Una Na­vi­dad di­fer

“No se­rá nor­mal, co­mo otros años, sino con dis­tan­cia. Nos que­dan cin­co o seis me­ses com­pli­ca­dos”, afir­ma el mi­nis­tro Sal­va­dor Illa

AS (País Vasco) - - Pandemia -

El pa­sa­do 31 de di­ciem­bre, al desear a to­do el mun­do un fe­liz 2020, na­die pen­só que ocu­rri­ría to­do lo que ha to­ca­do. Es­te año, to­do se­rá di­fe­ren­te. La Puer­ta del Sol de Ma­drid no es­ta­rá lle­na pa­ra vi­vir las cam­pa­na­das, mu­chas ciu­da­des can­ce­la­rán la ca­bal­ga­ta de Reyes Ma­gos, no ha­brá fies­tas mul­ti­tu­di­na­rias, ni gran­des reunio­nes fa­mi­lia­res. La pró­xi­ma Na­vi­dad se­rá la me­nos pa­re­ci­da a to­das las an­te­rio­res.

Has­ta que la va­cu­na no sea una reali­dad no que­da otra que es­tar con la mas­ca­ri­lla, no dar be­sos ni abra­zos a los se­res que­ri­dos, man­te­ner la dis­tan­cia in­ter­per­so­nal, li­mi­tar ac­ti­vi­da­des so­cia­les y que­dar­se en ca­sa el ma­yor tiem­po po­si­ble.

Esa es la pre­vi­sión que se ma­ne­ja des­de el Go­bierno. “No se­rán co­mo las del año pa­sa­do, van a ser unas Na­vi­da­des di­fe­ren­tes”, ha afir­ma­do el mi­nis­tro de Sa­ni­dad, Sal­va­dor Illa, en una en­tre­vis­ta en el pro­gra­ma El món de Rac 1. Aun­que “no es­tá des­car­ta­do” que lle­gue la va­cu­na an­tes de tiem­po, sí ha ad­mi­ti­do que “que­dan cin­co o seis me­ses que se­rán com­pli­ca­dos y en los que te­ne­mos que se­guir es­for­zán­do­nos mu­cho”.

Es evi­den­te que, por ejem­plo, las dis­tan­cias so­cia­les lo cam­bian to­do pues, co­mo Illa ha ex­pli­ca­do, no es lo mis­mo un en­cuen­tro fa­mi­liar “con dis­tan­cia y me­di­das su­fi­cien­tes” que otro nu­me­ro­so “sin con­cien­cia de es­tar en un es­ce­na­rio de pan­de­mia”. “No quie­ro an­ti­ci­par na­da. Que­dan dos me­ses por de­lan­te, te­ne­mos que lle­gar en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles, ac­tuan­do con pru­den­cia”, aña­dió.

En Es­pa­ña, de mo­men­to, no se va­lo­ra con­fi­nar a la po­bla­ción: “Des­car­to un con­fi­na­mien­to co­mo el de mar­zo si to­ma­mos las me­di­das que es­ta­mos to­man­do”. Sin em­bar­go, aun­que el Go­bierno ita­liano, por ejem­plo, tam­po­co se lo plan­tea, sí que hay vo­ces re­co­no­ci­das que apues­tan por un con­fi­na­mien­to en Na­vi­dad. El vi­ró­lo­go An­drea Cri­san­ti, una de las vo­ces más re­co­no­ci­das en el país trans­al­pino, lo tie­ne cla­ro: “Creo que un con­fi­na­mien­to en Na­vi­dad es­tá en el or­den de las co­sas: así se po­dría rei­ni­ciar el sis­te­ma, dis­mi­nuir la trans­mi­sión del vi­rus y au­men­tar el ras­treo de con­tac­tos. Co­mo es­ta­mos, el sis­te­ma es­tá sa­tu­ra­do”.

El ex­per­to de la Uni­ver­si­dad de Pa­dua, que fue cla­ve pa­ra fre­nar los con­ta­gios de la pri­me­ra ola en la re­gión del Vé­ne­to, afir­mó en la te­le­vi­sión pú­bli­ca RAI que,

El mi­nis­tro des­car­ta que en Es­pa­ña se va­lo­re con­fi­nar a la po­bla­ción en Na­vi­dad, co­mo pro­po­nen en Ita­lia al­gu­nos vi­ró­lo­gos

Ma­yo­res y ni­ños, co­mo los de la ima­gen, ten­drán que adap­tar­se a la ‘nue­va nor­ma­li­dad’ en Na­vi­dad.

Con­trol po­li­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.