AS (País Vasco)

La hos­te­le­ría se reinv

Las li­mi­ta­cio­nes a cau­sa del co­ro­na­vi­rus han he­cho que ba­res, res­tau­ran­tes y pubs ex­plo­ren nue­vas vías pa­ra atraer a los clien­tes, siem­pre con se­gu­ri­dad

- Spain · Una

La pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus ha afec­ta­do de lleno a to­dos los sec­to­res eco­nó­mi­cos y to­dos ellos han te­ni­do que ade­cuar­se a una nue­va nor­ma­li­dad con res­tric­cio­nes que les pri­van de su for­ma ha­bi­tual de pro­ce­der. Sin em­bar­go, qui­zá uno de los sec­to­res más cas­ti­ga­dos es de la hos­te­le­ría. Las me­di­das en es­te ám­bi­to, con li­mi­ta­cio­nes de ho­ra­rios y afo­ros, cas­ti­ga es­pe­cial­men­te a la hos­te­le­ría por el mo­do de vi­da que se es­ti­la en Es­pa­ña, muy da­do a sa­lir de ba­res pa­ra so­cia­li­zar con ami­gos y fa­mi­lia­res. El asun­to se agra­va en aque­llas lo­ca­li­da­des don­de se de­tec­tan bro­tes, con res­tric­cio­nes to­da­vía más es­tric­tas. Unas me­di­das que han te­ni­do un im­pac­to en los es­ta­ble­ci­mien­tos, tras re­du­cir el nú­me­ro de me­sas dis­po­ni­bles. En al­gu­nos ca­sos, don­de el cie­rre se pro­du­ce an­tes por las me­di­das, los lo­ca­les ins­tan a adap­tar­se a un ho­ra­rio más eu­ro­peo.

Las bo­das, en cri­sis.

To­más, uno de los pro­pie­ta­rios del Ho­tel San Ro­que, en Vi­lla­nue­va de Al­car­de­te, nos con­fir­ma que, en su ca­so, han pa­sa­do de te­ner ocho me­sas a úni­ca­men­te cua­tro en el bar. La al­ter­na­ti­va, las te­rra­zas, han sal­va­do en par­te el ve­rano. "Es­te ve­rano no ha es­ta­do mal, siem­pre con las li­mi­ta­cio­nes vi­gen­tes. He­mos te­ni­do que qui­tar me­sas y aco­plar­lo a la nor­ma­ti­va". Una de las al­ter­na­ti­vas lle­gó con el en­vío de co­mi­da a do­mi­ci­lio: lle­gó en ple­na pan­de­mia y se­gui­rá tras una bue­na acep­ta­ción.

En es­te pe­que­ño ne­go­cio fa­mi­liar, ade­más, rea­li­zan bo­das en sus sa­lo­nes. Sin em­bar­go, es­te año ha si­do crí­ti­co. "Te­nía­mos 31 bo­das y se han can­ce­la­do to­das, se han pos­pues­to. No sé el año que vie­ne có­mo es­ta­rá la si­tua­ción, es­pe­ra­mos que va­ya a me­jor", afir­ma To­más. El ve­rano, con la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de las te­rra­zas, ha mi­ni­mi­za­do de al­gu­na for­ma las pér­di­das, pe­ro aho­ra con la lle­ga­da del oto­ño la pre­vi­sión pue­de ser peor, tal y co­mo ase­gu­ran des­de el Ho­tel San Ro­que. "Se­rá com­pli­ca­do una vez que ha­ga frío y no se pue­dan usar las te­rra­zas co­mo aho­ra. Es­pe­re­mos que la gen­te de­ci­da ve­nir. No­ta­mos que la gen­te es­tá con te­mor a sa­lir y en­trar en los ba­res, y so­bre to­do cuan­do sea en el in­te­rior". La ins­ta­la­ción de es­tu­fas en las te­rra­zas no se­ría una so­lu­ción, pues "la gen­te pa­ra co­mer o ce­nar pre­fie­re el in­te­rior".

Las me­di­das que han mo­di­fi­ca­do los ho­ra­rios de los es­ta­ble­ci­mien­tos en­ca­mi­nan a los pro­pie­ta­rios a adap­tar­se a un es­ti­lo más eu­ro­peo

Con­trol del ocio noc­turno.

Des­de la nue­va nor­ma­li­dad, el ocio noc­turno ha es­ta­do ba­jo la lu­pa. Ellos tam­bién han te­ni­do que rein­ven­tar­se pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de to­dos.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain