El sín­to­ma Bus­quets le­gi­ti­ma a Es­pa­ña

El ofi­cio del me­dio cen­tro pre­va­le­ce con ba­lón y en la pre­sión

AS (País Vasco) - - España-suiza -

El otro bri­llo. En una no­che con­fu­sa con el ba­lón, no de­lei­tó Es­pa­ña, que abor­dó la vic­to­ria des­de la pre­sión al­ta e in­ten­sa. La sa­li­da de tres cen­tra­les de Sui­za fue ata­ja­da por Luis En­ri­que a par­tir de la po­si­ción de Fe­rran y Ansu. Se ubi­ca­ron en los es­pa­cios in­ter­me­dios en­tre cen­tral y ca­rri­le­ro pa­ra lle­var a la du­da al po­see­dor y es­tar siem­pre a una dis­tan­cia ade­cua­da que les acer­ca­ra al ro­bo. Me­rino, Ol­mo y Bus­quets sal­ta­ban des­de atrás, con Xha­ka co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo.

In­tui­ción pa­ra apre­tar. Bus­quets sal­ta so­bre Sow. El me­dio sui­zo ha de re­tra­sar pa­ra Som­mer. Bus­quets aco­sa al por­te­ro y per­mi­te la re­cu­pe­ra­ción de Es­pa­ña.

El va­lor se­gu­ro. Bus­quets es el me­jor sín­to­ma de es­ta Es­pa­ña re­vi­ta­li­zan­te. No hay ju­ga­dor más vá­li­do en un equi­po que ata­ca y de­fien­de jun­to. Ba­jo ese pris­ma, Bus­quets im­po­ne su es­ti­lo, ri­gor e in­te­li­gen­cia. Se le atri­bu­yen to­das las cua­li­da­des en fa­se de po­se­sión, pe­ro a ve­ces no se le re­co­no­ce por to­do lo que ha­ce sin la pe­lo­ta. Bus­quets nun­ca pue­de ser el pro­ble­ma, ni de Es­pa­ña ni del Ba­rça. Luis En­ri­que lo sa­be y des­de el co­lec­ti­vo lo po­ten­cia, tan­to co­mo él po­ten­cia al co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.