Ri­car­do Rosety “Aho­ra se hu­ma­ni­za lo que pa­sa en el fút­bol”

AS (País Vasco) - - Medios - DIA­NA E. OROZ­CO

El pe­rio­dis­ta Ri­car­do Rosety atien­de al Dia­rio AS y char­la so­bre la nue­va ma­ne­ra de ha­cer el pie de cam­po. Rosety da un re­pa­so a có­mo ha si­do la vuel­ta al tra­ba­jo con los es­ta­dios sin pú­bli­co y los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad.

Ri­car­do Rosety cuen­ta con una am­plia ca­rre­ra en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo. Ac­tual­men­te es uno de los co­men­ta­ris­tas que es­tá a pie de cam­po en los prin­ci­pa­les par­ti­dos de LaLiga San­tan­der. El pri­mer en­cuen­tro que co­men­tó tras el pa­rón por la cri­sis del COVID-19 fue el Ma­llor­ca-Bar­ce­lo­na.

—¿Có­mo fue el pri­mer par­ti­do que hi­zo des­pués del con­fi­na­mien­to?

—Me to­có ir a Pal­ma, así que la pri­me­ra odi­sea fue via­jar. No­so­tros nos te­ne­mos que bus­car la vi­da co­mo cual­quier per­so­na que tie­ne que via­jar en es­tas cir­cuns­tan­cias por tra­ba­jo. Y lue­go, ir al es­ta­dio con las me­di­das de se­gu­ri­dad, los test de los días pre­vios y la to­ma de tem­pe­ra­tu­ra.

No hay gen­te al­re­de­dor del es­ta­dio, no hay am­bien­te, es una si­tua­ción un po­co ra­ra, en­tras al es­ta­dio y es­tá va­cío, sa­len los ju­ga­do­res y no hay pú­bli­co. Con el pa­so de los par­ti­dos te vas acos­tum­bran­do, pe­ro el pri­me­ro im­pac­ta mu­cho.

—Ade­más de la afi­ción y el rui­do del es­ta­dio, ¿qué es lo que más ha echa­do en fal­ta?

—Bueno, la nor­ma­li­dad. Pe­ro todo es ex­cep­cio­nal, todo es ra­ro, des­de el pú­bli­co has­ta la po­si­ción en la que aho­ra ha­ce­mos los par­ti­dos. In­clu­so la obli­ga­to­rie­dad evi­den­te de la mas­ca­ri­lla que só­lo te qui­tas pa­ra ha­cer las en­tre­vis­tas y el par­ti­do. Y bueno, todo eso ha­ce que sea co­mo más frío. Al fi­nal no exis­te todo lo que su­po­ne el fút­bol, no hay esa cer­ca­nía, pe­ro es lo que exi­ge el guión y me­jor de es­ta ma­ne­ra a que tu­vié­ra­mos que se­guir es­pe­ran­do.

—¿Cuál es la po­si­ción que ocu­pan en el es­ta­dio aho­ra?

—El pues­to de ter­cer co­men­ta­ris­ta es­tá en un cor­ner, ca­si en un fon­do. En la ma­yo­ría de los cam­pos en los que he es­ta­do es en un cor­ner. El banquillo te pue­de que­dar le­jos, a ve­ces cuan­do es­ta­bas más cer­ca pues un ges­to de un en­tre­na­dor sabías in­ter­pre­tar bien a quién iba di­ri­gi­do o qué que­ría de­cir. Si ya aba­jo cues­ta más ver co­sas que su­ce­den en el cam­po, si en­ci­ma es­tás en un cor­ner, cues­ta más. Aho­ra te adap­tas e in­ten­tas dar otro ti­po de de­ta­lles, por­que ga­nas en otros pun­tos al es­tar más cer­ca de una por­te­ría. Es­cu­chas lo que di­cen los ár­bi­tros, có­mo co­lo­can a los ju­ga­do­res, las in­di­ca­cio­nes, co­sas que tie­nen que ver con el len­gua­je del fút­bol que no se es­cu­cha­ban a no ser que es­tu­vie­ras den­tro del par­ti­do. Aho­ra tie­nes esa sen­sa­ción de que se hu­ma­ni­za lo que pa­sa en el fút­bol.

—¿Qué tie­ne el fút­bol que atra­pa tan­to a la gen­te?

—Yo creo que tie­ne que ver con la pa­sión, con la iden­ti­fi­ca­ción de la gen­te con un equi­po y con eso que ha­ce al de­por­te es­pe­cial y al fút­bol en par­ti­cu­lar, que es un de­por­te que lle­ga prác­ti­ca­men­te a to­dos los si­tios.

—¿Có­mo se de­can­tó por es­ta pro­fe­sión?

—Me gus­ta el fút­bol y el de­por­te des­de pe­que­ño. Me gus­ta con­tar el de­por­te en di­rec­to. He ido es­ca­lan­do y aho­ra es­toy en una po­si­ción en la que me sien­to un pri­vi­le­gia­do de po­der se­guir una liga co­mo la es­pa­ño­la. Al fi­nal es un pri­vi­le­gio ha­cer la Cham­pions con una te­le­vi­sión que tie­ne los de­re­chos, es co­mo que te pon­gan una al­fom­bra ro­ja, es una de­li­cia.

—¿Qué opi­na so­bre las nue­vas pla­ta­for­mas y el de­por­te en ‘strea­ming’?

—Yo creo que se abren más al­ter­na­ti­vas pa­ra po­der ver la te­le­vi­sión. Aho­ra pa­ra ver la te­le tie­nes un mon­tón de pla­ta­for­mas y ya no só­lo a tra­vés del

strea­ming, sino que lo pue­des ver en un or­de­na­dor, en un iPad… Me pa­re­ce que es dar la opor­tu­ni­dad a que ese par­ti­do, esa se­ñal, ese pro­duc­to ten­ga una lle­ga­da mu­cho me­jor. Y cuan­tas más ven­ta­nas ten­ga­mos, más op­cio­nes ten­ga­mos, a mí me pa­re­ce que eso es una ofer­ta que só­lo tie­ne que enriquecer.

Me sien­to un pri­vi­le­gia­do por se­guir una liga co­mo la es­pa­ño­la”

Ri­car­do Rosety.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.