­ma­rín. Si lo hu­bie­ra di­cho con el Be­tis pri­me­ro (o sép­ti­mo), la afi­ción ver­di­blan­ca no se lo hu­bie­ra to­ma­do tan mal co­mo pa­ra sil­bar su nom­bre en los pro­le­gó­me­nos del en­cuen­tro con­tra el Mi­lán. Sin de­ma­sia­das vic­to­rias y con al­gu­nos exa­brup­tos, co­mo pier­da es­ta tar­de el téc­ni­co san­tan­de­rino vi­vi­rá un pa­rón in­ter­na­cio­nal re­ple­to de pa­los y de in­te­rro­gan­tes so­bre su fu­tu­ro, por cul­pa de las dos co­sas que más ter­mi­nan sen­ten­cián­do­nos en el di­cho­so fútbol: la sin­ce­ri­dad y las por­te­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.