Hom­bra­dos: “Ju­gar con 50 años se­ría muy bo­ni­to”

Cum­plió 47 en abril y ayer le re­no­vó el Gua­da­la­ja­ra

AS (País Vasco) - - Más Deporte - ENRIQUE OJE­DA /

E s el úni­co ju­ga­dor que ha par­ti­ci­pa­do en más de 700 par­ti­dos de la Li­ga Aso­bal, y ayer re­no­vó por una tem­po­ra­da más con el Qua­bit Gua­da­la­ja­ra, su quin­to con­tra­to “por­que es lo ho­nes­to, ir de año en año,”, ase­gu­ra Jo­sé Ja­vier Hom­bra­dos (Ma­drid, 47 años), el más ve­te­rano de la Li­ga. “Pe­ro no del ba­lon­mano pro­fe­sio­nal es­pa­ñol: Mo­yano tie­ne 48 y jue­ga en la Di­vi­sión B, en el An­te­que­ra”, acla­ra. Tam­bién en la po­si­ción de por­te­ro, que al pa­re­cer les man­tie­ne en for­ma durante más tiem­po.

A los 18 años fir­mó su pri­mer con­tra­to pro­fe­sio­nal con el Atlé­ti­co de Ma­drid (1990), que pa­gó un mi­llón de pe­se­tas, ré­cord en­ton­ces, al co­le­gio SA­FA. En es­te largo re­co­rri­do lo ha ga­na­do ca­si to­do: cam­peón del mun­do (2005), cam­peón de la Cham­pions (con el Ciudad Real, con el Portland y con el Te­ka de Can­ta­bria), me­da­llas olím­pi­cas, eu­ro­peas, li­gas, co­pas... y 254 par­ti­dos con la Se­lec­ción ab­so­lu­ta.

Ilu­sión re­no­va­da. “No, no me abu­rro. Voy a ca­da en­tre­na­mien­to, y ca­da día, con la ilu­sión del pri­me­ro. Los en­tre­na­mien­tos de los por­te­ros de ba­lon­mano son tan re­pe­ti­ti­vos que si me abu­rrie­se ya lo ha­bría dejado ha­ce mu­cho”, ase­gu­ra el ma­dri­le­ño.

“No me veo di­fe­ren­te en un equi­po de gen­te muy jo­ven co­mo es el Gua­da­la­ja­ra; lo que ha­go es co­la­bo­rar, y ser se­rio con los chi­cos que tie­nen pro­yec­ción pa­ra ayu­dar­les a cre­cer”, in­sis­te. ¿Ju­gar has­ta los cin­cuen­ta? “Es un nú­me­ro re­don­do y bo­ni­to, sí. A los 43 me pa­re­cía im­po­si­ble, pe­ro aho­ra ya no tan­to, aun­que tres años en un de­por­tis­ta es una vi­da. Aún es­tá muy le­jos, por­que ten­dría que re­no­var dos ve­ces más y es me­jor no plan­teár­se­lo. Sé que es inevi­ta­ble que se ha­ble de eso, pe­ro hay que pen­sar en lo que cam­bia el cuerpo de un año a otro. Ten­go ilu­sión, ga­nas, in­te­rés y mo­ti­va­ción, pe­ro man­da el fí­si­co, y que el club quie­ra con­tar con­mi­go”, ase­gu­ra el ju­ga­dor que tam­bién con­si­de­ra que los ge­nes de­ben in­fluir en su buen fí­si­co: “Tie­nen que ser los de mi abue­la, que con 98 años ahí si­gue al pie del ca­ñón”.

Hom­bra­dos no só­lo jue­ga al ba­lon­mano, pre­si­de la Fe­de­ra­ción Ma­dri­le­ña y es el di­rec­tor de de­por­tes del SEK: “To­do el mun­do sabe que soy hi­per­ac­ti­vo, que to­do lo ha­go con de­di­ca­ción y entrega, y que en la Fe­de­ra­ción, con el apo­yo que ten­go de los clu­bes, una vez que es­tá to­do or­ga­ni­za­do, tam­po­co ha­go mu­cho”. Lo que sí des­car­ta es ser al­gún día en­tre­na­dor: “Pa­ra eso lle­ga­ría muy tar­de; no me que­da tiem­po pa­ra una ha­cer ca­rre­ra”.

El ves­tua­rio “Aun­que es­toy en un equi­po muy jo­ven, ni me sien­to ni me veo ma­yor”

En­tre­na­dor “Es­tá des­car­ta­do; lle­ga­ría muy tar­de y sin tiem­po pa­ra ha­cer ca­rre­ra”

IM­PE­RE­CE­DE­RO. Jo­se­ja Hom­bra­dos, en una por­te­ría de vie­jos oli­vos, se man­tie­ne con el mis­mo fí­si­co que cuan­do ro­za­ba la trein­te­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.