Luis En­ri­que con­ce­dió la pri­me­ra tar­de li­bre

Des­pués de tres vic­to­rias, el téc­ni­co aflo­ja el pa­so

AS (País Vasco) - - España-inglaterra - J. MA­RO­TO

Des­pués de tres vic­to­rias y ca­tor­ce días de con­cen­tra­ción su­man­do las ci­tas de sep­tiem­bre y la del pre­sen­te mes, Luis En­ri­que con­ce­dió ayer su pri­me­ra tar­de li­bre a la Se­lec­ción.

El as­tu­riano es­tá sa­tis­fe­cho con el ren­di­mien­to de to­dos los ju­ga­do­res, y más allá de eso es­tá con­ten­to con el en­ca­je del gru­po en su re­gla­men­to de con­cen­tra­ción. Por eso de­ci­dió dar unas ho­ras li­bres a los vein­ti­trés con­vo­ca­dos, exac­ta­men­te des­de el me­dio­día has­ta las 21 ho­ras de ayer, cuan­do to­dos es­ta­ban otra vez en Las Ro­zas pa­ra la ce­na en gru­po.

An­tes de Luis En­ri­que, el ré­gi­men de tra­ba­jo y li­bran­zas es­ta­ba más di­fu­so y era más la­xo. En al­gún ca­so, co­mo pa­só en el Mun­dial de Ru­sia, ya de­jó de ser in­clu­so una po­tes­tad del téc­ni­co pa­ra pa­sar a con­ver­tir­se en un ca­pri­cho de los ca­pi­ta­nes. Pre­ci­sa­men­te esa fal­ta de au­to­ri­dad fue lo que in­vi­tó a Ru­bia­les a con­tra­tar a Luis En­ri­que por en­ci­ma de otras pro­pues­tas. “Con él va­mos a re­cu­pe­rar el or­den”, di­jo un al­to fe­de­ra­ti­vo en­ton­ces. Ru­bia­les no se ha ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te al res­pec­to, pe­ro cons­ta que es­tá “en­can­ta­do con Luis En­ri­que, y no só­lo por las vic­to­rias, tam­bién por los mo­dos que ha im­pues­to y por su au­to­ri­dad so­bre el gru­po”. “Te­ne­mos se­lec­cio­na­dor”, se le ha es­cu­cha­do ex­cla­mar al pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción (RFEF) des­pués de co­no­cer al­gu­nas de las úl­ti­mas de­ci­sio­nes del as­tu­riano.

Los nue­vos di­rec­ti­vos de la RFEF sa­lie­ron es­can­da­li­za­dos de lo que vie­ron en la con­cen­tra­ción de Kras­no­dar “don­de no ha­bía dis­ci­pli­na, or­den ni au­to­ri­dad. Los ju­ga­do­res ha­cían lo que les ve­nía en ga­na y no ha­bía na­die ca­paz de me­ter­les en cin­tu­ra”, re­cor­dó ayer a es­te pe­rió­di­co uno de los co­la­bo­ra­do­res de Luis Ru­bia­les, que no de­ja­ba de ha­cer­se cru­ces por co­sas co­mo la pre­sen­cia de un pe­lu­que­ro en la con­cen­tra­ción del Mun­dial. “Esas co­sas se han aca­ba­do. Aquí se vie­ne a ju­gar y a ga­nar, y to­dos han cap­ta­do el men­sa­je”. El pri­me­ro, el ca­pi­tán. Ra­mos se pe­gó un es­print en la con­cen­tra­ción de sep­tiem­bre pa­ra no lle­gar tar­de a una de las co­mi­das de la Se­lec­ción. “Ra­mos es­tá dan­do ejem­plo”, con­fir­man en la RFEF.

Luis En­ri­que, mien­tras, aflo­ja un po­co el nu­do y ayer dio su pri­me­ra tar­de li­bre. Él salió a co­rrer y su­dó un po­co en el gim­na­sio. Se que­dó en la re­si­den­cia de Las Ro­zas, don­de vio em­pa­tar a su Spor­ting en El Mo­li­nón. Su otro equi­po, Es­pa­ña, va me­jor de lo que in­clu­so él esperaba.

Re­sul­ta­do

En la RFEF, Ru­bia­les el pri­me­ro, es­tán fe­li­ces con Luis En­ri­que

RONDO. Ko­ke, Saúl, Ro­dri­go H., Ga­yà, Na­cho, Ro­dri­go M. y Ser­gio Ra­mos, ayer en Las Ro­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.