Se­men­ya: “La IAAF me uti­li­zó co­mo co­ba­ya”

El TAS hi­zo pú­bli­co el lau­do ín­te­gro de su de­ci­sión

AS (País Vasco) - - Más Deporte - JESÚS MÍN­GUEZ /

E l Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je De­por­ti­vo (TAS) pu­bli­có ayer las 163 pá­gi­nas de su con­tro­ver­ti­do lau­do so­bre Cas­ter Se­men­ya, la ver­sión com­ple­ta con los ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos y fi­lo­só­fi­cos. Ese por el que el 1 de ma­yo dio va­li­dez a las nor­mas de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Atle­tis­mo (IAAF) por las que se obli­ga a la sud­afri­ca­na, y a to­das las atle­tas con Desa­rro­llo Se­xual Di­fe­ren­te (DSD), a me­di­car­se si quie­re se­guir com­pi­tien­do con­tra mujeres.

Y la do­ble cam­peo­na olím­pi­ca vol­vió a al­zar su voz me­dian­te un co­mu­ni­ca­do. Acu­sa a la IAAF de ha­ber rea­li­za­do un cruel ex­pe­ri­men­to con ella. “La IAAF me uti­li­zó en el pa­sa­do co­mo una co­ba­ya pa­ra ver có­mo afec­ta­ba a mis ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na la me­di­ca­ción que me obli­ga­ban a to­mar”, de­nun­cia. De mo­men­to, re­cu­rrió al Tri­bu­nal Fe­de­ral Sui­zo, que ha dejado en sus­pen­so la nor­ma­ti­va que no le per­mi­te co­rrer entre los 400 me­tros y la mi­lla.

En­fer­ma. Se­men­ya (28 años) ya es­tu­vo ‘do­pán­do­se a la in­ver­sa’, to­man­do es­tró­ge­nos durante tres años cuan­do ga­nó el Mun­dial de 2009. Lue­go, los tri­bu­na­les le die­ron la ra­zón y de­jó de hacerlo. “A pe­sar de que esa me­di­ca­ción hor­mo­nal me hi­zo sen­tir cons­tan­te­men­te en­fer­ma, la IAAF aho­ra quie­re im­po­ner um­bra­les aún más es­tric­tos con con­se­cuen­cias de sa­lud des­co­no­ci­das”, si­gue di­cien­do la atle­ta, que tie­ne cro­mo­so­mas mas­cu­li­nos XY.

“No per­mi­ti­ré que la IAAF me use a mí y a mi cuerpo otra vez. Pe­ro me preo­cu­pa que otras atle­tas se sien­tan obli­ga­das a de­jar que la IAAF las dro­gue pa­ra pro­bar los efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra la sa­lud de di­fe­ren­tes me­di­ca­men­tos hor­mo­na­les. No se pue­de per­mi­tir”, ex­pre­só.

“A pe­sar de la de­cla­ra­ción cla­ra del TAS so­bre el gé­ne­ro de Cas­ter Se­men­ya, la IAAF se ha otor­ga­do a sí mis­ma la po­tes­tad de de­ci­dir quién es y quién no es mu­jer y dis­cri­mi­nar so­bre esa ba­se”, aña­den sus abo­ga­dos.

La IAAF con­si­de­ra que las atle­tas DSD que su­pe­ran más de cin­co na­no­mo­les de tes­tos­te­ro­na por li­tro de san­gre (el lí­mi­te an­te­rior era diez) “au­men­tan entre un 12% y 26% su fuer­za y en 7,8% sus ni­ve­les de he­mo­glo­bi­na”. El TAS ad­mi­te en el lau­do la “dis­cri­mi­na­ción” pe­ro la con­si­de­ra “ne­ce­sa­ria, ra­zo­na­ble y pro­por­cio­nal pa­ra pre­ser­var la in­te­gri­dad del atle­tis­mo fe­me­nino en de­ter­mi­na­das prue­bas”.

PER­SIS­TEN­TE. Cas­ter Se­men­ya, durante una de las úl­ti­mas ca­rre­ras que ha dispu­tado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.