AS (País Vasco)

Morata, el caballero de Turín

Gianmarco Fraglica, el hincha bianconero al que invitó a su mesa tras su doblete al Inter, explica por qué se le recuerda todavía

- JORGE GARCÍA F. JAVIER DÍAZ

Morata conectó con la grada juventina por sus goles, por su humildad y por su cercanía. El episodio del 28 de enero de 2016 representa cómo fue su paso fuera del campo. Sus goles en los momentos decisivos de la Champions llenan de respeto a la que fue un día su afición.

Morata vuelve a Turín, una ciudad donde dejó su impronta dentro y fuera del campo. Calidad, elegancia y complicida­d con la afición. El episodio que le define es aquel del 28 de enero de 2016, cuando el ariete abandonó henchido el Juventus Stadium tras haberle marcado dos goles al Inter en la Copa (3-0). Para festejarlo, acudió con su pareja y unos amigos a un restaurant­e.

Gianmarco Fraglica, un joven estudiante siciliano de Derecho de 20 años, se presentó en el local con la esperanza de cazar algún autógrafo. Y casualidad­es, el que cruzó la puerta fue el héroe del choque. Morata le firmó y el chico se alejó a una mesa. Pero el delantero le vio solo, se acercó y le invitó. Fraglica apenas podía articular palabra, “Me hizo sentir su amigo, pero lo mejor fue aquella sonrisa espontánea y sincera que le llevó a compartir su intimidad, fue de esas veces en las que no alcanzas a distinguir si es un sueño lo que te está pasando”, relata para As ahora. Fue una noche inolvidabl­e.

“Álvaro me enseñó que la simplicida­d vale más que la notoriedad. Ahora lleva otras rayas, pero no me sale llamarle enemigo, como mucho adversario, seguro que temible, pero espero que inocuo. Cuando vuelva a ver nuestro estadio le saldrá una sonrisa, la misma de aquel día, algo escondida, pero espontánea”, esgrime Fraglica, quien sigue recordando aquello frotándose los ojos. Después coincidier­on por Turín, con la misma cercanía. “Siempre le vi como un chico humilde, besado por la fortuna, pero gentil con todos. Cuando le conocí mejor, vi que tenía una humildad que, a estos niveles, es fácil perder, pero es extremadam­ente bueno. Recuerdo las veces que me lo encontré en el centro de Turín y me preguntaba con normalidad cómo estaba. Parecía algo banal, pero no lo era”, recuerda.

Cercano “Me enseñó que la simplicida­d vale más que la notoriedad”

 ??  ??
 ??  ?? Morata invitó a un solitario Fraglica a su mesa junto a su mujer y a sus amigos.
Morata invitó a un solitario Fraglica a su mesa junto a su mujer y a sus amigos.
 ??  ?? NOCHE INOLVIDABL­E.
NOCHE INOLVIDABL­E.
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain