So­bre ‘ba­rra­bra­vas’, ‘ul­tras’ y de­más

“...EN­TRE OTRAS CO­SAS A DI STÉ­FANO, MA­RA­DO­NA Y MES­SI, CA­SI NA­DIE AL...”

AS (Levante) - - Tema Del Día - ALFREDO RELAÑO

Ma­drid se va a es­pon­jar hoy y ma­ña­na pa­ra re­ci­bir a mu­chos hin­chas de Ri­ver y Bo­ca, a los que las cir­cuns­tan­cias han co­lo­ca­do an­te el sin­diós de que el par­ti­do más im­por­tan­te de su cen­te­na­ria ri­va­li­dad se jue­gue aquí. Sean bien­ve­ni­dos. Pa­ra los afi­cio­na­dos lo­ca­les es un re­ga­lo. Nos trae un par­ti­do sin­gu­lar, que tie­ne un ran­go de por sí, pe­ro que lle­ga en su ver­sión máxima. Pe­ro es­to que ve­mos aquí co­mo un he­cho fe­liz es con­tem­pla­do en Ar­gen­ti­na co­mo un fra­ca­so co­lec­ti­vo o co­mo un des­po­jo. Les re­sul­ta hu­mi­llan­te, so­bre to­do, a los 66.000 hin­chas de Ri­ver que lle­na­ban el Mo­nu­men­tal sin me­ter­se con na­die y se per­die­ron el par­ti­do. Esa tris­te­za me­re­ce nues­tra so­li­da­ri­dad y exi­ge po­ner de nues­tra par­te to­do lo po­si­ble pa­ra que es­to sal­ga muy bien, y creo que así se es­tá ha­cien­do. Y al tiem­po, ha­cer vo­tos por­que es­te su­ce­so su­pon­ga una ca­tar­sis de­fi­ni­ti­va en el te­ma de las ba­rras bra­vas de Ar­gen­ti­na. Du­ran­te años se les ha con­sen­ti­do mu­cho. Los clu­bes les uti­li­za­ron pa­ra in­ti­mi­dar a pren­sa o ju­ga­do­res, los políticos les han me­ti­do a ma­to­near en las cam­pa­ñas, se les ha da­do un pro­ta­go­nis­mo bár­ba­ro (en el Mun­dial de Mé­xi­co lle­ga­ron a pre­sen­tar­se an­te los se­lec­cio­na­dos pa­ra pe­dir pri­ma por apo­yar) y ac­ce­so a pre­ben­das con­ti­nuas. Se ha in­cu­ba­do un hue­vo de ser­pien­te. Aquí, fe­liz­men­te, nun­ca lle­ga­mos a tan­to. Ar­gen­ti­na nos ha da­do mu­cho en fút­bol, en­tre otras co­sas a Di Sté­fano, Ma­ra­do­na y Mes­si, ca­si na­die al apa­ra­to, y tam­bién la en­se­ñan­za de lo que no se de­be ha­cer en esa ma­te­ria. Por for­tu­na, el te­ma ul­tras, que en al­gún mo­men­to fue pe­li­gro­so aquí, es­tá en­tran­do en re­ce­sión. Aho­ra que Ar­gen­ti­na vi­ve el des­po­jo de su me­jor par­ti­do por­que las co­sas se le es­ca­pa­ron de las ma­nos, es el mo­men­to pa­ra ha­cer un lla­ma­mien­to a no ba­jar la guar­dia. Y ani­mar a Ma­cri en su es­fuer­zo de ata­jar por fin es­te mal. De­lin­cuen­tes hay en to­das par­tes, pe­ro que el fút­bol se de­di­que a re­unir­los y a dar­les pre­ben­das es dis­pa­ra­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.