Rodry­go lle­ga pa­ra “dar ale­grías” al Real Ma­drid

“No quie­ro ser el Ney­mar del Ma­drid; quie­ro ser el Rodry­go del Ma­drid”

AS (País Vasco) - - Real Madrid - M. DE JUAN / C. A. FORJANES POR

U n año y tres días des­pués, se ce­rró el círcu­lo entre Rodry­go Goes y el Real Ma­drid. El 15 de ju­nio de 2018, el club blan­co ha­cía ofi­cial la in­cor­po­ra­ción del de­lan­te­ro bra­si­le­ño de ca­ra a la tem­po­ra­da 2019-20; y ayer, 18 de ju­nio de 2019, Rodry­go dis­fru­tó por fin de su pre­sen­ta­ción co­mo ma­dri­dis­ta, a la que acu­die­ron unos 2.000 afi­cio­na­dos pa­ra darle la bien­ve­ni­da des­de las gra­das del Fon­do Sur del Ber­na­béu.

An­tes del en­cuen­tro entre Rodry­go y su nueva afi­ción ha­bía te­ni­do lu­gar el ac­to ins­ti­tu­cio­nal en el Pal­co de Ho­nor del es­ta­dio. El ex del San­tos apa­re­ció con ca­si 20 mi­nu­tos de re­tra­so, acom­pa­ña­do por el pre­si­den­te del Ma­drid, Flo­ren­tino Pé­rez, y por sus pa­dres, su her­ma­na y otros fa­mi­lia­res, ade­más de sus agen­tes. “Te en­fren­tas al desafío que tú mis­mo has ele­gi­do. Aquí te es­pe­ran triun­fos con tra­ba­jo y hu­mil­dad. La afi­ción es­ta­rá siem­pre de tu la­do, pe­ro de­bes sa­ber de la exi­gen­cia má­xi­ma de nues­tro club, es una se­ña de iden­ti­dad”, le ex­pli­có Flo­ren­tino.

En su turno, Rodry­go fue bre­ve (“Gra­cias a Dios y a to­dos los que han lu­cha­do con­mi­go. Gra­cias al pre­si­den­te y a los afi­cio­na­dos por el cariño, es­pe­ro dar mu­chas ale­grías a to­dos. Ha­la Ma­drid”), aun­que se lan­zó a ha­blar en cas­te­llano des­de el pri­mer mo­men­to. Lle­va es­tu­dian­do el idio­ma des­de que su­po que el Ma­drid se­ría su pró­xi­mo des­tino, por re­co­men­da­ción de Vi­ni­cius, y se le no­ta­ron los pro­gre­sos en la con­fe­ren­cia de Pren­sa, en la que con­tes­tó en es­pa­ñol ex­cep­to cuan­do le pre­gun­ta­ron me­dios de su país.

Co­mo bra­si­le­ño que es, se le pre­gun­tó por su re­la­ción con sus com­pa­trio­tas en la plan­ti­lla: “He ha­bla­do con Vi­ni­cius de es­to ca­da vez que nos veía­mos en la se­lec­ción. Cuan­do vi­ne en di­ciem­bre del año pa­sa­do ya hi­ce con­tac­to con Mar­ce­lo, Ca­se­mi­ro...”. E in­clu­so, por los que po­drían lle­gar, aun­que hoy la op­ción de Ney­mar es­té prác­ti­ca­men­te des­car­ta­da. Tam­po­co se ve Rodry­go co­mo una re­edi­ción de la estrella del PSG, que tam­bién sa­lió del San­tos: “Ney­mar es un gran ju­ga­dor, pe­ro es­tá en otro equi­po y no pue­do ha­blar de él. No me gus­ta­ría ser el Ney­mar del Ma­drid; me gus­ta­ría ser el Rodry­go del Ma­drid”.

So­bre el cés­ped, el de­lan­te­ro cum­plió con el pro­to­co­lo: po­só so­lo, con su fa­mi­lia y con par­te de la je­rar­quía blan­ca (Ju­ni Ca­la­fat, Raúl...), unos po­cos ma­la­ba­res y re­ga­lo de ba­lo­nes al pú­bli­co pa­ra ben­de­cir lo que él mis­mo de­fi­nió co­mo “un sue­ño de ni­ño, el día más fe­liz de mi vi­da”. Un día que ter­mi­nó ce­nan­do en el Res­tau­ran­te Ama­zó­ni­co con Ro­ber­to Car­los. Bien­ve­ni­da a la bra­si­le­ña.

Re­ci­bi­mien­to 2.000 afi­cio­na­dos fue­ron al Ber­na­béu; lue­go ce­nó con Ro­ber­to Car­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.