El equi­po de Zi­da­ne ju­ga­rá con só­lo 62 ho­ras de des­can­so

AS (País Vasco) - - Athletic-real Madrid -

Cho­lo Si­meo­ne, uno de sus re­fe­ren­tes. Otro es Luis En­ri­que.

Sin fi­cha­jes (só­lo se in­cor­po­ró Ves­ga, pres­ta­do al Leganés el año an­te­rior) ha man­te­ni­do el ni­vel com­pe­ti­ti­vo del equi­po y ha su­pli­do la mar­cha de Adu­riz (só­lo ha­bía ju­ga­do 241 mi­nu­tos en to­da la tem­po­ra­da, nun­ca más de 32 en un par­ti­do, y ha­bía mar­ca­do un gol) con una so­lu­ción ima­gi­na­ti­va: Raúl Gar­cía. El na­va­rro es una ra­re­za. Re­sul­ta co­mún que con el tiem­po y la pér­di­da de fi­bra el go­lea­dor aca­be ale­ján­do­se de la por­te­ría. Raúl Gar­cía ha em­pren­di­do el ca­mino in­ver­so. Me­dio­cen­tro en Osa­su­na, me­dia­pun­ta en el Atlé­ti­co y de­lan­te­ro cen­tro en es­te Ath­le­tic con ca­si 34 años. Ya ha mar­ca­do 13 go­les. Has­ta aho­ra, no ha­bía pa­sa­do de on­ce en nin­gu­na Liga.

Raúl Gar­cía es vis­to por el Ma­drid co­mo un enemigo na­tu­ral. Só­lo le ha ga­na­do seis ve­ces en 28 par­ti­dos pe­ro sus dos úni­cos go­les ma­ta­ron al Ma­drid en una Co­pa y una Su­per­co­pa. Su fie­re­za an­te los blan­cos es de­mos­tra­ble: quin­ce tar­je­tas ama­ri­llas. No se acerca ni de le­jos a ese re­gis­tro con­tra cual­quier otro ri­val. Vol­ve­rá a dirigir el ata­que de un Ath­le­tic de ga­la, el mis­mo pro­ba­ble­men­te que arro­lló al Va­len­cia y muy di­fe­ren­te al que per­dió por la mí­ni­ma en el Camp Nou, don­de Ga­ri­tano con­vir­tió en ma­yo­ría a los su­plen­tes.

El Ma­drid, en cam­bio, pier­de a Varane en el peor mo­men­to. Uno de los cin­co in­to­ca­bles se cae por una cervicalgi­a y su sus­ti­tu­to, Mi­li­tao, no ofre­ció an­te el Ge­ta­fe una ima­gen tran­qui­li­za­do­ra. Ha pin­cha­do co­mo la­te­ral, no ha des­lum­bra­do co­mo cen­tral y ha re­fres­ca­do a los ti­tu­la­res me­nos de lo es­pe­ra­do. Tam­po­co vuel­ve Ha­zard, que ni an­tes ni des­pués de su le­sión fue el Ba­lón de Pla­ta del Mun­dial de Ru­sia ni el hom­bre del par­ti­do de la úl­ti­ma fi­nal de la Eu­ro­pa Lea­gue. De la lis­ta se ca­yó Ja­mes, in­ves­ti­do fa­ro­li­llo ro­jo de lu­jo de la plan­ti­lla.

El par­ti­do vie­ne con­di­cio­na­do por la fa­ti­ga del Ma­drid, obli­ga­do a ju­gar 62 ho­ras des­pués de ha­ber­lo he­cho con­tra el Ge­ta­fe y en un ho­ra­rio don­de el ca­lor se­rá un azo­te, fren­te a un ad­ver­sa­rio que ha te­ni­do 26 ho­ras y me­dia de des­can­so más. Así que es pro­ba­ble que Zi­da­ne eche mano de ju­ga­do­res con un ma­yor vi­gor fí­si­co co­mo Val­ver­de, Rodry­go o in­clu­so Asen­sio. La en­tra­da del trío reac­ti­vó al Ma­drid el jue­ves.

El Ath­le­tic ya ha de­mos­tra­do que es di­fí­cil de ma­tar. En la Co­pa eli­mi­nó en los pe­nal­tis a El­che y Te­ne­ri­fe, echó al Ba­rça con un gol en el mi­nu­to 90 y se me­tió en la fi­nal con otro agó­ni­co de Ber­chi­che en Gra­na­da. En Liga, só­lo dos ve­ces ha per­di­do por más de un gol. Y con el Ma­drid só­lo ha caí­do en uno de los úl­ti­mos cin­co en­fren­ta­mien­tos, aun­que tam­bién lle­va más de cin­co años sin de­rro­tar­le. Son los dos me­jo­res equi­pos de las úl­ti­mas ocho jor­na­das y Zi­da­ne sa­be que si sa­le triun­fan­te de aquí ves­ti­rá de ama­ri­llo en los Cam­pos Elí­seos de es­ta Liga.

Po­lé­mi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.