La jun­ta bus­ca vías le­ga­les pa­ra pa­ra­li­zar la cen­su­ra

El club en­car­ga in­for­mes ex­ter­nos a abogados

AS (País Vasco) - - Barcelona - SAN­TI GI­MÉ­NEZ

El FC Bar­ce­lo­na ha en­car­ga­do a di­ver­sos des­pa­chos de abogados ex­ter­nos al club in­for­mes so­bre la po­si­ble via­bi­li­dad de la ce­le­bra­ción del vo­to de cen­su­ra con­tra la jun­ta de Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu en el ac­tual con­tex­to de pan­de­mia. El País des­ta­pa es­ta ac­tua­ción del club blau­gra­na y re­ve­la uno de esos in­for­mes en los que se­gún la opi­nión de los ex­per­tos, es­te vo­to de cen­su­ra no pue­de rea­li­zar­se en las con­di­cio­nes ac­tua­les.

El dia­rio publica par­te del dic­ta­men del des­pa­cho Ba­ker McKen­zie. El me­mo­rán­dum, que tie­ne 11 pá­gi­nas, es­tá fe­cha­do el 22 de sep­tiem­bre y sos­tie­ne que en es­tos mo­men­tos “re­sul­ta le­gal­men­te im­po­si­ble” con­vo­car un re­fe­rén­dum pa­ra di­lu­ci­dar el vo­to de cen­su­ra.

El País ex­pli­ca que la in­tro­duc­ción del me­mo­ran­do al que ha te­ni­do ac­ce­so afir­ma que “en par­ti­cu­lar, la con­sul­ta ver­sa so­bre si la rea­li­za­ción del ac­to de vo­ta­ción en el vo­to de cen­su­ra re­quie­re con­vo­ca­to­ria y ce­le­bra­ción de Asam­blea Ge­ne­ral del Club y si tal reunión y vo­ta­ción pue­de ce­le­brar­se de for­ma pre­sen­cial o a dis­tan­cia en mo­do re­mo­to, en el mo­men­to ac­tual”.

El in­for­me afir­ma que de acuer­do al de­cre­to 58/2010 de en­ti­da­des de­por­ti­vas de Cataluña, “la vo­ta­ción del vo­to de cen­su­ra de­be te­ner lu­gar en Asam­blea Ge­ne­ral, me­dian­te vo­ta­ción di­rec­ta y pre­sen­cial, que­dan­do prohi­bi­da ex­pre­sa­men­te el uso de la fór­mu­la de com­pro­mi­sa­rios”.

Y aña­de que en el con­tex­to ac­tual de pan­de­mia es­ta con­di­ción re­sul­ta im­po­si­ble de apli­car

Mien­tras la Ge­ne­ra­li­tat no ve pro­ble­ma en rea­li­zar la vo­ta­ción si se apli­can las re­co­men­da­cio­nes, des­de el club ase­gu­ran que en nin­gún ca­so se quie­re pa­ra­li­zar el pro­ce­so, pe­ro que sí que de­ben de ve­lar pa­ra que se pue­da ha­cer en las con­di­cio­nes de má­xi­ma se­gu­ri­dad al tiem­po que se prio­ri­za la cons­ti­tu­ción de la me­sa ne­go­cia­do­ra con los tra­ba­ja­do­res pa­ra tra­tar la re­ba­ja sa­la­rial, al­go que des­de el pal­co pa­re­ce más ur­gen­te.

Al lí­mi­te El Ba­rça pro­po­ne que la vo­ta­ción sea du­ran­te el 1 y el 2 de no­viem­bre

La ava­ri­cia y el postureo son au­tén­ti­cas bom­bas bac­te­rio­ló­gi­cas en un club de­por­ti­vo

Pro­pues­ta. Al tiem­po que el club ex­plo­ra es­tas vías le­ga­les, des­de Arís­ti­des Mai­llol se en­vió a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de de ayer el pro­to­co­lo de pro­pues­ta de vo­ta­ción a la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra que se ce­le­bre los días 1 y 2 de no­viem­bre, que caen en do­min­go y lu­nes. Hay que re­cor­dar que el lu­nes 2 era el día lí­mi­te pa­ra con­vo­car el re­fe­rén­dum se­gún mar­can los es­ta­tu­tos del club.

Abra­zar el bar­ce­lo­nis­mo, du­ran­te lar­gos pe­rio­dos de la his­to­ria, se con­vir­tió en una for­ma ase­qui­ble de sen­tir­se mi­llo­na­rio. Los tí­tu­los lle­ga­ban a cuen­ta­go­tas pe­ro siem­pre te­nía­mos un ba­lan­ce eco­nó­mi­co que echar­nos al co­le­to -una subida de in­gre­sos por aquí, una re­ba­ja del gas­to por allá- que nos ha­cía sen­tir in­des­truc­ti­bles, los re­yes del mun­do li­bre. Con di­ne­ro ha­cía­mos reali­dad nues­tros sue­ños y ele­var el lis­tón del fi­cha­je más ca­ro de la his­to­ria (Cruyff, Ma­ra­do­na, Koe­man, Ro­nal­do, Ri­val­do, Cou­tin­ho) se con­vir­tió en una es­pe­cia­li­dad de la ca­sa. Pe­ro tam­bién en el aho­rro en­con­trá­ba­mos sa­tis­fac­ción. Por di­ne­ro de­ja­mos ir al pro­pio Ma­ra­do­na, a Ro­nal­do, a Fi­go, a Ney­mar… Ope­ra­cio­nes desas­tro­sas en el plano de­por­ti­vo pe­ro que se jus­ti­fi­ca­ban con el ca­ra­me­lo emo­cio­nal de las mi­llo­na­das in­gre­sa­das.

El Ba­rça de Uni­cef de­jó pa­so al de Qa­tar Foun­da­tion por­que la pa­sión se com­par­te pe­ro el es­pa­cio pu­bli­ci­ta­rio de la ca­mi­se­ta no se re­ga­la.

Los me­jo­res años de la his­to­ria del club con­vi­vie­ron con la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de que los ju­ga­do­res nos es­ta­ban de­san­gran­do e in­clu­so a Mes­si, dios re­den­tor, se le afea aho­ra el pas­ti­zal in­ver­ti­do en sa­la­rios y has­ta en su tra­ta­mien­to hor­mo­nal: “Tan bar­ce­lo­nis­ta no se­rá si nos sa­le tan ca­ro”, se ru­mo­rea por ahí. El ca­pi­tal lo es to­do y por eso, aho­ra que vie­nen mal da­das, se crean nue­vos la­zos con fon­dos de in­ver­sión que nos ga­ran­ti­cen el cré­di­to ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir pre­su­mien­do y re­don­dean­do can­ti­da­des a la li­ge­ra. So­lo una som­bra se in­tu­ye en el ho­ri­zon­te de la ar­ca­dia cu­lé, una ame­na­za la­ten­te que tam­bién ex­pli­ca­ba Gec­ko en la pe­lí­cu­la: “Un ton­to y su di­ne­ro nun­ca es­tán jun­tos mu­cho tiem­po”. Con­sue­la sa­ber que se ser­vi­rá lan­gos­ta en el fu­ne­ral.

Los pro­mo­to­res del vo­to de cen­su­ra en el mo­men­to de la en­tre­ga de las ca­jas con las pa­pe­le­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.