AS (Levante)

El zigzagueo pesaroso del gigante Eros

El más alto del Tour ganó el día del Mont Ventoux

- POR JUAN GUTIÉRREZ

Eros Poli medía 1,94 metros y pesaba 84 kilos. Por eso no fue extraño que en aquel Tour de 1994 se erigiera como el más alto y el más pesado del pelotón. Solía ser así. Con esas dimensione­s, su función en el Mercatone Uno era proteger a los líderes y lanzar el esprint a los velocistas. Poli integraba el tren de Mario Cipollini, pero Il Bello no corrió aquel año porque había sufrido una terrible caída en Salamanca en la Vuelta, provocada por su propio compañero Adriano Baffi. Sin ninguno de los dos en el Tour, Silvio Martinello asumió el rol, pero no pasó de la tercera plaza. Eso dio cierta libertad a Poli, que la aprovechó en el lugar más insospecha­do…

El Tour disputaba su 15ª etapa, 231 km entre Montpellie­r y Carpentras, que subía al Mont Ventoux. Formaba, junto a cuatro jornadas en los Alpes, la traca final a París. Miguel Indurain lideraba la general con solvencia, pero el calor hacía estragos. El día anterior se habían retirado 18 corredores. Así que el pelotón se lo tomó con calma y soltó cuerda a los aventurero­s. Uno era Poli, que entró en la fuga por venganza. El italiano salió a por Rolf Jaermann, que corría en su anterior equipo, el GB-MG, y que a su vez había trabajado en su contra en Futuroscop­e.

Poli atacó en solitario y comenzó a hacer camino. Según sus cálculos, si llegaba con más de 20 minutos al pie del Gigante de la Provenza podría mantener la renta. No era un escalador, pero el reloj lo controlaba bien en los puertos, porque era uno de los encargados de dirigir el grupeto de los rezagados para no llegar fuera de control en las etapas de montaña. También era un brillante rodador de fondo, con la experienci­a de haber integrado los cuartetos de Italia que ganaron el oro olímpico en Los Ángeles 1984 y el oro mundial en Villach 1987. “Puedo rodar solo a 40 o 45 km/h durante bastante tiempo”, explicó.

Poli cumplió el plan. Comenzó a subir el Mont Ventoux con 23:45 minutos y lo coronó con 4:31 sobre su compatriot­a Marco Pantani. El vuelo del Pirata contrastab­a con el zigzagueo pesaroso del gigante Eros. Dos mundos. El aventurero mantuvo la ventaja en el descenso de 20 km hasta Malaucène: “Mi peso sí me ayuda en las bajadas”. Y luego en los 20 restantes hasta Carpentras. Venció con 3:39. El día menos pensado.

 ??  ?? Eros Poli, en su ascenso al Ventoux en 1994.
Eros Poli, en su ascenso al Ventoux en 1994.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain