So­bre la dic­ta­du­ra de las es­ta­dís­ti­cas

AS (País Vasco) - - Real Madrid -

La con­ta­mi­na­ción (asu­mo y rei­vin­di­co la pa­la­bra con­ta­mi­na­ción) cul­tu­ral pro­ve­nien­te de los Es­ta­dos Uni­dos es­tá afec­tan­do tam­bién al fút­bol. So­bre todo en el te­ma de es­ta ob­se­sión de los de­por­tes de ahí (béis­bol, ba­lon­ces­to, fút­bol ame­ri­cano, hoc­key so­bre hie­lo...) por las es­ta­dís­ti­cas. Ca­da vez más, las sen­sa­cio­nes, las ex­pli­ca­cio­nes y los aná­li­sis se ha­cen so­bre una ba­se nu­mé­ri­ca. No di­go que al­gu­nas es­ta­dís­ti­cas sim­ples y di­rec­tas no pue­dan ser úti­les, por ejem­plo el Pi­chi­chi y el Za­mo­ra o el cálcu­lo de las asis­ten­cias. Sin em­bar­go, ver úni­ca­men­te el fút­bol y juz­gar a los pro­fe­sio­na­les de es­te bo­ni­to jue­go a tra­vés del fil­tro de las ci­fras es un in­sul­to a la in­te­li­gen­cia y al dis­fru­te. Un ata­que a la libertad de opi­nión. Una per­ver­sión del cri­te­rio pro­pio. Una dic­ta­du­ra.

Só­lo hay que es­tu­diar la úl­ti­ma ha­za­ña de Ben­ze­ma pa­ra con­ven­cer­se de ello. El pa­sa­do jue­ves por la no­che, el de­lan­te­ro fran­cés cam­bió el des­tino de es­te com­pli­ca­dí­si­mo par­ti­do con un so­lo pa­se, una des­car­ga a Carvajal que de­jó la úl­ti­ma lí­nea del Ge­ta­fe com­ple­ta­men­te ro­ta. En un to­que, hi­zo des­apa­re­cer a cin­co ri­va­les. Y eso con­du­jo al pe­nal­ti pro­vo­ca­do por el la­te­ral y trans­for­ma­do por Ra­mos. Pe­ro es­te ges­to tan de­ci­si­vo co­mo su­bli­me de Ka­rim no exis­te ni exis­ti­rá nun­ca en las es­ta­dís­ti­cas. Por­que las es­ta­dís­ti­cas, frías co­mo la muer­te, no en­tien­den de ge­nia­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.