Ra­fa Na­dal “Em­pa­tar con Fe­de­rer es un ho­nor”

AS (País Vasco) - - Roland Garros - NA­CHO ALBARRÁN

EPa­rís,

l día des­pués de ga­nar por 13ª vez Ro­land Ga­rros e igua­lar el ré­cord de 20 tí­tu­los de Grand Slam de Fe­de­rer, de ca­mino al ae­ro­puer­to, Na­dal aten­dió vía Zoom al en­via­do es­pe­cial de AS y a los de otros tres pe­rió­di­cos es­pa­ño­les. El ba­lear ha­bló so­bre lo que sig­ni­fi­ca su ges­ta, sin ser cons­cien­te aún del im­pac­to que tu­vo en to­do el mun­do.

—¿En al­gún mo­men­to por las con­di­cio­nes de es­te año sin­tió que no ga­na­ría en Ro­land Ga­rros?

—Por su­pues­to. Ca­da año que voy a Pa­rís pien­so que pue­de que no ga­ne. Pe­ro sí lle­go con la ilu­sión de ha­cer­lo, sa­bien­do que lo ló­gi­co es que no pa­se, aun­que po­dría pen­sar que voy a con­se­guir­lo por to­das las ve­ces que he ga­na­do aquí. Lo nor­mal es no ga­nar y eso lo ten­go muy pre­sen­te y lo di­je des­de el pri­mer día. Te­nien­do en cuen­ta las con­di­cio­nes, es­te era el Ro­land Ga­rros más ad­ver­so, tam­bién por­que la pre­pa­ra­ción en los seis úl­ti­mos me­ses ha­bía si­do prác­ti­ca­men­te

Ro­land Ga­rros

nu­la a ni­vel de tor­neos, no de en­tre­na­mien­tos.

—Du­ran­te el cam­peo­na­to se le vio en oca­sio­nes ba­jo de áni­mo ¿Le afec­ta to­da es­ta si­tua­ción de la pan­de­mia?

—No es­ta­ba tris­te, pe­ro sí un po­co más apa­ga­do de lo ha­bi­tual, creo que es una tó­ni­ca ge­ne­ral en to­do el mun­do. Es­ta­mos en una épo­ca tris­te por­que no pue­des com­par­tir mo­men­tos con las per­so­nas que quie­res y la si­tua­ción es más des­agra­da­ble de lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Y uno no se pue­de abs­traer de lo que ocu­rre en el mun­do y en Es­pa­ña. Se su­fre por to­do lo que es­tá ocu­rrien­do por­que, al fi­nal, es al­go inau­di­to en nues­tras vi­das. En el pa­sa­do hu­bo otras pan­de­mias, pe­ro en la his­to­ria re­cien­te no lo ha­bía­mos vi­vi­do y es tris­te y preo­cu­pan­te. Den­tro de lo que ca­be, cuan­do yo he te­ni­do que es­tar ale­gre, con­cen­tra­do y con la ac­ti­tud ade­cua­da du­ran­te es­tos días, lo he es­ta­do. Es­to es de lo que es­toy más sa­tis­fe­cho.

—-Djo­ko­vic di­jo que us­ted ha­bía si­do mu­cho me­jor a ni­vel tác­ti­co. ¿Qué cam­bió con res­pec­to a los par­ti­dos pre­vios?

—Mi úl­ti­mo par­ti­do en tie­rra con­tra él ha­bía si­do en Ro­ma. Re­cuer­do que yo ve­nía de una épo­ca no muy bue­na y apar­te de que ga­né, ju­gué muy bien, así que to­mé aquel par­ti­do co­mo re­fe­ren­cia y sa­lí con una idea cla­ra de qué que­ría ha­cer; lo com­pli­ca­do es po­ner­lo en prác­ti­ca. Por suer­te, el do­min­go pu­di­mos po­ner­la en prác­ti­ca por­que mi sen­sa­ción te­nís­ti­ca fue muy bue­na.

—¿Se pue­de de­cir ya que es us­ted el me­jor de la his­to­ria del te­nis?

—Pues es dis­cu­ti­ble. Las ci­fras tie­nen que ana­li­zar­las las per­so­nas que co­no­cen bien esa his­to­ria del te­nis. Y, sin­ce­ra­men­te, tam­po­co me im­por­ta mu­cho. Soy fe­liz con mi ca­rre­ra. Es­tá cla­ro que, hoy en día, soy uno de los dos me­jo­res. Pe­ro ya ve­re­mos qué pa­sa con No­vak, qué ocu­rre con Ro­ger cuan­do vuel­va, qué si­gue pa­san­do con­mi­go… Con suer­te, si to­do va bien ten­dre­mos tiem­po para ana­li­zar­lo cuan­do aca­ben nues­tras ca­rre­ras. En­ton­ces, con to­dos los da­tos po­drá ha­cer­se un ve­re­dic­to cla­ro.

—Di­jo una vez que Borg aca­bó a los 26 años por­que no le aguan­tó la ca­be­za. Us­ted tie­ne 34, ¿có­mo ha­ce para se­guir es­tan­do bien men­tal­men­te?

—Al fi­nal, to­dos pa­sa­mos por mo­men­tos me­jo­res y peo­res, por eta­pas de ilu­sión y de­silu­sión, so­bre to­do cuan­do he­mos te­ni­do más pro­ble­mas fí­si­cos de la cuen­ta. Pe­ro he te­ni­do la suer­te de con­tar con una fa­mi­lia y un equi­po fan­tás­ti­cos que me han res­pal­da­do du­ran­te to­da mi ca­rre­ra; a eso le ayu­da el tener una per­so­na­li­dad es­ta­ble. Tra­to de no es­tar muy so­bre­ex­ci­ta­do cuan­do las co­sas van muy bien ni soy es­pe­cial­men­te ne­ga­ti­vo cuan­do van mal. Es­to me ayu­da a ha­cer to­do con más tran­qui­li­dad y me da la opor­tu­ni­dad de se­guir ade­lan­te. De to­dos mo­dos, al fi­nal to­do se re­su­me en tener pa­sión por lo que uno ha­ce. —¿Le im­pre­sio­na el im­pac­to que ha te­ni­do su ges­ta en to­do el mun­do y la ad­mi­ra­ción de una chi­ca co­mo Iga Swia­tek, cam­peo­na del tor­neo fe­me­nino?

—No sé lo que ha su­pues­to por­que no he te­ni­do la po­si­bi­li­dad de mi­rar prác­ti­ca­men­te na­da… A ni­vel de­por­ti­vo he con­se­gui­do al­go re­le­van­te, pri­me­ro por ga­nar uno de los tor­neos más im­por­tan­tes del mun­do 13 ve­ces, y se­gun­do por em­pa­tar a 20 gran­des con Fe­de­rer. Lle­váis mu­cho tiem­po ha­blan­do de to­do es­to y lo en­tien­do, por­que se ha al­can­za­do un ré­cord que pa­re­cía muy di­fí­cil de igua­lar. Es­toy muy sa­tis­fe­cho, muy con­ten­to y agra­dez­co mu­cho los men­sa­jes; tam­bién el de Swia­tek, a la que de­bo fe­li­ci­tar por su vic­to­ria.

Re­ce­ta “Al fi­nal, to­do se re­su­me en tener pa­sión”

So­li­da­rio “No puedo abs­traer­me de lo que pa­sa en el mun­do”

He­ge­mo­nía “No me im­por­ta mu­cho si soy el me­jor de siem­pre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.