Su pa­dre, Eric, tie­ne 34 años y de­jó el fút­bol pa­ra cui­dar­le

AS (País Vasco) - - Real Madrid - —C. A. FORJANES

■ Cuan­do, allá por 2016, era pa­ten­te que en Rodry­go (por en­ton­ces con 15 años) ha­bía una fu­tu­ra estrella del fút­bol bra­si­le­ño, su pa­dre Eric tomó una de­ci­sión inusual: de­jó el fút­bol, era la­te­ral de­re­cho del Cuia­bá, pa­ra cui­dar el sal­to de su hi­jo al mun­do pro­fe­sio­nal.

Aun­que nun­ca pa­só de Se­rie B (el equi­va­len­te a nues­tra Se­gun­da), Eric Batista de Goes (Osas­co, 23-7-1984) de­jó al­gún hi­to, co­mo su gol al po­pu­lar Ro­ge­rio Ce­ni (Sao Paulo) en 2011. Pe­ro su hi­jo iba a otra ve­lo­ci­dad, y por eso rá­pi­da­men­te se aso­ció con una agen­cia pro­fe­sio­nal de re­pre­sen­ta­ción y vi­gi­ló con dis­cre­ción có­mo Rodry­go pa­só pri­me­ro al San­tos y aho­ra al Ma­drid. Co­mo buen ex­fut­bo­lis­ta mo­des­to, ayer le bri­lla­ban los ojos en el Ber­na­béu. “Es es­pec­ta­cu­lar”, con­fe­sa­ría lue­go mien­tras esperaba, sen­ta­do en pri­me­ra fi­la, a la con­fe­ren­cia de Pren­sa de su hi­jo.

Eric res­pe­tó la de­ci­sión de Rodry­go de ele­gir el Ma­drid y tam­bién in­flu­yó Ju­ni Ca­la­fat, el jefe de fút­bol in­ter­na­cio­nal del club, que se ga­nó la cer­ca­nía de la fa­mi­lia del nue­vo ju­ga­dor ma­dri­dis­ta. Ayer le acom­pa­ña­ron, ade­más de Eric, su ma­dre De­ni­se (que le in­sis­tió en apren­der cas­te­llano) y su her­ma­na pe­que­ña, Ana Ju­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.